La pandemia en las competencias de: un despliegue tecnológico

Luego de que en marzo del año pasado se anunciara el aplazamiento de las XXXII competencias en Japón, el mundo entró en un largo periodo de sequía deportiva en todas las disciplinas. Finalmente la fecha definida llegó, más de un año después… la espera terminaba.

Desde 1896, año en que empezó la era moderna de este trascendente evento deportivo, se habían realizado cada 4 años de manera ininterrumpida, con excepción de 1916, 1940 y 1944, debido a la Primera y Segunda Guerra Mundial. Ahora, en su edición de 2020 (cuya referencia no se modificó en ningún caso al presente año) se pospuso por otra guerra mundial: la que la humanidad entera tuvo que sostener contra el Covid-19.

Sin duda desde su primera emisión de 776 A.C en las que aquellos atletas de la antigua Grecia competían en el Olimpo en honor al dios Zeus, muchas cosas han cambiado, pero se ha conservado intacta una: el espíritu olímpico de esfuerzo y sana competencia.

Fuera de eso, casi todo ha sufrido una transformación: disciplinas que han salido dando lugar a otras nuevas, cambios de reglamento, nuevos récords y la tecnología, que cada 4 años evoluciona para mejorar la logística del evento, dar mayor precisión a la deliberación de resultados y ofrecer a los aficionados una mayor espectacularidad.

Un despliegue tecnológico

En ese sentido, los juegos de Japón prometen ser unos de los más innovadores de la historia, con un despliegue de nuevas tecnologías que marcarán un antes y un después, además de la inclusión de nuevas disciplinas como el surf, el skateboarding y la escalada. Y para ello, se conjugaron varios factores que lo propician: la era digital, la pandemia y la sede en Japón que, aunque no es lo que otrora solía ser como líder mundial en tecnología, sigue siendo un referente en innovación. 

Con este fin, desde el anuncio que los declaraba orgullosos anfitriones de la mayor cita deportiva del mundo, el país del sol naciente se preparó para hacer alarde de su innovación: plataformas 5G, transmisiones 8K, experiencias inmersivas, realidad virtual, inteligencia artificial y nuevas soluciones de movilidad autónoma, son algunas de las sorpresas que tiene preparadas para volver a maravillar al mundo por segunda ocasión, como en aquellos juegos de 1964.

Es cierto. Este evento plantea una situación muy diferente por una pandemia que hasta hace unas horas seguía haciendo temblar a las marcas que habían invertido en patrocinios millonarios, por el posible riesgo de cancelación. Y para que esto no ocurriera, las autoridades internacionales anunciaron medidas sanitarias de prevención, como la prohibición de la entrada a extranjeros y la limitación de público local a un 50% de la capacidad de los foros o un máximo de 10,000 personas. 

Todo esto presenta una serie de limitantes, pero también el reto compensar a los espectadores, para lo cual echarán mano de una poderosa combinación: creatividad e innovación.  Así, las nuevas tecnologías tendrán un papel fundamental para que asistentes y televidentes puedan disfrutar de estos juegos de una manera sorprendente.

Para mejorar la experiencia de los fanáticos, se contará con tecnología 3D Athlete Tracking (3DAT), que utiliza inteligencia artificial para integrar visualizaciones superpuestas durante los eventos deportivos.

Del mismo modo, también se contará con soluciones que proporcionarán datos en tiempo real sobre los movimientos a detalle de cada atleta, para sorpresa de los espectadores y para que los jueces puedan evaluar los resultados y desempeño de una mejor manera.

Asimismo, utilizarán True VR para realizar transmisiones en vivo de realidad virtual, ofreciendo así una experiencia más inmersiva en las ceremonias de apertura y clausura, así como en algunas competencias.

Y el tema de movilidad y transportación, también será motivo de admiración. La firma automotriz Toyota aprovechará la ocasión para lucir su vehículo autónomo E-Pallete, que sin conductor ni volante será el encargado de transportar a los deportistas y a toda la gente involucrada en la organización. A lo largo de las calles se instalarán pantallas inteligentes a las que se les podrán hacer preguntas en cualquier idioma para que respondan en tiempo real.

No cabe duda que en este gran evento deportivo se trata de competir, sí. Pero más allá de los desafíos que éste implica, hay otras competencias no oficiales: la de las marcas comerciales peleando por el mercado, por un lado; y por el otro, la de los países, que al ser anfitriones aprovechan la oportunidad de tener la atención del mundo, para mostrar su cultura y los avances de su civilización… ¡que empiecen los juegos!

Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente