Corridos tumbados comunican el sueño de la narcocultura

Los corridos aparecen en México entre 1910 y 1920, eran una forma de comunicar, denunciar y compartir noticias. En la actualidad el corrido evoluciona dentro de la música regional mexicana y en algunas comunidades del país se usa para inmortalizar hazañas y enviar mensajes de grupos dedicados al tráfico de drogas.

En estados como Sinaloa, Sonora, Guadalajara y Michoacán, algunos jóvenes sueñan con escuchar sus nombres en un corrido por la fama y el prestigio qué representa.

En el primer lugar de Spotify Charts (plataforma de estadísticas de Spotify) está Peso Pluma con “Ella baila sola” que se ha escuchado más de 200 millones de veces. Hay que dejar claro que esta canción no es un narcocorrido, pero “El Peso Pluma” también es popular por interpretar canciones dedicadas a narcos y corridos tumbados.

Algunos músicos dicen que la diferencia entre el corrido y el corrido tumbado es la guitarra qué tiene un feeling punk, sonido criticado por los que interpretan corridos tradicionales.

Son corridos de encargo, es a lo que nosotros nos dedicamos a escribir corrdos, a entregar nuestro trabajo. En este género es normal, si no, no tendríamos contenido, no serían corridos, en este género hay gente que nos llama y nos pregunta ‘cuánto me cobras por este corrido’. Y pues es tanto y tú entregas el corrido… Es un trabajo“. Eso contestó PP en una entrevista de un medio dedicado a la música grupera, cuando le preguntaron por qué cantar canciones dedicadas a JGL (Joaquín Guzmán Loera).

Respecto al Chapo Guzmán, el tres de mayo se transmitió en el noticiario de Azucena Uresti, una carta escrita por sus hijos; entre otras cosas, explican que los incontables corridos o canciones que se componen contienen información falsa y sin autorización de la familia Guzmán, dicen que los músicos sólo usan su nombre para hacerse famosos.

El Desafío en la Ejecución del Piso de Ventas | Ernesto Luebbert & Hans Hatch

El sueño de los jóvenes

Manuel Aceves es un periodista de Sinaloa, convive con estudiantes de su comunidad, les da pláticas sobre el narcotráfico.

En la narcocultura hay modelos a seguir, están los personajes de los propios narcocorridos, como muchos chavos muchos jóvenes quisieran ser. No tienen una identidad o tienen problemas familiares, o que de alguna forma quieren demostrar que son alguien en la vida, y son los narcotraficantes quienes ocupan ese modelo a seguir” Así explica el periodista cómo influye la narcocultura en algunos jóvenes.

Los narcos son los que tienen a las morritas a las mujeres, salen en los corridos, que tienen la vida resuelta de esa forma se vuelven modelos a seguir… Hay chavos que anhelan, sueñan con que alguien llegue y les ofrezca un trabajo ilícito, incluso que por bajos sueldos están dispuestos a cometer acciones ilícitas“.

Manuel que trabaja para el noticiario Línea Directa explica que el narcotráfico sí tiene interés en estar presentes en los medios de comunicación “porque tienen un capital social” que cuidan y han creado su propio marketing para enviar mensajes a la sociedad.

Da como ejemplo el caso de Sinaloa. Posterior al “Culiacanazo” el narco comienza a publicar videos virales donde explican que los ataques son contra el Gobierno y la población civil no es el objetivo, el mensaje fue muy claro en todo momento a pesar de que quemaron autos y causaron destrozos a prioridad de la comunidad.

Finalmente comenta sobre el más reciente producto de la narcocultura, el “Beliquín” es una bolsa táctica tipo cangurera con forma de tigre y patrones de camuflaje militar que se ha vuelto popular entre los jóvenes en busca de identificarse con el estilo narco.

El ambiente que se vive en México, con retenes, combates entre cárteles opuestos y extorsión a negocios hace preguntarnos ¿qué tanto puede influir la cultura para incentivar la violencia?

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

ARTÍCULOS RELACIONADOS