La Madrastra y el poder del reciclaje de contenidos

¿Están viendo La Madrastra? Sí, me refiero a la telenovela que se transmite desde hace aproximadamente un mes por Las Estrellas en el horario estelar y que es protagonizada por Aracely Arámbula.

Pues yo les cuento que sí la estoy viendo y es curioso, porque justo desde hace  exactamente 17 años que no veía una telenovela, y es todavía más curioso porque la última telenovela que vi fue… La Madrastra.

Exactamente, para quienes no gustan de los famosos melodramas televisivos nacionales, les platico que la telenovela que se transmite en la actualidad está basada en una historia que ha sido contada antes en televisión no una ni dos veces, sino cinco. Y ahí estoy viéndola nuevamente.

Como especialistas en mercadotecnia y relaciones públicas vivimos de contar historias, trabajamos con contenidos todo el tiempo y basamos nuestras decisiones en el gusto las audiencias, aquellas que se van perfilando hasta llegar al famoso target que tanto nos importa. ¿Se vale entregarle al público la misma historia que ya se ha contado varias veces desde hace casi 40 años?, ¿es una estrategia efectiva para los contenidos en el marketing?

¿Remakes o refritos?

Por supuesto el caso de La Madrastra no es el único, ni en el mundo de las telenovelas ni en otro tipo de entretenimiento como series o películas. Incluso es curioso que en ocasiones el nombre de la historia vaya simplemente acompañado por el año de salida al mercado para diferenciarlo de versiones anteriores (La Madrastra 2005, La Madrastra 2022). 

Aunque a veces las historias no son idénticas, la base es la misma y los personajes mantienen la esencia, a veces reinterpretados en género y en otras características que se van adaptando a la época. 

Algunos gustan, otros no, el remake de Ocean’s Eleven en cine y el de Rubí en telenovelas fueron versiones probablemente más ovacionadas que las originales; la nueva versión de la exitosa serie española El Internado ha pasado sin pena ni gloria, mientras que a la nueva generación de Rebelde ahora en streaming, le ha costado superar el hitazo de la telenovela mexicana que, por cierto, ya era un remake

Y hablando de remakes, justamente el uso de esa palabra puede asignarle una acepción diferente a aquella cuando la gente se refiere a estas nuevas versiones como “refritos”. En estricta teoría, ambas significarían lo mismo, pero transmiten ideas diferentes. 

Las audiencias deciden

De acuerdo con la misma Televisa Univisión, basado en la medición de Nielsen Ibope, el primer capítulo de La Madrastra fue lo más visto en la televisión mexicana en su estreno el 15 de agosto donde tuvo una audiencia de 3.1 millones de personas.

No solo el capítulo inicial tuvo un gran número de espectadores, el éxito del melodrama se ha mantenido constante durante todo el mes, compitiendo en contadas ocasiones solo con la telenovela que la precede en el mismo canal.

La Madrastra

Los números nos dan dos mensajes: El primero es que la televisión sigue vigente (no es el tema de este artículo, pero había que decirlo), el segundo es que la misma historia que ya vimos antes en cinco ocasiones sigue llamando la atención de la gente. 

¿Por qué el reciclaje es exitoso?

Una vez comprobado el éxito que puede tener un remake, la pregunta es qué tan válido es el reciclado de contenidos. A estos hijos de una idea madre, siempre los perseguirá la crítica relacionada con la falta de originalidad para crear algo nuevo. 

Pero al final de cuentas, ¿no se supone que cada que adaptamos un meme estamos reciclando la misma idea base?, ¿o cuando repetimos una tendencia en TikTok y reusamos un audio una y otra vez? Incluso puede darse el caso de que la creatividad en una campaña de publicidad se vuelva a usar justificada en la exploración de lo vintage, tal vez con elementos de reinterpretación, pero sin ser totalmente original. 

Retomando el caso de La Madrastra, llama la atención que sea la sexta vez que se usa la misma trama y que la gente sigamos consumiéndola. Los personajes están adaptados a la actualidad y, a través de plataformas como en este caso Vix, ahora la entrega de episodios se adapta también a la forma en la que el espectador disfruta sus series en streaming. 

¿Se vale? Yo creo que sí y que en la manera en la que se haga está el detalle, al final la audiencia dará el veredicto final. 

¿Qué opinas de los remakes (o refritos, como les llames)? Como siempre los invito a dejar su comentario en la caja aquí abajo o en Twitter donde me encuentran como @RobertoBaez, mientras tanto yo seguiré disfrutando de mi telenovela. 

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario