viernes, abril 16, 2021

El shot de la fascinación

Contar con una marca propia de tequila se ha vuelto una especie de glamour, que pasa por lo exótico, el gusto extremo y otorga un toque de ‘persona de mundo’, cualidades a las que difícilmente puede renunciar la vanidad de muchos.

La fascinación que causa esta bebida ha seducido lo mismo a Elon Musk que a Carlos Santana, a Michael Jordan que a George Clooney.

Por supuesto que a muchos mexicanos también. Entre ellos, a la cantante Jenny Rivera, cuyos familiares dieron continuidad al proyecto de su tequila, luego de que ella falleciera, y lanzaron la marca La gran señora.

Pero no sólo la farándula se cuenta entre los adoradores del destilado, el empresario Carlos Lazo, CEO de la firma Upick, lanzó el Tequila Híjole.

La proliferación de marcas ocurre a pesar de los trámites y la documentación que tanto el Consejo Regulador del Tequila como el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) establecen para registrar una marca, pues más allá de esto, el costo de hacerlo es de tan sólo 2 mil 368 pesos, más IVA. 

Los trámites pueden hacerse vía electrónica. Entre los requisitos para registrar una marca, destaca que el nombre no tenga parecido con la palabra tequila.

Por esa razón, cuando el empresario Elon Musk quiso llamar a su tequila Teslatequila, fue rechazado en el registro. Al final, la bebida fue bautizada con el mismo nombre que su empresa Tesla.

Para sorpresa del propio empresario, a las pocas horas de haber sido puesto a la venta, en noviembre del año pasado, el añejo en una botella con forma de rayo, que costó 250 dólares, se agotó.

Se estima que actualmente existen alrededor de 2 mil marcas de tequila, unas 350 extranjeras y el resto nacionales. 

En el caso de las marcas que lanzan extranjeros, dado que existe la denominación de origen, es común que se asocien con destiladores mexicanos para producir la bebida.

Recientemente, la modelo Kendall Jenner lanzó su propio tequila, el 818. Pero ha sido criticada por no dar crédito a la destilería jalisciense, de donde proviene, ni a los trabajadores involucrados en la elaboración de la bebida. 

Con seguridad, continuaremos asistiendo a la proliferación de nuevas marcas de tequila, dado el halo de exotismo y glamour que envuelve a la bebida mexicana, atributos ganados, muy probablemente, desde el protagonismo que tuvo en la época de Oro del Cine Mexicano, pero también gracias al esfuerzo de que se le reconociera como una bebida con denominación de origen.

Un fenómeno similar sigue su pariente cercano, el mezcal, y si no, basta con preguntarle al luchador Blue Demon Junior que lanzó su propia marca de nombre homónimo, confirmando que la aspiración de dejar nuestra impronta en verdad es fuerte. Tú, ¿cómo bautizarías a un tequila o un mezcal? 

Editorial S.M
Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente