El color rojo es tabú

Sí, el rojo sigue siendo tabú. Algo tan natural que les sucede a todas las mujeres del mundo, sigue siendo tabú.

Y hasta en las escuelas se sigue repitiendo el tabú cuando nos separan en niñas y niños para que la marca nos dé una plática sobre la menstruación y de cómo su producto es ideal para nosotras.

Más de una chica con tan solo 9, 10 u 11 años regresa al salón entre temerosa y avergonzada, escondiendo algo entre sus manos o con lo que tenga, para que sus compañeros del salón no lo descubran.

La palabra en sí es tabú. En el mundo existen más de 4,000 formas distintas de referirse a la menstruación sin tener que decir la palabra. El tema es tabú para la sociedad, pero también para la publicidad.

El rojo es tabú pero poco a poco algunas marcas se atreven a hablar del tema sin tanto tapujo.

Así lo hizo Disney con su última película Red. Una película donde se presenta el tema de la menstruación, los cambios que implica la adolescencia y todo lo que sucede alrededor. Quizá tan solo una pincelada del tema, pero no recuerdo ninguna otra película infantil donde se hablara de ella.

La publicidad sobre productos de higiene femenina comienza alrededor de los años 20 y los mensajes eran sobre comodidad y discreción, donde el color rojo no aparecía nunca.

¿Y qué hacen hoy las marcas al respecto?

En promedio una mujer utiliza y desecha más de 10,000 toallas sanitarias a lo largo de su vida. Es un producto que utilizamos por más de 30 años y que no debería seguirse comunicando la idea errónea de que es algo que deberíamos ocultar y no hablar jamás de ella fuera del círculo femenino.

Tradicionalmente cuando las marcas realizan algún anuncio sobre los productos que existen para la menstruación, muestran las bondades del producto utilizando líquidos azules, como si las mujeres fuéramos extraterrestres y nuestra sangre fuera de ese color.

En 2017, la marca Bodyform de Reino Unido se atrevió a lanzar una campaña publicitaria de toallas higiénicas utilizando líquido rojo para simbolizar la sangre menstrual en lugar del líquido azul que se había utilizado durante años.

A nivel mundial fue la primera vez que se presentaba de esa forma la menstruación siendo que la marca ya tenía al menos 77 años de existir.

No todas las marcas se atreverán y su argumento continuará siendo que a la gente le parece ofensivo ver anuncios en los que aparecen toallas higiénicas pintadas de rojo. Pero esa es la realidad, ¿Por qué esconderlo?

Otra cosa importante que deberían dejar de hacer las marcas es presentar a la gente feliz y saltando con su pantalón blanco, eso no pasa en la realidad. Muchas mujeres en esos días prefieren vestir pants, ropa floja y lo que menos quieren es andar brincando.

El impuesto al rojo

Los productos para la menstruación no están exentos de impuestos, aun cuando son productos esenciales. Diferentes mujeres en el mundo nos oponemos a que se nos continue cobrando un impuesto. Lógico es de imaginar que sean las mujeres representantes de las generaciones Z y millennial las primeras en levantar la voz

Existe un movimiento activista llamado “Períodos Libres”, fundado por Amika George, el cual busca mejorar la atención de la menstruación en las escuelas británicas, sobre todo aquellas en situación de pobreza.

En México el impuesto no es diferente. Todo sigue igual excepto que a partir del 1 de enero pasado, entró en vigor la norma que elimina el IVA para toallas, tampones y copas menstruales. Sin embargo, la tasa 0% no es percibida en el bolsillo de todas las usuarias.

Pero, aunque el impuesto se vaya, aún falta mucho camino para que las marcas (y las personas) manejen el tema de la menstruación como lo que es, algo natural.

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario