Inicio Destacada EL BUEN FIN 2016 … aún no empieza y ya estoy haciendo...

EL BUEN FIN 2016 … aún no empieza y ya estoy haciendo corajes

promociones en el buen fin

¿Por qué en México nos empeñamos en copiar formatos estadounidenses… y copiarlos mal?; por ejemplo ¿que tal las traducciones de las películas al castellano?

El Buen Fin surge como una iniciativa del Gobierno Federal en conjunto con la Iniciativa Privada en el año 2011. Fue presentado con bombo y platillo en un evento en la Residencia Oficial de los Pinos. El Gobierno Federal implementó adelantos en un porcentaje de los aguinaldos de sus colaboradores y sugirió a la I.P. hacer lo mismo con la finalidad de “animar” a la sociedad a realizar sus compras navideñas y de bienes de consumo en esas fechas.

En el papel y el discurso sonaba como gran idea para apoyar al comercio y beneficiar a las familias mexicanas… ¡por fin íbamos a tener nuestro Black Friday! Y sí, dije íbamos porque tan pronto se llevó a cabo la primera edición, nos dimos cuenta (lo más triste es que no sé si todos) de que era un simple ardid para beneficiar a “ve tú a saber quién” pero no a los consumidores. No sé si todos nos dimos cuenta porque las estadísticas indican que cada año, desde 2011 hasta 2014, las ventas por el buen fin incrementaron en promedio 15% (y estamos hablando en cifras de miles de millones)

La estrategia que debía beneficiar a ambas partes se quedó en campaña publicitaria, una muy exitosa por ciertohasta el momento… ¿se dieron cuenta que en párrafo anterior abarqué solamente el periodo comprendido entre el primer Buen Fin y el de 2014? Pues la razón es la siguiente, según cifras de Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía, el año pasado las ventas por el Buen Fin Sumaron 80,000 millones de pesos; y aunque declaró un incremento del 10% vs el año anterior, medios como Forbes publicaron en 2014 que cifra de ventas excedía los $190,000 millones. Algo no me cuadra.

¡Al consumidor no le gusta que le quieran tomar el pelo!

Creo que lo digo cada semana: ¡al consumidor no le gusta que le quieran tomar el pelo! Para mí, la incongruencia entre cifras obedece no a un error de cálculo sino al reflejo de ese “abrir los ojos” de la gente. Y no dudo que, en efecto haya existido un decremento del 50% de ventas en el Buen Fin 2015. Porque… vamos, un descuento del 10% no hace gran diferencia en el impulso de compra del común de la gente. He sabido de muchos casos en los que el consumidor acabó comprando una promoción del Buen Fin de… digamos el 40% de descuento y acabó pagando 15% más del costo promedio en el mercado del bien adquirido.

Ahora, meses sin intereses ¿en serio? Una vez un taxista me dijo que estaba a favor de ellos porque era la oportunidad que tenía mucha gente de comprar artículos para los que no tenía el poder adquisitivo. Ese, justo ese es mi punto. De verdad favorecen a quienes no cuentan para pagar al “chaz chaz” pero tienen forma de pagarlo en “abonos chiquitos”. Aunque, siendo realistas, nuestra educación financiera en México es tan mala, que mucha gente se “ahorca” comprando a meses sin tener una noción de lo que ello significa para sus finanzas personales.

Quiero pedir un favor encarecidamente a quienes estamos en la industria del marketing y la publicidad. Guiemos a las marcas. Aprovechemos un escaparate tan grande como el Buen Fin para pensar “outside the box”. Crear estrategias que beneficien a los consumidores por supuesto sin perjudicarnos, es una magnífica oportunidad de crear lealtades a largo plazo. No lo veamos sólo como la oportunidad de vender más que en el resto del año.

¿Están de acuerdo? Platiquemos @FerFamanía

Fernando Famanía
Co-CEO de ifahto, con más de 20 años en la industria del marketing promocional y event marketing. Partner en NewCo CDMX y Fundador de Slang Storm. (FIP), en donde ifahto ha sido la agencia con más premios en toda la historia del Festival.