Inicio Artículos Por qué una fanpage en Facebook o Instagram no reemplaza un sitio...

Por qué una fanpage en Facebook o Instagram no reemplaza un sitio web

fanpage vs sitio web

No es poco común que algunos clientes nos cuestiones el por qué seguimos insistiendo tanto en no soltar el mantenimiento de sus sitios. Muchas veces piensan que ya son obsoletos. Que las redes sociales, sobre todo Facebook y ahora Instagram los sustituyen. Error pensar así.  

Ya hemos comentado la importancia que una fanpage en Facebook o Instagram tienen para una empresa. Son actualmente esenciales para la promoción de marcas. Y más aún cuando hablamos del comercio electrónico. También en entregas anteriores hemos comentado las grandes ventajas que ha representado Instagram con sus perfiles empresariales. Todo está muy bien y empresa que pretenda el éxito, tiene que estar en estas redes sociales. Pero, de eso a olvidarse del sitio y pensar que puede ser sustituido no lo creo. Insisto, lo vería como un error garrafal. Descubre el por qué.

Cambios originados por la propia red que crea costos

Por más que la empresa cree perfiles con diversos elementos visuales e interactivos, siempre continuará atada al layout de Facebook –inclusive en el URL primero es Facebook y después tu marca- o Instagram. O sea, siempre que haya un cambio o nuevas políticas de las Redes Sociales en las páginas empresariales -lo que es muy usual- la empresa tendrá que adaptar todo el contenido a esas nuevas disposiciones. Esto genera costo y, en el peor de los escenarios, la pérdida de rendimiento de la fanpage.

Control sobre el propio destino

Todos lo sabemos, Facebook e Instagram son servicios de terceros y pueden cambiar radicalmente las reglas del juego en cualquier momento. No podemos predecir nuestro propio destino. Además, ¿quién garantiza que en 2, 3 ó 5 años Facebook seguirá siendo la principal red social? Ya lo estamos viendo, como las preferencias están migrando a Instagram. Una empresa no puede apostar ni arriesgar su destino comercial en medios que sí, tienen millones de usuarios, pero pueden ser inestables de un momento a otro. Sobre todo, por los cambios de preferencias de los usuarios.

Pérdida de cobertura y confianza

No todo el mundo está en Facebook o Instagram. Tampoco en LinkedIn o Twitter, por ejemplo. Si decides tener sólo una –o dos- fanpage en lugar de un sitio web, te centrarás sólo en un segmento dentro de tu mercado objetivo. Algo que puede acarrear pérdidas de oportunidades de ventas.

Otro motivo es que, teniendo un sitio web, tu trabajas a tus necesidades estratégicas la identidad visual y la personalidad de la empresa. Un sitio web te da la oportunidad de explayarte en información así como transmitir más profesionalismo y credibilidad para las marcas. Aún hoy día no todas las personas se sienten seguras en llenar un formulario o hacer una compra a través de Facebook o Instagram. Con ello, la empresa puede estar perdiendo grandes oportunidades de generar leads.

Dificultad de análisis y generación de métricas eficientes

Facebook e Instagram ofrecen soluciones de análisis bastante limitadas. Los datos son buenos para conocer el perfil de las personas que nos visitan y obtener otros más específicos sobre el desempeño de la red, como el compromiso con los fans, el origen de los seguidores, etc.

Estos datos, sin embargo, no tienen el alcance necesario para darnos directrices más precisas para generar oportunidades de ventas. En un sitio web y debido al control sobre el contenido, se hace más fácil analizar y optimizar, por ejemplo, la fuente de tráfico que más trae resultados para la empresa, así como saber cuál fue la palabra clave o el post en un sitio de terceros que generó la conversión del lead.

Más razones para no sustituir un sitio web

  • Un sitio bien posicionado en los resultados de búsqueda también gana en exposición en las redes sociales.
  • El sitio es un canal seguro y relevante para presentar a la empresa. En él, el usuario encontrará de forma clara, objetiva y organizada los productos y servicios ofrecidos, los principales clientes y toda la información que necesita saber sobre tu marca. 
  • El diseño, la arquitectura y el contenido de un sitio institucional se planifican desde el principio para ofrecer una buena experiencia para el usuario. Además, para destacar las características más importantes del negocio y atraer a los clientes que puedan convertirse en oportunidades de ventas.
  • En un sitio, se pueden utilizar palabras clave relacionadas con el área de negocio de la empresa para conquistar una buena posición en Google. Además, de crear y organizar contenidos en profundidad sobre los temas que dominamos. La gran ventaja es que ellos seguirán siendo fácilmente encontrados por los usuarios, incluso mucho después de la fecha de publicación. 

Conclusión

Sitios web y redes sociales tienen funciones distintas y complementarias a la vez dentro de una buena estrategia de marketing digital. El sitio es el medio principal que conecta todas las relaciones y canales de comunicación con los clientes, así como todas las acciones de marketing en línea de la compañía. Ignorar alguno de esos canales va a disminuir el desempeño y los resultados.