1. Home
  2. »
  3. Columnistas
  4. »
  5. Ahora tenemos que hablar de audiencias

Ahora tenemos que hablar de audiencias

Tabla de Contenidos [minimizar/expandir]

Las redes sociales tuvieron su boom durante la década pasada (2011-2020) tan impresionante, que no solo modificaron la forma de interactuar entre nosotros, sino que además revolucionaron por completo la industria del entretenimiento.

La fama, que hasta entonces era casi exclusiva y reservada para actores, rock stars, políticos o deportistas, de pronto y sin proponérselo, es democratizada a partir del uso de la tecnología. 

Personajes comunes y corrientes, como Tú o Yo, sin nada más que un teléfono inteligente y eso sí, mucha inventiva, comienzan a convertirse en referente de grandes mayorías.  

Con base en las opiniones, ocurrencias, bailes, pensamientos, frases célebres chistes, fotos sugerentes y otros estímulos, personas y marcas fueron construyendo sus grupos, hasta entonces de seguidores, para obtener un beneficio mediante la comercialización de sus productos, servicios e imagen pública.

Hoy día puede ser mucho más importante la opinión de un llamado “influencer” que la de un afamado actor o comunicador, simplemente porque la caja de resonancia del primero impacta con muchísima mayor intensidad que la de los otros, para bien, pero también para mal.

¿Qué cambió?

De entrada, la pandemia.

Ese evento, aunque muchos quieran y se empeñen en minimizarlo, vino a modificar todo lo que conocíamos como normalidad; al meternos a nuestras casas, la vida cobró un significado diametralmente distinto.  De un día para otro, teníamos más tiempo libre para… para… para… ¡exacto! No sabíamos que hacer con ese recurso, así que recurrimos al distractor más sencillo y al alcance de todos, las redes sociales o los servicios streaming.

Vimos el nacimiento formal, por decirlo de alguna manera, de las videoconferencias masivas, el shock tecnológico o miedo escénico se fueron al costal de lo inservible.  El Home Office, el Home School y el modelo híbrido mostraron sus bondades y ventajas, pero también los abusos y difuminado de límites se hicieron presentes.

Cualquier persona podía subir su contenido a la red, esperando hacerse viral a las primeras tres publicaciones, sin lograrlo.  Por el contrario, muchos sólo consiguieron frustrarse al no obtener los resultados esperados y desanimados, volvieron a los mismos esquemas que conocían.  Publicaciones genéricas y anuncios de lo que venden, sin importar ni considerar que la dinámica es totalmente diferente.

Error muy común entre emprendedores, sobre todo, como ya hemos dicho en este mismo espacio, cuando es a consecuencia de la cultura de la inmediatez.

audiencias

Tipos de Audiencias

Derivado de estos nuevos cambios en nuestra realidad actual, algunas plataformas han incorporado significativos cambios a sus aplicaciones y han mostrado nuevas funciones, así como modificaciones a las que ya existían, y dependiendo de la red de la que se trate, es el tratamiento que debemos darle a los distintos tipos de personas que nos siguen y que hoy son audiencia activa.

Potenciando ventas con estrategias de Marketing | Yolanda Moguel & Ernesto Lubbert & Hans Hatch

Identificar los tipos de Audiencia, permite adaptar y crear contenido más enfocado que, en caso de ser pautado a partir de interacciones orgánicas, su rendimiento puede ser mayor.  Sin embargo, no todas las redes permiten monetizar de la misma forma y dependiendo de la experiencia de usuario la audiencia reaccionará de manera diferente.

Mantener la atención de la audiencia se vuelve relevante a partir de que lo que compartamos sea significativo y de utilidad para quien recibe el mensaje.  Derivado de mi ejercicio en Twitter y META, mayoritariamente, he podido descubrir algunas características que me permite compartir con ustedes, algunos de los tipos de personas que he descubierto.

  1. Los que te leen y escuchan, pero no dan like. 
    Este tipo de audiencia es importante porque es tu base.  Personas que te escucha, atienden y siguen pero que, quizás por el estilo de comunicación no se animen a ser identificados por su red, como simpatizante tuyo.
  2. Los que te leen, escuchan, dan like y además comparten tu contenido.
    Esta audiencia está integrada por los más fieles de todos y necesitas prestarles atención y tiempo de calidad a sus comentarios y opiniones.
    Son tu caja de resonancia y la base de tus interacciones futuras.
  3. Los que siempre tienen algo que decir.
    No importa si son acertados, elocuentes, vienen al caso y además son articulados, hay personas que les gusta participar, ser vistas o escuchadas por los demás.  Ellos son parte de tu engagement y sus redes de contacto pueden pasar a ser parte de la tuya.
  4. Los que no están de acuerdo, pero no dejan de participar.
    Contreras hay en todos lados, gente que siempre tenga una opinión mejor que la nuestra, abundan. Pero tratándose de interacciones, lo mejor es buscar la manera de integrarlos.
  5. Los que te dicen que temas abordar y cuáles no.
    Los correctitos y moralmente superiores pululan en redes sociales y para este tipo de audiencia el contexto global lo es todo, el mainstream no es lo suyo sino la trascendencia de los temas que buscan.
  6. Los informados.
    Personas que al igual que tú, es informada, no se cuece al primer hervor y tiene un pensamiento crítico y en muchos casos, seguidores con el mismo perfil.  Generalmente es una delicia tratar con ellos, porque pueden elevar el nivel del debate con conocimiento y además si te usan como referencia, el factor público se hace presente.

El reto

Ahora tienes que crear CONTENIDO para hacer que tu comunidad digital crezca y esa es la parte más complicada, si no sabes sobre audiencias y tratamiento de contenido.

Deja de vender y haz que te compren, el 65% de todo cuanto publiques, tiene que ser afín al estilo de vida de tus diferentes audiencias, mientras no resuelvas eso, el 35% restante, que impulsa la venta de lo que produces o comercializas requerirá de un esfuerzo mayor al no mejorar tu nivel de interacción con tus audiencias.


Gracias por leerme, hasta dentro de 15 días.

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS