Inicio Artículos La conciencia por el planeta es el último grito de la moda

La conciencia por el planeta es el último grito de la moda

Moda conciencia

Cada vez son más las compañías que apuestan por complacer al consumidor responsable, el cual está en contra de la testa en animales, el uso de fibras textiles contaminantes, así como pieles de animal para la creación de prendas, apostando por empresas que son amigables con el medio ambiente y la ecología. El sector de la moda no es la excepción. A pesar de que en el mundo fashionista se siguen produciendo bolsas como el modelo Birkin de la casa de moda francesa Hérmes, elaborada con piel de cocodrilo los cuales son electrocutados y despellejados vivos para la creación del bolso, hay marcas que apuestan por algo diferente.  

Durante el mes de octubre ciudades como París, Milán, Londres y Nueva York llevaron a cabo el denominado Vegan Fashion Show en donde firmas alternativas que priorizan el respeto animal tienen la oportunidad de dar a conocer sus prendas bajo el lema “El futuro es el compromiso”. Su objetivo: terminar con la explotación animal, así como visibilizar ante el target interesado en las tendencias del mundo de la moda opciones libres de cualquier producto de origen animal.

La creadora del show la diseñadora de moda francesa y defensora de los derechos de los animales Emmanuelle Rienda apostó desde el 2016 por la moda Cruelty Free con la cual pretende iniciar debates y conversaciones en la industria, educando sobre el respeto a la vida humana, al medio ambiente y los derechos de los animales. Buscando transformar el espectáculo en más que una vidriera de tendencias sobre el mundo de la moda. 

Las marcas de lujo siguen la tendencia

Casas de moda de lujo han apostad por ser parte de Fur Free Alliance (FFA), lo cual significa que la empresa se compromete a no usar en sus productos piel de animal o derivados del animal. La marca más reciente fue la casa de moda italiana Prada, la cual se comprometió a dejar de utilizar pieles de animales en sus diseños y nuevos productos para el año 2020. La justificación de la diseñadora Miuccica Prada al unirse a la tendencia fue: “usar materiales innovadores que permitan a la compañía explorar nuevos límites en el diseño creativo y satisfacer la demanda de productos éticos”. 

Otras grandes casas de moda pertenecientes a este movimiento son: Vivienne Westwood, Tommy Hilfiger, Calvin Klein, Ralph Lauren, Hugo Boss, Stella McCartney, Armani, Gucci, Michael Kors, Chanel entre otras. 

El precio real de la moda

A pesar de que el movimiento Fur Free y la demanda de los consumidores responsables logran que grandes compañías se comprometan con un futuro libre de crueldad animal, el fast fashion de compañías como grupo  Inditex dueño de marcas como Zara, continua siendo una de las industrias que más dinero factura en el mundo y por consecuencia un mayor cantidad de residuos y contaminantes. Al ser prendas 95% en promedio más baratas que las marcas de lujo la demanda y oferta en el mercado es mayor. Al contrario de Calvin Klein ellos no están interesados en los consumidores responsables.

Así mismo como se mencionó al principio el precio que pagan los animales para que los consumidores utilicen un bolso les cuesta una muerte llena de tortura, el modelo de Hérmes Birkin Himalaya llega a tener un precio de  379,261 dólares. La procedencia de las pieles para la creación de productos para Dior, Dolce & Gabbana, Yves Saint Lauret, Fendi, etc. Al no ser provenientes de la casa furtiva si no de granjas de animales no implica un crimen las prácticas para obtener la piel.

 Así mismo la irrupción del pelo sintético se ha convertido en la solución más rápida ante la demanda de terminar con el maltrato animal que el target le demanda a las empresas. No obstante, las propias firmas parecen no tienen en cuenta el impacto negativo que supone la fabricación de estos materiales sustitutivos. Existe un gran número de estudios e informes que aseguran que el planeta tierra no está preparado para absorber los residuos de la fabricación de pelo sintético. 

Ser políticamente correctos hoy en día para las marcas, implica estar del lado de la naturaleza, logrando que lo que comenzó como una estrategia comprometida con el entorno se convierta en una nueva moda. La tecnología invierte recursos de investigación para generar materia prima cada vez más limpia que iguala la sensación y apariencia de las pieles de animales en materiales sintéticos, sin embargo no es tan sencillo como parece.

Esto ha llevado a marcas como Stella McCartney a centrar esfuerzos en la investigación de nuevas fibras y composiciones que permitan crear piel sintética sostenible. Cada año un mayor número de marcas se unen a tendencias como el Fur Free, será hasta la semana del Fashion Week de Otoño – invierno 2020 donde conoceremos cuáles nuevas marcas obtienen una mención de parte de PETA.

Tania Rodríguez Becerril
Estudiante de Comunicación organizacional en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, UNAM. Interesada en el marketing y publicidad. Amante de ver películas y series acompañada de una taza de café.