¿Cómo ser un buen líder? Tipos de líderes

El liderazgo es fundamental para el cumplimiento de los objetivos empresariales y  personales. No solo influye en la eficacia y productividad, sino que también permea la  cultura organizacional y la satisfacción laboral.  

A través del tiempo, hemos conocido diferentes personajes que han influido histórica, social, política y hasta económicamente en nuestro comportamiento diario por medio  de su liderazgo. Apuesto que tú que estás leyendo esto, has pensado en alguna persona  de tu trabajo, vecindario, escuela o alguna figura histórica que consideras un líder nato;  sin embargo, puedes estar equivocado. 

¿Un líder nace o se hace?  

Para poder contestar esta pregunta, es necesario definir ¿qué es un líder? Según la Real Academia Española, un líder es “aquella persona que dirige u orienta a un grupo, que 

reconoce su autoridad”. A pesar de la definición, aún hay ambigüedad ¿no crees? Ya que  es común confundir a un líder con un jefe ¡pero no es lo mismo! 

Diferentes estudios contemplan tres principales teorías de liderazgo: la teoría de los  rasgos y atributos, la teoría conductual o comportamiento y la teoría contingente. 

∙ Teoría de los rasgos o atributos: Considera los rasgos físicos y de personalidad,  como temperamento y carácter que una persona pueda llegar a desarrollar, es  decir, su perfil profesional. Además, investigadores de la Universidad de  California en Berkeley, han constatado con diferentes estudios que las personas  atribuimos un estatus de liderazgo a los individuos con una complexión física  fuerte e imponente… Entonces, a cuidar esa imagen se ha dicho.  

∙ Teoría conductual o comportamiento: Esta teoría contempla los estilos de  liderazgo que se atribuyen a la estrecha relación entre tarea y capacidad para  realizar sus funciones y poder transmitirlas correctamente. También,  estructura su rol para lograr las metas estipuladas (organización del trabajo) y  tiene la capacidad de mantener unidad basada en la confianza mutua. ¿Se te  viene alguien específico a la mente? 

∙ Teorías contingentes: Esta teoría, como su nombre lo dice, son líderes que  pueden surgir de algún acontecimiento o variable externo. Por decir un ejemplo,  en alguna catástrofe natural, como pudimos observar en el pasado terremoto  del 19 de septiembre del 2017. Algunos doctores, enfermeros, reporteros, militares, o los famosos “topos” que jamás habían tomado la iniciativa en sus  respectivas áreas laborales fueron la voz de mando.  

Como puedes observar, los líderes pueden contar con características naturales desde el  nacimiento, pero de igual forma, se pueden construir de cero con inteligencia y  perseverancia para modificar su comportamiento.  

Estilos de liderazgo 

Inglaterra es una monarquía constitucional, Estados Unidos una república federal  demócrata, China por su parte, un país socialista. Ya que cada país es diferente social,  política, cultural y económicamente hablando, no se puede determinar qué tipo de  gobierno es mejor, ya que cada uno elige y adopta el que mejor le convenga y funcione.  Y te preguntarás ¿esto qué tiene que ver con el liderazgo? Pues bien, lo mismo pasa en  una organización ya que existen diferentes tipos de liderazgos y no se puede determinar  cuál es mejor pues, depende del contexto y las necesidades del área laboral.  

∙ Estilo burocrático. Es quizá uno de los líderes más conocidos en una empresa,  pues opera bajo la normatividad. No hay lugar para cuestionamientos,  objeciones o modificaciones, las reglas establecidas deben cumplirse con  rigurosidad. Normalmente, el llamado “jefe” entra en esta sección.

∙ Estilo autocrático. Es aquel en donde una persona asume las responsabilidades  y la toma de decisiones. Se encarga de dar las órdenes a las demás personas bajo  su cargo porque existe un constante dominio por parte del jefe donde la mayor  responsabilidad recae sobre él.  

∙ Estilo Natural y carismático: El liderazgo carismático es un tipo de liderazgo que  empatiza genuinamente con las personas. Por lo tanto, es muy adaptable a  distintos entornos; familiar, laboral o social, haciéndolo uno de los más potentes  entre los de su tipo. Escucha activamente y saca el máximo potencial de los  integrantes de una organización. 

∙ Estilo Laissez-faire. Terminología francesa que significa “dejar hacer”. Por así llamarlo, es el contrario y antónimo del líder autocrático, cuyo principal objetivo  es crear un equipo que pueda trabajar de manera independiente sin que el líder  tenga que intervenir constantemente. El líder asume un papel más pasivo pues,  aunque determina los objetivos y facilita los recursos, los trabajadores tienen  una gran libertad y poder de decisión. 

∙ Estilo democrático. Es aquel que fomenta la participación de la personas, al dejar  que los empleados decidan más sobre sus trabajo. Los colaboradores, opinan y  no solo obedecen, se alienta su participación para así aumentar su satisfacción  laboral.  

¿Qué tipo de líder eres tú? ¿Qué tipo de líder quisieras ser? 

Cada estilo es único uno del otro y responde a diferentes necesidades organizacionales, sociales y personales. 

A través del tiempo, han existido líderes religiosos, sociales y políticos como: Jesús,  Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, Napoleón Bonaparte, Julio César, Isabel II, entre  otros. Cada uno de ellos con objetivos diferentes, lograron dirigir u orientar a un grupo que reconocía su autoridad moral, intelectual o física para lograr metas colectivas e  individuales.  

Asimismo, para llegar a tener una autoridad legítima y no ser confundido como un  “jefe”, puesto que este título divide a cualquier grupo, debe ser nombrado por tradición,  como con los reyes, por racionalidad, por carisma o por especialidad en alguna labor. 

Sin duda, el mejor líder es aquel preocupado por cuidar su imagen como lo indica la  teoría de los rasgos y que tiene la capacidad de adaptarse a su entorno según convenga  con diferentes estilos conductuales de liderazgo. Este, puede ser uno, dos o todos los  estilos nombrados al mismo tiempo, ya que las personas entienden de forma diferente  y la obligación del líder, es entenderla. 

Ahora que ya que conoces la teoría, no dudes ponerlo en práctica en tu día a día para  mejorar la cultura organizacional de tu empresa, obtener un mejor trabajo, mejor  salario o simplemente mejorar la interacción con las personas a tu alrededor.  ¿Conoces algún otro líder nato empresarial, social o político actual? Déjame saber tus  comentarios.

Artículo anteriorEl lujo de la realidad aumentada
Siguiente artículoRedes y candidatos
Luis Sergio Mora Peña
Egresado de la carrera de comunicación en el área organizacional de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. Con experiencia en desarrollo organizacional, relaciones públicas y técnicas publicitarias. Interesado en el mundo cotidiano, utópico, político, deportista y social.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días miércoles de cada cuatro semanas.

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente