¿Es tu marca instagrameable?

Instagrameable parece ser la palabra de moda y la favorita de las marcas. La popularidad de las redes sociales como Instagram, han hecho que las marcas aspiren a convertir sus espacios y productos en escaparates donde todos quieren ser vistos.

De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, el adjetivo instagrameable significa “algo digno de ser publicado en la red social Instagram”. La palabra deriva de la adición del sufijo ble al verbo instagramear.

Instagram, hoy propiedad de Facebook, fue creada en el año 2010 por Kevin Systrom y Mike Krueger como una red social donde compartir imágenes de nuestra cotidianidad.

De acuerdo a datos de Statista, en México existen 71 millones de cuentas de Instagram y de ellos, el 68% de los usuarios tienen entre 18 y 34 años, justo el rango de edad que más les interesa a las marcas.

No todas las imágenes que se suben a esta red social pueden ser definidas de esta forma. Instagrameable es algo que te provoca ser fotografiado y compartido para que los demás lo vean.

Cuando se dice que algo es Instagrameable, en términos de marketing y comunicación, nos referimos al éxito que una foto logrará tener en Instagram debido a su composición y estética.

Foto tomada en TheSelfieExperiencie

Alrededor del mundo restaurantes, hoteles y hasta museos aprovechan el comportamiento mediático que genera la experiencia de tomarse fotografías en espacios creativos.

Las marcas quieren estar ahí también y buscan establecer relaciones a mayor profundidad con sus consumidores creando experiencias multisensoriales. La experiencia de marca va más allá del producto o servicio per se.

El uso de los sentidos para generar engagement con el público se ha vuelto una práctica común para algunas marcas. Buscan llevar la experiencia de los consumidores a un nuevo nivel generando una percepción positiva de la marca.

Las marcas ponen atención a la cultura popular y la forma en que la gente se apropia de los espacios cotidianos, dando lugar a puntos de encuentro atractivos visualmente. Crean entornos estéticos que animen a los consumidores a tomarse fotos, compartir sus experiencias entre sus seguidores y convertirse así en embajadores de la marca. Carteles de neón, techos y paredes con plantas por ejemplo, son elementos que están de moda estos días y que son instagrammables. Si bien no se trata de espacios muy grandes, los colores, formas y texturas ahí presentes logran que la gente haga cola para tomarse una selfie con la decoración de fondo.

Fotos tomadas por la autora

Los beneficios son grandes, la gente lleva a la marca de boca en boca y de imagen en imagen.

¿Quieres conocer algunos espacios bajo el concepto de instagrameable en la Ciudad de México? Escríbeme y te recomiendo un par de lugares que te encantará conocer.

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario