CocaCola y su histórico y épico fracaso

Hace algunos años CocaCola cometió un errorsísimo garrafal tratando de contrarrestar una campaña súper exitosa de su competencia: el (ahora histórico) reto Pepsi, del que quizá muchos de ustedes han oído hablar.

Antes de que Pepsi se aliara con grandes estrellas como protagonistas, desde Michael Jackson hasta Britney Spears, el preludio de tal hazaña fue el lanzamiento que involucraba pruebas ciegas de refrescos de cola, donde aparentemente Pepsi era el contundente ganador en términos de sabor y de burbujosidad.

Ante el aplastante revuelo generado por Pepsi, CocaCola reaccionó con una “gran idea” que resultó ser el fiasco más grande en la historia de la marca: la CocaCola con sabor renovado, que osaron llamar “la nueva Coca” (the New Coke).

El lanzamiento incluyó grandes personalidades del momento e involucró una inversión (ahora vista como desperdicio) de millones y millones de dólares.

De inmediato el consumidor le hizo saber a CocaCola que su nuevo sabor era lo peor que le podían haber hecho a su bebida consentida. Y como en ese entonces no existían las redes sociales, ¿sabes cómo se lo dijeron? Pues comprando Pepsi.

En un afán por detener su caída, CocaCola lanzó una especie de contra ataque al estilo de algunos políticos que niegan los resultados de las encuestas. El intento de engaño lo único que provocó fue que la gente rechazara aún más a la nueva Coca.

Desesperados, los directivos de CocaCola decidieron rescatar del basurero la Coca anterior y reintroducirla al mercado como la Coca Clásica.

Nada. No pasó nada. El consumidor amante de la CocaCola de siempre seguía enojado. La sensación que tenía de traición por parte de la marca fue abrumadora. Aprovechando dicho rechazo, Pepsi lanzó varios comerciales capitalizando dicha ingratitud de la bebida negra que apuntaba para perder su liderazgo.

Ante tal contundente fracaso, CocaCola decidió dar marcha atrás y retirar gradualmente del mercado estadounidense la desdeñada New Coke y regresar a sus raíces.

Las personas involucradas en el proyecto Kansas, llamado así durante la planeación del nuevo sabor, se retiraron de la empresa cargando con un enorme chasco a cuestas. La compañía se recuperó a la larga, no sin antes haber pasado por un valle de pérdidas en ventas que seguramente nunca va a olvidar.

Y es por eso que pocas personas del siglo 21 saben de este suceso. CocaCola lo enterró como tablero de Jumanji, para que nadie lo redescubra.

¿Sabes de algún otro caso de fracaso como éste? Compártemelo en TW @LaBreton

#Cuéntame

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; UPAEP y AsMedia; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días martes de cada semana.

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente