identidad de marca

¿Sabés lo que es el concepto de marca, y para qué puede servirte? El concepto es la idea que denota tu marca, aquello por lo cual el público la identifica, y lo que le representa. Se diferencia del slogan porque no es simplemente una frase comercial, es mucho más que eso: es una identidad y un valor. Por ejemplo, para una peluquería, un slogan podría ser: “cuidamos tu imagen”, en cambio, un concepto, podría ser: “somos artistas del cabello”. ¿Notás la diferencia? En uno, comentás qué hacés y en qué sos bueno, mientras que en el otro, hablás de tu diferencial y te identificás.

El concepto es una idea abstracta que define, por excelencia, la personalidad de la marca. Por eso, es tan importante: personifica y glorifica aquello que la marca es.

En el ejemplo citado, hace referencia a mucho más que un simple cambio de look… habla de la grandeza de los estilistas, como artistas en su materia.

¿El concepto, es aplicable para todo tipo de empresas? Siempre es aplicable, pero no siempre es recomendable. Porque para que surta efecto, debe estar bien pensado… es decir, sólo se utiliza cuando realmente refleja lo que somos, hacemos, y nos diferencia como marca.

Ahora bien, ¿qué ocurre si no tengo definido un concepto de marca, y no se me ocurre ninguno que termine de convencerme? Hay dos opciones de configuración de este concepto, tan importante para tu marca: contratar a un profesional de la Comunicación, o guiarte por tu instinto. Pero la realidad, sea cual fuere el camino, es que una vez elegido y presentado a tu público, el mismo comenzará a internalizarlo. Por eso, debe ser el correcto (no querrás volver atrás y generar un conflicto de identidad).

Aquí te dejo algunos consejos prácticos:

● Contratar un profesional de la Comunicación te brindará asesoría y un análisis de opciones y de por qué deberías elegir determinado concepto, acorde a tu marca y su público.

● Si vas a encargarte vos mismo, deberás realizar un análisis, por pequeño que sea (como una encuesta online), para conocer qué idea de tu marca tiene tu público.

● Pensar varias opciones suele ser útil cuando no encontrás un concepto que termine de convencerte, y consultarle a dos o tres personas de confianza qué opinan.

● Si no hay alternativas posibles, pero el concepto no termina de convencerte, quizá no sea momento de hacer un cambio. Mejor esperá a que aparezca el correcto o contratá a un profesional. Repito: no querrás elegir uno y descartarlo luego, para elegir otro diferente… eso generaría confusión y sería totalmente contraproducente en la imagen e identidad de tu marca.

● Por último, define una estrategia que acompañe esta nueva idea que conforma tu concepto. Si puedes, rediseña la estética y la estrategia en función del mismo (tarjetas, redes sociales, papelería, cartelería).

Espero que encuentres aquello que define tu marca y adoptes un concepto que tu público encuentre diferencial. Entonces, podrás dotar a la empresa de personalidad, distinción y calidad respecto de la competencia

Julieta Skliarevsky
MKT & Communications Manager en Facturante, y especialista en Imagen de Marca Corporativa, es también consultora en comunicación y redactora freelance. Licenciada en Relaciones Públicas y productora de moda, a Julieta le apasiona la Comunicación Estratégica y el Marketing de contenidos. Entusiasta de la lectura, la moda y la comunicación, es una emprendedora nata y amante de los desafíos.