Publicidad no tan anticonceptiva

Toda empresa desea aumentar sus ventas, posicionar su marca y ser la número uno (si quieres saber más sobre posicionamiento, te recomiendo leer el artículo Sitios web y el posicionamiento orgánico: cómo lograr el éxito). Los vendedores de productos anticonceptivos no son la excepción. La situación aquí es que los temas sobre la actividad y protección sexual pueden ser delicados si no son manejados correctamente.

Natural Cycles es una aplicación británica que se autodenomina “el primer y único método anticonceptivo digital del mundo”. Es una plataforma que utiliza la temperatura de tu cuerpo para crear un algoritmo que sepa cuándo son tus días fértiles.

¿Innovador no? Lo cierto es que a simple vista la idea no suena descabellada. Sin embargo, según un estudio de BMJ Salud sexual y reproductiva (2018), con un uso perfecto, Natural Cycles afirma tener una tasa de fracaso de solo 1,0 embarazo por cada 100 años. Con el uso habitual de la aplicación, la tasa de fracaso aumenta de 1,0 a 6,8 embarazos por cada 100 años.

Sin embargo, menos del 10% de los datos de los usuarios calificaron como “uso perfecto”. Esto quiere decir que, mientras menos fiel seas a la aplicación, el riesgo de que el algoritmo falle incrementa, así como el riesgo de quedar embarazada.

Las marcas entienden que las redes sociales cuentan cada vez con más tráfico, por lo que sus esfuerzos para captar consumidores por dicho medio han incrementado. El estudio previamente mencionado indica que en el Reino Unido el 96% de las mujeres de entre 16 y 24 años, cuentan con perfiles en redes sociales. Natural Cycles ha hecho su tarea y dentro de sus estrategias digitales se encuentran el uso de influencers de entre 18 y 22 años o referencias de contenido de Disney, como Es Tan Raven (2003), Hocus Pocus (1993) o Juego de Gemelas (1998). Es un tanto obvio que uno de sus targets principales son las mujeres jóvenes, pero, ¿qué tan jóvenes?

Anticonceptivos

Nos encontramos con una empresa que vende un producto con una tasa de riesgo muy susceptible, cuyas consecuencias pueden traducirse en que llegue un nuevo individuo al mundo. En otras palabras, esta empresa tiene por objetivo atraer a un público que, si el algoritmo falla, las consecuencias serán de malas a terribles.

Además, Natural Cycles no da a entender al 100% que el método que propone no es efectivo ante enfermedades de transmisión sexual, tema que puede no estar tan claro en personas muy jóvenes.

La publicidad es una herramienta imperante para que las marcas logren aumentar sus ventas, de eso no tenemos duda los que nos dedicamos al rubro. Lo que hay que ponerse a pensar es ¿qué estoy dispuesto a hacer para generar dichas ventas?

No estoy en contra de que existan campañas que comuniquen el uso de métodos anticonceptivos, al contrario, sabemos que el tema de la educación sexual no se inculca correctamente en casa o en escuelas, y, si a través de la publicidad se puede enseñar, excelente.

El problema está cuando se hace uso de temas delicados y se ofrece un producto con cabos sueltos, a un público aún muy vulnerable por su falta de experiencia, el cual puede sufrir las graves consecuencias de una comunicación poco acertada.

¿Qué piensas tú al respecto? ¿Crees que la publicidad pueda funcionar como punto de aprendizaje o que se deba limitar a la creación de mensajes creativos que generen ventas?

Por: Fernanda Salgado Bajos – estudiante de 9º semestre de la Licenciatura en Diseño y Producción Publicitaria – Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, UPAEP.

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario