¡Cuidado! No caigas en alguno de los 7 pecados capitales del internet

¡Cuidado! No caigas en alguno de los 7 pecados capitales del internet

Los 7 pecados capitales del internet que recoge la tradición y que son, en cierta forma, un modo de ver el mundo y la condición humana son: La lujuria, la gula, la ira, la pereza, la soberbia, la envidia y la avaricia. Son el conjunto de tentaciones que más nos cuesta vencer y contra las que la razón nos aconseja luchar. Pero hoy día, tenemos una sociedad distinta con una herramienta masiva que ha invadido nuestras vidas en todos los sentidos y que si bien nos otorga comodidades también nos da excesos: el internet. Pero como en todo, los excesos son malos. En este artículo, trato de hacer una analogía de esos 7 pecados capitales traducidos al internet. Tu decides; lo puedes tomar en serio o a broma.

Los 7 pecados capitales del internet

  1. La lujuria

    Cuantas veces y sin recapacitar en las consecuencias que podemos ocasionar a la familia, la pareja, los hijos o compañeros de trabajo, navegamos en internet en la computadora o el celular en casa o la oficina por sitios impropios y lo peor, que ni siquiera tenemos la precaución de cerrar las sesiones o borrar el historial o de plano dejamos al alcance de todos nuestras contraseñas.

  1. La gula

    ¿Cómo podemos interpretar este pecado en internet? Sencillo, cuanto tenemos gula de fama, de exhibicionismo, de likes, de seguidores y no medimos las consecuencias para lograrlo, anteponiendo inclusive, cualquier tipo de mesura o raciocinio. La gula excesiva también implica llegar al punto de la embiaguez y eso, nos puede provocar desaliento, perdida de tiempo, desinterés en el trabajo e inclusive en la familia si no moderamos esos deseos desenfrenados de fama.

  1. La ira

    Cuando la ira se apodera de nosotros, llevamos a cabo actos en redes sociales de los que posteriormente nos podemos arrepentir, pues no solo nos vemos afectados nosotros mismos, sino también nuestros seguidores, quienes perciben nuestra ira, ya sea por comentarios hirientes o desprecio directo y no nos damos cuenta que podemos estar perdiendo imagen, credibilidad y muchas oportunidades de diversos tipos. Ahora, hasta los reclutadores de personal se fijan en el manejo que le damos a nuestras redes sociales. Así que, antes de insultar o escribir contenidos insultantes piénsalo bien, puedes estar cerrando muchas puertas.

  1. La pereza

    Pecamos de pereza en internet cuando tenemos desgano para llevar a cabo el cumplimiento de ciertas obligaciones de seguridad. ¿Cuántas veces se nos ha dicho que cambiemos contraseñas para cada servicios que tenemos? ¿Cuántas veces por pereza dejamos las sesiones abiertas? ¿Cuantas veces por pereza no checamos la seriedad de los sitios de internet donde proporcionamos nuestros datos bancarios? Da pereza, pero es vital generar contraseñas aleatorias, memorizarlas -o de plano anotarlas en lugares seguros, no en la computadora- para hacer más difíciles las suplantaciones de identidad o el robo de datos de tus cuentas.

  1. La soberbia

    “A mi no me pasa nada”. Frase muy común de aquellos que se sienten autosuficientes, capaces de hacerlo todo por si mismos, sin necesidad de tomar medidas de ningún tipo para protegerse en internet. Hoy día, la violación de la privacidad en internet es un asunto grave. Igual que tomas medidas de seguridad para proteger tu casa, auto y oficina, deberías saber cómo proteger tu espacio digital. Piensa, además, que protegiéndote a ti proteges a todos tus contactos. Interésate y toma medidas, y si no lo haces, por lo menos deberías conocer las consecuencias.

  1. La envidia

    Una persona es envidiosa cuando se compara con los demás, y únicamente trata de ver lo que la otra persona tiene o hace, y que ella no posee o no puedes hacer. Pero también como decimos coloquialmente, hay “envidia de la buena” y “envidia de la mala”. “Envidia de la buena”, es por ejemplo buscar en YouTube tutoriales para resolver dudas de Photoshop. “Envidia de la mala” puede ser entrar a los blogs o redes sociales de los demás y criticar sin razón por el simple hecho de envidiar lo que los demás tienen.

  1. La avaricia

    En internet podemos interpretar la avaricia de dos formas:
    Personal. La avaricia, proviene del latín “avarus”, que significa “codicioso”, es el deseo y ansia excesiva por obtener fama o exposición social. Cuidado, no pretendas en redes sociales, verte avaricioso por conseguir likes a costa de lo que sea.
    – Seguridad. Recuerda que muchos virus maliciosos malware son descargados por personas que no son conscientes de que en internet lo “gratuito” tiene consecuencias. No te veas codicioso pensando que todo lo que te envían de premios, sorteos y solicitudes bancarias de datos son ciertos y abras sus correos pensando que tendrás beneficios. Nada es realmente gratis en la red.

Hans Hatch
CEO de PW Agency México y Brasil, con 14 años de experiencia profesional, se ha convertido en uno de los influenciadores en temas de marketing digital más importantes en Latinoamérica. Es consultor de negocios, tecnologías digitales y redes sociales; asesora y trabaja en las áreas de comunicación integral para varias de las marcas más importantes de México y a nivel continente.