¡Generemos ventas y más ventas para nuestros clientes!

Estaba hace unos días sentada frente a mi computadora, a punto de iniciar el día de trabajo.

Revisé mi e-mail (imposible no empezar el día por ahí para mí) y luego, me di una vuelta sobre un grupo de Facebook que genera mucha interacción e intercambio de experiencias  y de saberes.

 He llegado a descubrir aplicaciones muy útiles a través de comentarios en este grupo, pero lo que llamó mi atención esta vez, fue la cantidad de consultas de este tipo: “¿Cuánto cobrarían a un cliente que necesita 2 posteos en Instagram, 1 reel y 3 historias, además de 3 posteos semanales en Facebook?” o  “Necesito 10 posteos mensuales,¿ los hacen?”

Y no fue una, fueron muchas las consultas de este tipo. Casi diría es una pregunta muy común que aparece en este grupo de Community Managers

Pero la verdad, me sonó a un pedido de un comercio cualquiera… Nada de Marketing. Algo así como : “Dame 2 tomates, 3 peras y 4 bananas” o “¿Cuánto me sale una ensalada de frutas?”

Me hizo acordar a algún cliente al que recién conocía y quería que le hiciera  un stand en una exposición y me pedía una enumeración de elementos: 1 escritorio, 2 sillas, 3 luces, etc. Y yo, tenía que empezar de cero, explicándole que tanta movida para ir a un evento como expositor, sin un plan no serviría de nada. 

Y mi siguiente pregunta era: ¿Cuál es su objetivo con la presentación de su empresa en este evento?

En la actualidad son muchos los comercios que se han volcado a las redes sociales, dejando de lado sus locales físicos para pasar a funcionar desde la virtualidad. Muchos los emprendedores que decidieron en el 2020 arrancar con nuevos negocios. Y eso es muy bueno.  Pero ¿qué pasa con las preguntas fundamentales que toda empresa debe hacerse? ¿Qué hace un profesional del Marketing al tener que asesorar a un emprendedor sobre su presencia en las redes?

Lo primero que tiene que hacer es una revisión del negocio: 

  1. ¿Esta empresa tiene un objetivo claro? Philip Kotler nos dice “El Marketing no es el arte de vender lo que uno produce, sino de saber qué producir”. Y para dar respuesta a esta pregunta (qué producir) hay que hacer un análisis del mercado: a quién me dirijo, qué características tiene ese público, qué le gusta y qué intereses tiene, entre otras tantas preguntas. Es antes de una campaña en redes sociales, y no después, que debo averiguar a quién me voy a dirigir. 
  2. Saber qué necesidad voy a cubrir: hay una necesidad no satisfecha en nuestros clientes. Hay que preguntarse cómo nuestra empresa va a satisfacer dicha necesidad. También citando a Kotler decía que “…el Marketing es satisfacer necesidades de manera rentable…” ¡Y claro que lo es! No confundamos a los clientes: un par de lindas fotos a la semana en Instagram “no satisface necesidades de manera rentable”.
  3. Análisis del mercado para conocer el valor para los consumidores: la palabra VALOR cobra una importancia que no puede soslayarse. El valor que le da nuestro consumidor a determinado producto o servicio, es clave para plantear una campaña de cualquier tipo ¿Se diferencia lo que hace nuestro cliente de la competencia? ¿Por qué se diferencia:  por precio, calidad, por un mix de ambas, etc?
  4. Y a partir de ahora ya deberíamos meternos en una estrategia global que incluya a todas las áreas de la empresa. 

Me detengo aquí, y hago hincapié en la palabra ESTRATEGIA

Lo primero y fundamental que cualquier empresa debe armar es su “estrategia de negocios” El plan para las redes sociales debe ser posterior. Elegir un medio u otro para promover un negocio, es el segundo paso. Nunca el primero. La campaña en la red social es la táctica, pero no la estrategia.

¿Cómo oriento a ese cliente que acaba de dejar su local en la calle para subirlo a la nube? ¿Cómo ayudo a mi cliente a armar una estrategia de negocio clara? 

¿Dándole 3 posteos semanales en Instagram? Definitivamente no.

Para armar un negocio hay diversas estrategias: 

  • La más simple: vender un producto a un mercado ya creado y armado (penetración de mercado)
  • Diferenciarse por ofrecer un producto o servicio totalmente distinto, único.
  • Ser el de mejor precio (costo)
  • Ser el de mejor precio en un nicho de mercado determinado
  • Ser el que provee un producto o servicio a un mercado muy concreto(por ejemplo, ser el mejor en productos para celíacos)
  • Crear un producto nuevo para un mercado existente (desarrollo de producto)
  • Llevar los productos ya creados a nuevos mercados (desarrollo de mercado)
  • Nuevos productos o servicios en nuevos mercados no trabajados (diversificación) Ejemplo de esto lo vemos en muchas marcas reconocidas de golosinas que ahora también ofrecen pastas secas)

En una palabra, si nuestro cliente tiene claro el objetivo, es decir, a dónde quiere llegar, podremos ofrecerle diversas tácticas de Marketing (entre ellas las redes sociales) para alcanzar dicho objetivo y a su vez, poder medir los resultados. 

Lo mejor que podemos hacer por nuestros clientes es guiarlos en este camino, pues toda acción que vaya directo a la táctica sin tener un objetivo  claro y que esté dentro de una estrategia de negocio, no tiene posibilidad alguna de generar un resultado positivo en ventas.

¡Hagamos Marketing entonces y generemos ventas para nuestros clientes!  

Lucía Laisahttp://www.ll-standsyeventos.weebly.com
Titular de LL Marketing, Comunicación y Eventos: con amplia experiencia en “business to business” Trabaja para empresas de variados rubros asesorándolas en sus acciones de marketing, con especialización en Arquitectura Publicitaria. Hoy: gestión SEO, campañas de e-mail marketing y planes de marketing global Marketing desde lo presencial a lo virtual para generar encuentros de negocios.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días viernes de cada dos semanas.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente