Tecnología aplicada a la agricultura

Los avances tecnológicos, en distintos ámbitos de nuestra vida diaria, han permitido que la sociedad se beneficie significativamente en términos de mejora en su calidad de vida, la simplificación de tareas, la comunicación instantánea, e infinidad de aspectos que impactan en nuestro cotidiano, con avances sin precedentes que jamás hubiéramos imaginado. 

En el ámbito de la agricultura, por ejemplo, su uso ha planteado nuevos desafíos a nivel económico, social y cultural. 

En los próximos años, la innovación y la sostenibilidad serán clave para garantizar la alimentación de 9 mil 700 millones de personas que se calcula habitarán la Tierra en 2050.

Debido a lo anterior, la industria agrícola tendrá que producir 70% más de alimentos, según análisis realizado por consultora Ernst and Young

Cabe destacar que las tasas actuales de producción y los métodos de distribución no serán suficientes para alimentar a la población mundial en un futuro cercano, por lo que las plataformas basadas en el análisis de datos, drones, internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), sensores y aplicaciones, serán necesarios para satisfacer las demandas de consumo. 

El rezago

De acuerdo con la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM), mientras cada año otros países mejoran en tecnología agrícola, naciones como México adoptan con lentitud estas nuevas herramientas. 

Se ha comprobado que el uso de la tecnología en el campo puede transformar industrias, aumentar ingresos a través de nuevos productos, reducir costos y aumentar la eficiencia operativa.

Actualmente, se asocia a los campesinos mexicanos con viejos tractores y tecnología obsoleta, cuando en algunas áreas del mundo hay muchos granjeros que utilizan drones para monitorear el crecimiento sus cosechas, mientras que también se reporta la utilización de robots para identificar el mejor momento para hacer la recolección y cosecha, detectar plagas, o determinar el tiempo idóneo para sembrar.

Aunque el campo mexicano va avanzando, todavía el grado de adopción de nuevas tecnologías es bajo. Una de las principales barreras para la implementación y uso de estas tecnologías en México, son su costo elevado y un retorno de inversión poco claro. 

Los desarrollos 

En el sector de la agricultura se ha empezado a integrar sistemas de precisión y mejora de los productos, desde hace algunos años. 

En ese sentido, diversas compañías han desarrollado nuevas tecnologías para ofrecer algunos servicios y productos que tienen como objetivo final una mayor optimización de los recursos en los cultivos.

Un ejemplo de lo anterior es Luxelare, una empresa que nació en Los Mochis, Sinaloa, la cual busca cerrar la brecha digital en el sector con su plataforma para realizar agricultura de precisión, Captum Digital Extensionism (CDE). 

Dicha aplicación pretende aumentar productividad en el campo, ahorrar en el uso de fertilizantes, agua y otros aspectos asociados. Asimismo, busca aumentar el rendimiento de los productores hasta 12%, y reducir los insumos en 30%.

A través de ella, los productores pueden tener acceso a la información climática de sus parcelas en segundos, como: temperatura, humedad y viento. Además, logran detectar problemas en su cultivo con sólo visualizar imágenes del mismo, vía satelital. 

Otro ejemplo de la agricultura inteligente son las aplicaciones basadas en IoT que ofrece Identidad Technologies, una empresa con operaciones en Colombia, México y Estados Unidos. 

Con las aplicaciones de analítica predictiva y sensores para la medición de variables ambientales de esta compañía, los agricultores tienen la oportunidad de acceder en tiempo real a datos específicos de sus cultivos y conocer las condiciones del suelo, el clima, si hay presencia de plagas, etcétera. 

Dichas aplicaciones, ayudan a minimizar las fallas de los equipos de trabajo, reducir el desperdicio en los cultivos, monitorear los sistemas de riego para evitar exceso de agua, y hacer un manejo inteligente de uso de pesticidas y fertilizantes. 

Por último, pero no menos importante, recientemente Bayer presentó la plataforma Nucle.ag, con la cual pretende que los agricultores mexicanos incursionen en el comercio electrónico. 

A través de esta plataforma, los agricultores pueden encontrar los productos que requieren para sus operaciones diarias, tales como: semillas, maquinaria, implementos agrícolas y commodities, así como para comercializar sus cosechas, ya que el productor podrá hacer más eficientes sus procesos comerciales. 

En su primera fase, Nucle estará disponible para los agricultores de la región Bajío y Occidente: Jalisco, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Michoacán, Colima, Aguascalientes y Zacatecas.

Tenemos sólidas razones para suponer la adopción tecnológica en el sector agricultor, continuará jugando un papel sobresaliente como garante de la seguridad alimentaria en México como en el resto del mundo. 

¿Será que con la tecnología se podrán resolver las problemáticas que desde hace mucho se padecen en este sector?

Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente