Inicio Artículos A la conquista del lector on-line

A la conquista del lector on-line

lector online

En marketing siempre existen ‘momentos de la verdad’. Son esos que quisiéramos saber para poder capitalizar nuestros esfuerzos de comunicación.

¿Cómo se decide la compra de un auto? ¿o de un par de calcetines? ¿o de un helado? ¿cuándo es compra planeada? ¿cuándo es compra de impulso?

Las empresas trasnacionales han gastado millones en investigación de mercados tratando de identificar ese momento, para poder hablarle al oído a su target.

Nuestra profesión está llena de ‘cajas negras’ de decisión y a veces sólo el consumidor sabe en su yo interno cuándo se detona el deseo por algo. Al fin y al cabo, así somos los seres humanos.

Sin embargo, los estudios ayudan a acercarnos a ese momento con datos duros y tendencias de comportamiento.

El usuario de contenidos en línea tiene un comportamiento muy particular. Y a pesar de que se dice que la gente del siglo 21 lee menos, hay datos que demuestran lo contrario: quizá leamos menos libros o tengamos menos libros en nuestro poder, pero nuestra capacidad de lectura ha aumentado significativamente en cuanto a cantidad. La realidad es que somos ávidos consumidores de contenidos digitales que superan por mucho lo que se leía antes en papel.

Algunos datos:

– 100% de los lectores en línea se concentran en la imagen que acompaña al texto: es lo que revisan primero y de ahí deciden si el contenido les interesa o no.

– 80% de los interesados en un contenido no ‘bajan’ a continuar con su lectura. Es decir, leen la primera parte, escanean rápido la segunda y llegan al final para ver la conclusión del texto. En computadora, difícilmente van a la segunda mitad de su pantalla; en teléfono, pasan brevemente a la segunda para ver la longitud del texto y ahí deciden si terminan o no.

– Es decir, la gente escanea con la mirada el texto y solamente lee el 28% del mismo.

– Lo anterior es porque una persona promedio lee cuando mucho 62 palabras de un contenido: no le dedican más de 15 segundos a un texto A MENOS de que les sea altamente relevante o la redacción los enganche.

Por lo tanto, lo más conveniente es:

– CONOCER perfectamente a nuestra audiencia para saber qué comunicarle y cómo hacerlo.

– INVERTIR recursos en gráficos / imágenes atractivas y de alta calidad.

– GENERAR contenidos breves.

– CONCENTRAR la mayor parte del contenido en la primera parte de la pantalla, es decir, que no requiera de ‘scroll’ para terminar de leer.

– USAR formas de resaltar para que el lector escanee lo importante, ya sea con mayúsculas o con bold.

– OPTIMIZAR el uso de bullets o de listas.

Nuestro nuevo lector es todo un reto. Escribirle bien debe convertirse en nuestra conquista.

#PutAttention

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.