Realidad aumentada: del escaparate físico al escaparate digital

De la vitrina o escaparate de vidrio, con efectos de luces y maniquíes, los negocios han migrado a las de computadoras o dispositivos móviles, como teléfonos celulares inteligentes y tabletas, con sus pantallas en una sola dimensión.

Esa nueva circunstancia obliga a las marcar a crear contenidos en diversos formatos (textos, fotos, gráficos, audios, videos), en el intento de dar a conocer con todo detalle sus productos (cualidades, tamaños, precios, tallas, colores y ventajas respecto de otros).

En el mejor de los casos, lo consiguen de manera exitosa, pero muchas veces no ocurre de ese modo. Según las encuestas realizadas entre compradores en internet, elaboradas por consultoras como Ernst & Young, uno de los problemas más significativos del comercio electrónico es la insatisfacción del consumidor entre lo solicitado y lo recibido.

Aunque no haya dolo de por medio, lo que suele suceder en esos casos es que la información vertida en la página electrónica del anunciante, en sus redes sociales y en el marketplace, no fue suficiente para transmitir las cualidades del objeto de venta.

Por esa razón, cada vez se desarrollan más herramientas tecnológicas enfocadas en transmitir de una manera más fidedigna lo que se vende. Esto no sólo sirve para garantizar la satisfacción del cliente, sino que aporta a su experiencia de compra.

La realidad aumentada (RA) es un ejemplo. Si bien no es nueva, en la actual circunstancia esta herramienta está siendo más usada, dada la posibilidad que da al consumidor de tener una mejor perspectiva de lo que ve y, por ende, conciencia de lo que adquiere, lo que acelera el proceso de compra y su satisfacción.

Inversión que reduce costos por devolución

La naturaleza de la RA es combinar el mundo real y el virtual. A partir de eso, es que puede ofrecer una interacción en tiempo real.

Los niveles en los que se puede poner a funcionar la RA dentro del marketing son numerosos, puede ir desde las vistas en tercera dimensión, hasta la interacción en espacios, como alguna vez lo hizo National Geographic en un centro comercial de Londres.

Algunos especialistas consideran que la RA captura la atención de las personas por más tiempo del común (durante más de 85 segundos, según el portal Drum), también eleva la tasa de interacción y mejora el porcentaje de clics que terminan en una compra. De ahí, el potencial que se le concede a esta herramienta. 

The Home Depot utiliza la RA desde hace cinco años, a través de su aplicación móvil Project Color, con la finalidad de mostrar a sus clientes cómo quedaría la aplicación de un determinado color en las paredes de su hogar, oficina o negocio. Pero lo hace tomando en cuenta la luminosidad del lugar y los objetos que están dentro.

Despachos de diseño interior también han desarrollado sus aplicaciones para mostrar cómo queda la disposición de ciertos diseños (muebles y demás menaje) en un espacio. 

Otra de las empresas que le ha entrado a esta experiencia es Ikea, que utiliza la realidad aumentada para mostrar como se ven sus muebles insertos en espacios ya diseñados. 

realidad aumentada

Otro ejemplo es la marca de maquillaje Sephora, que implementó la experiencia Virtual Artist App, con la que sus visitantes pueden ver cómo les van ciertos tonos de maquillaje y entonces hacer su elección de productos de manera consciente. 

Incidir en la decisión de compra de un cliente puede radicar en la oferta de este tipo de herramientas, que permiten ampliar la visión de los productos y servicos, y el compromiso de la marca. 

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario