Derbez millennials

Pues sí. Las redes se le echaron encima. Y en parte con mucha razón.

Eugenio Derbez fue trending topic en algún momento del fin de semana. Entre día de las madres, la farándula y la grilla se nos fue el contenido de Twitter.

¿Qué pasó? Pues nada, que el señor tuvo altísima exposición en medios de cobertura nacional en México. Como muchas de sus apariciones fueron en vivo, no hubo chance de editar o meter freno y, aparentemente, se le fueron las cabras.

Para empezar la película. Según él es un remake de ‘un clásico’, de una película ‘de culto’ en el mercado estadounidense, lo cual dista MUCHO de ser cierto (es decir, #FakeNews).

La Overboard original -de 1987- es una película que pasó sin pena ni gloria en el cine cuyo único mérito es haber reunido a Goldie Hawn con su hasta ahora pareja Kurt Russell en la vida. Y ya.

Durante sus presentaciones, don Eugenio tuvo grandes resbalones, que más bien fueron de forma que de fondo; pero eso es suficiente para que se te vayan a la yugular en las redes.

  1. Dijo que había que votar en contra de AMLO. Todos absolutamente todos estamos en nuestro libre derecho de opinar políticamente y votar por quien queramos. Pero como dijeran por ahí, estás viendo y no ves. No lanzas una declaración tan polémica en un punto tan coyuntural, política y comunicacionalmente, como el que estamos viviendo al mismo tiempo que estás promoviendo tu más reciente película. Las redes, aguerridas e intensas como acostumbran, convocaron a boicotearlo. Obvio.
  1. Como consecuencia de lo anterior, se prestó a un intercambio absurdo de memes con el astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela, quien abiertamente se ha manifestado a favor de AMLO. Esto también calentó las redes. Que si vales más, que si vales menos. Que si tu trayectoria y que sí tú las traes. Debate nivel cero.
  1. Y lo que de plano estuvo incendiario fue lo de la entrevista con la Micha. Doña Adela, amiguis de Derbez, le hace una entrevista so pretexto de la película y se pusieron a divagar sobre las redes y las nuevas generaciones, que antes de saber qué hay que hacer preguntan cuánto van a ganar. Y se murieron de la risa. Aunque algunas fracciones de la entrevista fueron sacadas de contexto, la realidad es que ambos crecieron en una empresa donde te tienen a prueba y sin paga durante mucho tiempo hasta que demuestres que te la rifas con ellos. Y seguramente piensan que así es en todas partes. Aunado a esto, un comentario se interpretó como que trabajar las redes sociales para Derbez es una labor que te da prestigio y escaparate, por lo que no deberías de cobrar (porque, además, las redes son gratis). Y pues ya, esto cayó como la gota que atrevidamente derramó el diluvio universal, la comunidad de Social Networks se ofendió y el señor Derbez no se la acabó.
Sobre esto, algunas reflexiones:

No creo que hacer cine que repite ad nauseam una fórmula que te hizo popular en TV , con un remake de una mala película, sea un gran logro. Será una forma de hacer dinero, pero no sé si de tener éxito.

No deberías mezclar la promoción de tu ‘exitosa película’ con un tema polémico que tiene dividido al país. Es un principio elemental de comunicación: objetivos unitarios y únicos por mensaje.

Parece ser que al señor Derbez se le olvidó que sus brazos derechos que se la rifaron con él en sus inicios son publicistas que trabajaban durísimo ganándose un sueldo en una agencia de publicidad (Grey México, a finales de los ochentas). No se podían dar el lujo de trabajarle gratis con la zanahoria del crecimiento y la fama a futuro: Gus Rodríguez y Pepe Sierra… y no eran millennials. Simplemente necesitaban comer.  #PosThisOne