¿Es la IA el mayor enemigo o el mejor amigo de la humanidad?

Me encanta estar de regreso con ustedes. Esta vez quiero hablarte de los riesgos y oportunidades de la Inteligencia Artificial (IA), luego de analizar las distintas posturas que existen.

Sin duda alguna, la IA es una de las tecnologías más disruptivas y transformadoras de nuestro tiempo. Según un informe de McKinsey, la IA podría aportar hasta 13 billones de dólares al PIB mundial para 2030, y según otro de PwC, podría aumentar el PIB global en un 14% para 2030.

Sin embargo, la inteligencia artificial también plantea importantes desafíos y riesgos para la humanidad  como la pérdida de empleos, la privacidad, la seguridad, la ética y la supervivencia.

IA

El problema de la alineación

¿Cómo podemos asegurarnos de que la IA sea beneficiosa para nosotros y no nos perjudique? ¿Cómo podemos alinear la IA con nuestros valores y objetivos? ¿Cómo podemos evitar que la IA se vuelva contra nosotros o se escape a nuestro control?

En este artículo, voy a analizar los cinco riesgos más importantes de la IA, basándome en el libro “The Alignment Problem: Machine Learning and Human Values” (El problema de alineación: aprendizaje automático y valores humanos), del escritor estadounidense Brian Christian, publicado en 2020.

El libro es el resultado de numerosas entrevistas con expertos que intentan construir sistemas de IA, especialmente de aprendizaje automático, que estén alineados con los valores humanos.

El problema de alineación se refiere a la dificultad de diseñar y entrenar sistemas de IA que actúen de acuerdo con los objetivos e intereses de sus creadores o usuarios, y que no causen daños o efectos adversos involuntarios.

Impacto de Marca: Éxito Social Redefinido | Mauricio Ramirez & Ricardo Torres & Hans Hatch

El concepto fue popularizado por el filósofo Nick Bostrom en su libro “Superintelligence: Paths, Dangers, Strategies” (Superinteligencia: caminos, peligros, estrategias), publicado en 2014, donde advierte del riesgo existencial que supondría la creación de una inteligencia artificial general (IAG) o una inteligencia artificial superhumana (IAS) que escapara al control humano.

Los cinco riesgos más importantes de la IA

  1. La falta de transparencia. Los sistemas de IA, especialmente los basados en aprendizaje profundo, pueden ser complejos y difíciles de interpretar, lo que dificulta conocer el proceso y la lógica que siguen para llegar a sus conclusiones. Esto puede generar desconfianza y resistencia a adoptar estas tecnologías, así como dificultar su supervisión y regulación.
  2. El sesgo y la discriminación. los sistemas de IA pueden perpetuar o amplificar los sesgos sociales existentes debido a datos de entrenamiento o diseños algorítmicos sesgados, dice por ahí Joy Buolamwini que el comprobó que la IA en identificación de identidad no funcionaba tan bien como para un hombre blanco. Sin duda, esto puede afectar negativamente a la equidad y la justicia en ámbitos como la educación, la salud, el empleo o la seguridad.
  3. Los problemas de privacidad. Los sistemas de IA suelen recopilar y analizar grandes cantidades de datos personales, lo que plantea riesgos relacionados con la protección y la seguridad de los datos. Esto puede vulnerar los derechos y las libertades de las personas, así como facilitar el espionaje, el robo de identidad o el chantaje.
  4. Los riesgos de seguridad. A medida que las tecnologías de IA se vuelven más sofisticadas, los riesgos de seguridad asociados a su uso y al potencial de mal uso también aumentan. Los hackers y actores maliciosos pueden aprovechar el poder de la IA para desarrollar ataques cibernéticos más avanzados, eludir medidas de seguridad y explotar vulnerabilidades en los sistemas.
  5. La pérdida de empleo. Los sistemas de IA pueden reemplazar o reducir el trabajo humano en muchos sectores y actividades, lo que puede provocar desempleo, precariedad o desigualdad. Según un informe reciente de la OCDE, el 27% de los empleos en los países más ricos están en riesgo de ser sustituidos por la IA.

¿Qué podemos hacer?

Estos riesgos no son inevitables ni insuperables. Podemos evitarlos o mitigarlos si promovemos una investigación y un desarrollo responsables y éticos de la IA, así como una regulación y leyes adecuadas.

También es importante fomentar la concienciación y la participación social sobre las implicaciones legales, éticas y sociales de la IA. Asimismo, es esencial garantizar que la IA sea transparente, justa, segura y beneficiosa para la humanidad.

En este sentido, comparto la visión optimista del fundador de Microsoft, Bill Gates, quien en un artículo reciente afirmó que no está demasiado preocupado por los riesgos de la IA. El empresario sugiere que la IA podría ofrecer soluciones a los problemas que crea. Por ejemplo, podría detectar falsificaciones generadas por IA o vulnerabilidades cibernéticas y corregirlas antes de que sean explotadas por agentes maliciosos. Gates también cree que la IA podría ayudar a mejorar la educación, la salud y el medio ambiente.

Actuar con cautela

Sin embargo, también reconozco que hay motivos para ser cautelosos y vigilantes ante el avance de la IA. Como señala Christian en su libro, la IA podría llegar a superar la inteligencia humana y escapar al control humano, lo que podría resultar en escenarios catastróficos o existenciales. Por eso, es necesario asegurar que la IA esté alineada con los valores humanos y que respete los principios éticos y morales.

La IA es una tecnología poderosa y prometedora, pero también peligrosa y desafiante. Debemos aprovechar sus beneficios y evitar sus riesgos, mediante una colaboración multidisciplinar y una reflexión crítica. Solo así podremos garantizar que la IA sea una aliada y no una amenaza para la humanidad.

Y cuéntame, ¿tú que crees que la IA? La ves como aliada o enemiga. Si te gustó este artículo recuerda de seguirme en @empoweringrace.

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

ARTÍCULOS RELACIONADOS