7 aprendizajes de marketing de la Casa de los Famosos

Cuando parecía que el formato del reality show en México estaba ya algo desgastado, ¡pum! Llega La Casa de los Famosos. ¿Creían que no iba a pegar en México y que iba a pasar desapercibida?

La casa de los famosos

Cuando tenemos fenómenos televisivos que desatan el nivel de controversia que ha logrado la primera edición mexicana de La Casa de los Famosos, bien vale la pena estudiar qué podemos aprender en temas de marketing y comunicación.

¿De qué trata La Casa de los Famosos?

Para quienes no sepan de qué les estoy hablando les hago un muy breve resumen: La Casa de los Famosos México es un reality show de TelevisaUnivision que en México se transmite por Las Estrellas y por el canal 5, así como por la plataforma de streaming VIX.

El formato consiste en meter a varias personalidades famosas — actores, actrices, cantantes, deportistas e influencers — en una casa con cámaras y micrófonos en todas las habitaciones, cuya convivencia diaria se transmite las 24 horas por un canal de streaming.

Cada semana los habitantes de la casa nominan a tres personas para ser expulsadas, y el público a través de una votación en línea decide quién será la persona que finalmente saldrá de la casa, en una ceremonia transmitida en vivo cada domingo.

El Desafío en la Ejecución del Piso de Ventas | Ernesto Luebbert & Hans Hatch

El formato sigue vivo

¿El formato es nuevo? En realidad no, es similar al de muchos realities que existen actualmente y al que en su momento vivimos en México varios años cuando Big Brother llegó a romper esquemas en la televisión mexicana.

Lo cierto es que La Casa de los Famosos resultó ser un producto televisivo que le interesó a la audiencia en México. Por ejemplo, de acuerdo con Nielsen IBOPE la transmisión de la gala del domingo 30 de julio por Las Estrellas — la controversial salida de Jorge Losa —, captó una audiencia de 1.3 millones de personas entre 19 y 44 años. Cada domingo desde que inició, el programa se apoderó del rating en prime time, sosteniendo además la atención a lo largo de toda la semana con las demás galas.

La casa de los famosos

Una lección de marketing

Podemos amar u odiar La Casa de los Famosos, incluso podemos no interesarnos en ella como entretenimiento, pero dado el impacto en la audiencia mexicana, bien vale explorar qué podemos aprender de ella:

  1. No siempre hay que inventar el hilo negro. El formato, como ya lo mencionamos, es conocido de realities anteriores y no es una idea que haya nacido en nuestro país. El programa tuvo ya ediciones en Estados Unidos para el público de habla hispana. Se pueden hacer ajustes y tropicalizaciones, pero para hacer productos exitosos no siempre hay que empezar de cero.
  2. El valor de la estrategia transmedia. La base del programa ha sido la transmisión 24 horas por VIX, pero sigue en las  galas por los canales de TelevisaUnivision y en redes a través del contenido generado por conductores, influencers y por supuesto el fandom del programa. Cualquiera que sea tu canal favorito, ahí encontrarías algo relacionado con La Casa de los Famosos.
  3. Un buen cast. En temas de marketing que incluyen producciones, escoger al elenco adecuado es fundamental para el éxito del producto. Saber a quién llamar para que te genere los resultados esperados no es tarea fácil. Personalidades como la de Wendy Guevara que se apropió de la atención de la audiencia desde el día 1, fueron grandes aciertos por parte de la producción.
  4. El contenido es rey. En este reality hemos escuchado a los habitantes de la casa repetir la palabra “contenido” hasta el cansancio. Se nota que a diferencia de Big Brother, este es un programa en la era de las redes sociales donde se ha dado auge a esta palabra por parte, precisamente, de los creadores de contenido. ¿Bueno o malo? Juzgue cada quien, pero el hecho es que ha mantenido a la audiencia y generado una cantidad inusitada de conversación.
  5. Storytelling, again. En varias columnas hemos remarcado el valor de saber contar una historia. En La Casa de los Famosos tuvimos buenos y malos (los nombres de “El Cielo” y “El Infierno” no eran de a gratis), drama en escalada y enfrentamientos que fueron moviendo las piezas del ajedrez. Tanto producción como habitantes son másters en este tema.
  6. Aprovechar las oportunidades como marca. Cuando se tiene un producto “nuevo” no es tan fácil vender patrocinios a las marcas. Si bien el reality se ha transmitido con éxito en Estados Unidos, no era una garantía que en México fuera recibido de la misma manera. Por simple percepción, las marcas que tomaron el riesgo fueron beneficiadas: menciones en espacios con buena audiencia, menciones de los habitantes que después circulaban en redes sociales y en algunos casos hasta tendencia durante la transmisión de los programas.
  7. Nuevos productos. ¿Creen que el público compraría un boleto para un show estelarizado por el #TeamInfierno? Probablemente el revuelo pase una ves terminado el programa, pero con una mente de negocios — como la que tienen varios de los habitantes en esa casa —, podrían mantener el momentum y exprimirlo a tope. 

¿Qué otra lección sumarías a esta lista? Platícame si has seguido La Casa de los Famosos y quén quieres que gane la final. Recuerda que me encuentras en X como @RobertoBaez.

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

ARTÍCULOS RELACIONADOS