miércoles, octubre 28, 2020

Y la ciudad se paró.

La Ciudad se paró, una de las avenidas más grandes de la Ciudad de México detuvo sus operaciones. Av. Paseo de la Reforma quedó pausada ante el asombro de aquellos que necesitan seguir afuera. Y como ella, las grandes plazas y avenidas de todas las ciudades del mundo.

Las marcas también pararon aparentemente. Algunas renacieron para producir productos diferentes a los que solían hacer, dejaron las cervezas para producir agua, dejaron los tintes para producir gel antibacterial.

Al menos en México, los consumidores también cambiaron sus hábitos, primero por el rush que generaron algunas compras de pánico por productos como papel de baño, toallitas o desinfectante en aerosol. 

La cuarentena obligó a las personas a adaptar sus espacios para hacer homeoffice o homeschooling. Muchos ante el aburrimiento o la desidia que da el encierro, comenzaron a hacer videos en TikTok, quien alcanzó un número record de descargas en esa temporada. Las redes sociales se convirtieron el escaparate para dejar documentado todo lo que queremos mostrar al mundo mientras nos quedamos en casa. No faltaron los retos y los stickers de #quédateencasa

El consumo de contenidos también se modificó, la  gente pasó muchas horas en Netflix o en YouTube. Los contenidos de televisión tradicional también se vieron modificados. Hubo que aprender a vivir sin futbol.

El comercio electrónico recibió un gran empuje. El confinamiento trajo consigo un cambio en la manera de comprar. Productos como harina, leche, mantequilla tuvieron un incremento de más del 200% en ventas, hacer postres se convirtió en un pasatiempo. 

Ni que decir del jabón para trastes y productos que el COVID19 nos obligó a comprar: cubrebocas, guantes de latex, “sanitizadores”. Tuvieron que limitarnos en los supermercados a no más de 3 productos por cliente ante la demanda.

Categorías como compra de alimentos,  videojuegos o  juguetes vieron incrementada su venta en línea logrando un empuje para el comercio electrónico que hubiera tomado más tiempo alcanzar.

Las tienditas de la esquina se vieron favorecidas ante los cambios en los patrones de algunas personas, por la cercanía, confianza o variedad, fueron muchos los que cambiaron las grandes compras por el consumo local.

Hoy a varios meses del llamado a la Sana distancia, existen hábitos que se quedaran por bastante tiempo. Cuánto, no lo sabemos, la vacuna pareciera ser la respuesta pero mientras que llega, un porcentaje de la población continua resguardándose en casa porque así lo han permitido sus actividades.

Las marcas que no lo han hecho, deben replantear la estrategia para llegar al consumidor. Un consumidor que está a la expectativa de qué harán las marcas para demostrar su apoyo y empatía ante esta situación. 

Astrid Sotomayor Ibarra
Astrid Sotomayor Ibarra
Equipo Editorial Soy.Marketing | Comunicóloga y mercadóloga, 15 años involucrada en agencias de investigación de mercados. Amante de las marcas, el scrapbook y la loca de los gatos.

Publicaciones relacionadas

Lo más reciente

Superama se va, cede su espacio a Walmart Express

En respuesta a los clientes de supermercados actuales llega Walmart Express, un nuevo concepto para asegurar una experiencia de compra práctica y...

8 comerciales para que disfrutes Halloween

El 31 de octubre es una fecha popular para chicos y grandes, no importa de qué país seas, todos sabemos que el...

Las historias también han llegado a Linkedin

LinkedIn se sumó a Facebook, Instagram, WhatsApp y Snapchat al añadir la función de agregar historias a tu perfil.

Gaming Week México es una celebración virtual

Llegó la celebración virtual de videojuegos más importante de México y Latinoamérica Gamming Week, la cual se llevará a cabo del 6...

Adiós TikTok, Hola Triller

Triller es una aplicación de origen estadounidense que quiere sustituir a TikTok y competir contra Reels.  Y en realidad...