Inicio Artículos ¿Por qué vale la pena convertirte en un buen Storyteller?

¿Por qué vale la pena convertirte en un buen Storyteller?

storyteller marketing

“Storytelling” es el arte de contar una historia, y conectar con un público,  (Interlocutor, oyente ó lector)  de forma verbal, escrita e incluso a través de imágenes y/o movimientos, haciendo que esta historia se convierta en algo relevante.  [email protected] nos esforzamos por convertirnos en un buen “ Storyteller ” y no sé si lo logramos pero esperamos poco a poco ir llegando a ese lugar de conexión tan preciado.

No es nada nuevo y tal vez en alguna ocasión conociste a un gran cuenta-cuentos. En los programas infantiles que yo veía de niña había uno muy bueno, -que no diré su nombre, para no proyectarme tanto. Así mismo, muchos “mimos” son grandes contadores de historias aún sin pronunciar una palabra. Los cineastas son otros buenos ejemplos y para no ser la excepción,  el  “Storytelling” también es parte de Marketing a diferentes niveles y es una de las maneras de generar emociones y relevancia de marca para ciertas personas.  Claramente lo podemos ver en las campañas publicitarias, a veces muy bien articulado, y otras veces no tanto, pero el hecho es que va más allá de sólo un spot o cartel publicitarios. El “Storytelling” es parte de nuestra vida diaria y profesional, y sería bueno darnos cuenta de ello.

¿Dónde crees que pueda estar este conocimiento aplicado, de saber contar una historia? Realmente en todos lados:
  • En una buena presentación de trabajo. Te va guiando de manera que te plantea una base ó introducción al tema, un desglose de la información relevante y en orden subsecuente, así como una conclusión ligada a todo ese contenido. Esa es una buena historia.
  • En cualquier momento con un equipo de trabajo es importante conectar con las personas, y la forma de lograrlo normalmente es siendo un buen “ Storyteller ”.
  • Cuando quieres vender una idea o estás en cierta negociación. La manera es ir con toda la preparación necesaria y contar bien la historia.
  • Cuando lanzas un producto, no sólo es importante el proyecto previo y la buena comunicación intra-empresarial. Cuando el producto está en el mercado, la comunicación debe contar la historia efectivamente del por qué de ese lanzamiento. ¿Es nuevo? ¿Cambió el empaque? ¿Mejoró su fórmula? ¿Cuáles son las diferencias contra sí mismo o los demás productos en el mercado? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Dónde lo encuentras? ¿Quieres causar sentimientos específicos con tu marca? ¿Cuáles?
  • Para crear conexión, una buena historia es lo primero,  y podemos utilizar  diferentes recursos. Hablar es parte de ellos, pero como ya dije antes, no es la única manera. Un buen libro es una gran forma de contar una historia, y cualquier otra expresión escrita y/o visual podría serlo también.
Al final la única manera de lograrlo tiene que ver con la comunicación clara, y por eso te recuerdo algunos puntos clave que no debemos olvidar:
  • Los demás no leen la mente. No debemos asumir que saben o entienden lo que nosotros queremos decir o lo que pensamos. Aplica igual para lo que sentimos.
  • Nunca te quedes con información importante.
  • Si hay complejidad en el mensaje, no es un buen mensaje. Debe ser claro y conciso.
  • Si no hay mensaje tampoco es bueno, aunque podemos inferir rápidamente que no conectar con el otro ó con nosotros, significa que no es importante. Como consumidores eso no se toma bien.
  • Cómo receptor de la información así como generador de la misma. Si tienes preguntas o dudas, hazlas siempre. En el caso mercadológico, hoy más que nunca, hay muchas maneras de interactuar y estar más cerca de las marcas y personas. En el caso individual también.
  • No des mensajes confusos (Ejemplo. Barato con la mejor calidad, ¿En serio?)
  • Piensa siempre en el receptor de la información. Defínelo, conócelo y ponte en su lugar.
  • Haz que el mensaje genere emociones: inspiración, entendimiento/comprensión, identificación, conexión, verdad, congruencia, dirección, fortaleza, etc.

Creo que todo mundo nos beneficiaríamos si trabajáramos para convertirnos en buenos “Storytellers”. Eso sí,  con integridad. No debe ser el arte de contar mentiras sino el arte de conectar con otros a  través de una gran historia.  ¿Qué opinas? ¡Hasta Luego!