1. Home
  2. »
  3. Columnistas
  4. »
  5. El gozo y el dolor de la temporada Navideña

El gozo y el dolor de la temporada Navideña

Navidad en Noviembre

Desde hace algunas semanas, estamos ya en lo que se considera la “temporada Navideña”. No significa necesariamente que la navidad ya sea mañana, sino que al comercio en general, le urge que pienses que ya llegó y de alguna forma no te sientas preparado para recibirla adecuadamente. Y para la gran mayoría de los comerciantes, recibir “adecuadamente a la Navidad” significa que la debes recibir con sus productos y servicios.

Si no has comprado lo que ellos durante meses han minuciosamente – en la mayoría de los casos- preparado para incitarte a comprar lo que cada uno vende, no estás listo. Las campañas de todo tipo y por todos los medios de difusión, han estado al aire y presiento que en los próximos días serán más intensos. Las “ofertas” que pocos pueden o desean verificar estarán ahí, con grandes descuentos que harán que tu cartera o tarjeta vibre a cada minuto deseando ser utilizada para adquirir ese producto “ideal para toda la familia”, lo que estabas esperando, el que hará la felicidad de tus hijos durante todo el año, el que te dará la potencia necesaria para que tu pareja te ame durante los próximos 365 días y el único que puede hacer que tu mascota sea una mascota feliz y la envidia de todos los perros del vecindario.

Y lo increíble, es que la mayoría de nosotros vamos a caer en alguna de estas promociones, pensando que con eso solucionaremos situaciones personales, intranquilidades generadas por el alejamiento de nuestros seres queridos, debido a todo tipo de situaciones, reales o creadas, que nos han mantenido separados durante meses, quizá años.

¿Apoco no has pensado muchas veces que un “buen regalo” va a lograr que todo lo que hiciste, o no hiciste durante el pasado año, sea olvidado y así poder comenzar como nueva una relación que, poco a poco, se va deteriorando?

Estoy seguro que sí. Todos lo hemos hecho. Así es que comenzamos desde ya, a buscar cual será nuestro regalo redentor de este año, el que va a limpiar todos nuestras metidas de pata del pasado y va a preparar el camino para que el próximo año sea mejor.

Las razones para regalar pueden ser muchas. Válidas y variadas, justificadas o no. Quizá la más válida es la de regalar porque quiero, porque quiero a quien lo va a recibir y “porque sí”. Simplemente regalar porque me sale del corazón.

Porque hace mucho que no le doy algo, porque ella me ha regalado durante el año, porque le quiero impresionar, porque me cae bien, porque vamos a estar en una reunión y quiero que todos vean el regalazo que le daré, porque no quiero reunirme con él y prefiero  enviarle algo para salir del paso, porque es la costumbre, y muchas razones más.

¿Quieres dar un BUEN regalo?

Tengo algunas sugerencias por si este año, deseas realmente regalar algo que puede impactar en la vida de esa persona que lo va a recibir. Claro que lleva más trabajo personal, pero también las satisfacciones que te puede generar serán mucho mayores y su impacto en la vida de esa persona que lo recibirá y en la tuya misma, serán inolvidables por su impacto.

¡Comienza ya!

Esto no puede esperar. ¿Quién es esa persona a quien quieres hacerle un excelente regalo que la impacte en verdad? ¿Hace cuanto que no hablas con ella/ el? ¿Cuántas veces has tratado de investigar qué es lo que en realidad necesita en este momento?

Es increíble que en muchas ocasiones, hablamos con alguien a diario y no sabemos lo que en realidad está pasando en su vida. Sus necesidades personales, las situaciones que está viviendo económicamente, con sus parientes, con sus amigos, con su trabajo. Y es que hablamos de lo divertido del día y de las situaciones que vivimos, buenas y malas, pero evitamos el hacer preguntas que nos lleven más allá del conocimiento superficial de los acontecimientos del día. Lo consideramos hasta cierto punto peligroso, pues nos puede llevar a campos que no dominamos y en los que en realidad, no queremos internarnos.

Así que hay que dar el primer paso. Hablar. 

Puede ser por teléfono, videoconferencia, una comida, un café, pero con la firme intención de investigar qué es lo que esta persona que es importante para nosotros, está pasando en este momento. ¿Qué es lo que está necesitando hoy?

Te vas a sorprender. Vas a descubrir que estamos rodeados de personas a quienes creemos conocer muy bien, con necesidades ocultas, que no se atreven a expresar. Sobre todo en estas épocas post-todo, en las que pensamos que hemos aprendido a estar solos, que no necesitamos mucho a los demás, la gente se está dando cuenta de que le hace falta algo vital: el contacto humano. No por e-mail, ni por WhatsApp ni por video conferencia. Contacto real.

Y este tipo de necesidades, salen a la luz cuando tenemos conversaciones con el corazón. ¿Cuándo fue la última vez que recibiste un abrazo, un beso? ¿Cuándo fue la última vez que alguien te preguntó cómo te sientes esperando una respuesta en verdad y no el típico: bien, gracias?

Así que este, es tu primer paso. Habla con esa persona a quien quieres darle un regalo excepcional, e investiga su necesidad personal y real.

temporada Navideña

Y ahora…¿Qué vas a hacer?

Quiero suponer que hiciste un trabajo impresionante y lograste descubrir qué es lo que necesita esa persona como el mejor regalo de Navidad. Ahora viene lo bueno, definir qué es lo que vas a hacer para crear ese regalo.

Guía para Emprendedores: estrategias Ganadoras | Leticia Torres & Samuel Montenegro & Hans Hatch

Porque este tipo de regalos, no los vas a encontrar en una tienda, envueltos y listos para entregarlos. Estos son BUENOS REGALOS.

¿Qué necesita esta persona especial?

Las respuesta que va a encontrar son muy variadas:

  • Compañía.
  • Apoyo emocional.
  • Ver a alguien especial, puede ser un hijo, hija, ex, amiga de toda la vida. 
  • Apoyo económico.
  • Orientación para continuar su vida profesional. Quizá revisar su CV en línea y adecuarlo.
  • Compañía.
  • Diversión. Ya sea salir al cine, teatro, a caminar o comer.
  • Compañía.
  • Ayuda para reorganizar su casa, acomodar documentos, etc.
  • Llevar a sus mascotas a bañar o al veterinario.
  • Un chocolate que no ha podido comprar.
  • En fin, cualquier cosa. 

IMPORTANTE: No juzgar!

Dependiendo de la necesidad que detectamos, podría parecer como una reacción normal simplemente decir: pero eso es tan fácil!

Y esa sencilla respuesta, puede equivaler a un: pero que tonta eres, es tan fácil y no lo has hecho!

Investiga y calla. Sigue lo bueno.

Ahora, ¡haz tu plan!

Este será tu regalo. ¿Cómo vas a regalar a esta persona la solución a eso que está buscando, quizá añorando?

Aquí debes demostrar tu creatividad y, más que nada tu interés, tu amor por ese alguien.

Planifícalo con emoción. Tiene que haber emoción en este proceso. 

Que tu regalo sea a largo plazo. Si alguien necesita compañía, no pienses que una visita antes de Navidad es la solución. Piensa que qué es lo que puedes hacer para asegurar que el o ella, puedan tener compañía durante los meses que vienen. Involucra a otras amistades, a su familia. Muchas veces nadie es consciente de que entre un grupo, hay alguien necesitado de calor humano, de compañía. 

Las necesidades pueden ser muy variadas, y las soluciones también lo serán. No te vayas por lo convencional. Claro que una invitación a tomar café o comer es mejor que nada, pero ve un poco más allá. ¿Qué tal que invitas a sus amigos cercanos a llevar a esa persona a una actividad que disfrute y luego todos a cenar? Puede parecer algo ridículamente bobo o sencillo, pero para algunas personas, puede ser un momento especial, simplemente sentirse integrados y ser ellas el motivo de dicha integración.

El regalo es extra

Claro que un regalito cuenta y siempre hace sentir bien a cualquiera. 

Pero un regalo basado en lo que necesitamos en este momento, puede incluso significar un cambio de vida que, muchos, pueden estar necesitando desesperadamente.

¡Muchas gracias por leerme! Como siempre, me encantará leer sus comentarios aquí abajo. Y si puedes, y lo deseas, pues comparte esta publicación.

Abrazos

JL

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

8 respuestas

  1. Ese tipo de regalos que involucren sentimientos, emociones, reencuentros y reconexiones, siempre son los mejores porque llenan el alma y los disfrutan tanto el que regala como el que recibe y lo más importante es que se queda para siempre.
    Un abrazo y un beso gigante 🤗❤️ amigo mío.
    Lindo artículo.!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS