Lo de hoy es ejercitarse al aire libre

Hacer ejercicio al aire libre es una de las tendencias que ha traído el largo periodo de confinamiento obligado por la pandemia. Con el cierre de gimnasios para evitar la propagación del COVID-19, las personas idearon la manera de seguir ejercitándose en casa, pero luego de casi un año, hacer actividades bajo el sol es la nueva aspiración.

Ante este cambio de hábito, los gimnasios buscan reinventar la oferta de sus servicios, puesto que todavía pasará tiempo antes de que los usuarios decidan regresar a espacios cerrados para ejercitarse al lado de otras personas y compartir el mismo equipo. 

Antes de la pandemia, la industria del fitness (todo aquel negocio que se movía para procurar los hábitos de consumo saludables, que ya eran parte de la predilección de las personas) crecía a un ritmo de 4 por ciento cada año, y establecer un gimnasio se miraba como una buena inversión.

Había espacios para todos los gustos y posibilidades: gimnasios boutique, gimnasios low-costo, gimnasios de lujo y espacios exclusivos, pero también numerosos negocios que giraban alrededor de estos: ropa y calzado deportivos, dispositivos wearables para registrar marcas o metas diarias, alimentos orgánicos y saludables.

La pandemia frenó esa pujante industria, que ahora observa con cautela las preferencias y alternativas que las personas buscan para reactivarse y mantenerse sanas. El objetivo es reencausar la oferta de servicios. 

Poco antes del cierre de gimnasios por causa de la pandemia, ya se hablaba de las clases en línea, el tener que quedarse en casa catapultó esa alternativa. Varios gimnasios reaccionaron de inmediato para ofrecer este servicio a través de su red de instructores, al principio sin costo, y conforme fueron afinando sus programas online establecieron las cuotas correspondientes. 

Pero a casi un año de las restricciones impuestas para evitar contagios, las personas buscan ejercitarse bajo el sol. Bosques, parques y andadores están siendo retomados nuevamente, y se han convertido en el nuevo lujo de los deportistas.

El Bosque de Chapultepec, Los Viveros, el Parque Bicentenario y el Tezozómoc, en la Ciudad de México, por ejemplo, ahora son los epicentros de reunión que permiten guardar sana distancia y reducen la propagación de contagios. 

Por esa misma razón, los clubes y gimnasios con áreas abiertas ahora se colocan como la tendencia, seguidos de otros servicios alrededor de la industria del deporte y el bienestar físico.

Por ejemplo, las aplicaciones fitness crecieron en el último año de forma exponencial, y no sólo ofrecen programas de entrenamiento, sino que se han convertido en servicios holísticos al ofrecer esquemas de nutrición, a partir de una valoración en línea de cada usuario, además de dietas, establecimientos de desafíos y metas. 

Se estima que las clases en línea o virtualgyms llegaron para quedarse, lo mismo que la preferencia por hacer ejercicio al aire libre, lo que tendrá que tener en cuenta la industria que gira alrededor del bienestar y, junto con ella, el despliegue de marketing para difundir mensajes que hagan sentido a los consumidores y sus nuevos hábitos.

Una respuesta significativa del mercado ante esta tendencia es TotalPass, un beneficio corporativo que ofrece una red de gimnasios integrada por más de 2,500 centros deportivos en todo el país: Commando Studio, SmartFit, FitPass, SnapFitness 24/7, SportCity, 9 Round y Sports World.

Los colaboradores afiliados a este programa pueden hacer uso de las instalaciones deportivas disponibles, a través de una app que les genera un token diario de acceso a su actividad física, o en la plataforma digital TotalPass Plus, con entrenamiento en video.

La nueva alternativa TotalPass Outdoors ofrece que los colaboradores de empresas puedan elegir entrenar al aire libre con información puntual de los clubes y gimnasios que cuentan con este tipo de actividades y los horarios disponibles en un sitio web (http://bit.ly/3trFefx).

Para TotalPass, los gimnasios no desaparecerán pero sí dejarán de ser espacios llanos, y se convertirán en un servicio global de salud. Puesto que las personas están ávidas, ahora de forma más consciente, de mantenerse en movimiento y cuidar su salud. 

La oferta global de los servicios de salud y bienestar deben tener eso en mente, al igual que el despliegue mercadológico que los acompañe ¿no lo cree usted? 

Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente