El peor impacto social de la pandemia: los jóvenes

De acuerdo. Desde hace años tú, al igual que prácticamente toda la gente que conoces tiene su propia señal de internet en casa, en el trabajo y a donde quiera que vayan, a través de su celular, las 24 horas del día. Y normalmente tendemos a pensar que lo que es común en nuestro entorno es la realidad de todos, pero no necesariamente es así.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 60% de los mexicanos tiene acceso a internet, pero aún existe una enorme brecha de diferencia entre las zonas urbanas y las rurales, en cuanto al uso de la red y las plataformas digitales se refiere.

Y el hecho de que los más jóvenes pertenezcan a las generaciones de nativos digitales, no significa que todos sean aptos para el manejo de las tecnologías de información y comunicación, y sepan distinguir la información confiable de la falsa.

Rezagos en la educación por pandemia

La pandemia va a durar unos cuantos meses, decían. No fue así. Se ha prolongado casi año y medio y aún continúa… lo que ha entorpecido muchas de las actividades, siendo una de la más sensibles la labor del sector educativo, de enseñanza y de formación técnico-profesional, aun con los esfuerzos que se han llevado a cabo para la migración de las instituciones educativas a la modalidad remota, a través de diversas herramientas tecnológicas.

Por lo mismo, cuando haya terminado la crisis, los jóvenes de 15 a 24 años se enfrentarán a nuevos retos, debido a que su formación y desarrollo de habilidades se habrán visto afectados en todos los niveles por los efectos directos en los sectores social y económico.

Acceso a herramientas digitales y capacitación

Ante esta situación, la empresa mexicana Unosquare, líder en el desarrollo de software y digitalización, busca replantear las medidas y estrategias que permitan ampliar el acceso al internet y a las nuevas tecnologías de información y comunicación a los jóvenes que lo necesiten, dentro del marco del Día Mundial de las Habilidades de la Juventud, celebrado el 15 de julio.

Asimismo, se dieron a la tarea de identificar la manera más eficaz de capacitar a este sector para el detonar el desarrollo de sus habilidades tecnológicas, a fin de impulsar su proceso de digitalización para adaptarse a las necesidades actuales del mundo.

Según los datos arrojados por el Estudio Internacional de Alfabetización Informática e Informacional, tan sólo el 2% de los adolescentes es capaz de analizar, evaluar y verificar de manera adecuada la información que consulta en la red. Y es por ello, justamente, que es de suma importancia promover un diálogo entre la juventud, las instituciones educativas, las empresas, las organizaciones y los trabajadores, para formular políticas de desarrollo que no sólo permitan expandir la digitalización sino también dar pie a una completa transformación en este sentido. 

Para ello, la enseñanza y formación técnica y profesional tienen un papel predominante para fomentar el desarrollo de capacidades y habilidades que permitan a la gente joven afrontar retos en su vida laboral para lo cual, es fundamental tomar en cuenta no sólo la realidad actual, sino también los posibles escenarios que se puedan presentar en el futuro.

Los ninis, al alza

A raíz del confinamiento, el sector económico fue el que más se ha visto castigado en todo el mundo durante los dos últimos años por el creciente desempleo, en especial con los jóvenes, tanto en países desarrollados como en los que se encuentran en vías de desarrollo, y según el último informe “Tendencias mundiales del empleo juvenil 2020: la tecnología y el futuro de los empleos” se mostró que desde 2021 ha habido un alza en el número de jóvenes que no tienen empleo ni estudian. 

En relación a este tema, y de acuerdo a la proyección mundial para este año 2021, se estima una cifra aproximada de 273 millones de jóvenes clasificados como ninis (es la forma coloquial de llamar en México a las personas que ni estudian ni trabajan), lo cual representa un retroceso en la lucha por el objetivo internacional de reducir la tasa de jóvenes que no cuentan con un empleo y que tampoco reciben algún tipo de formación educativa.

Por todo lo que esto implica para el desarrollo y el futuro del país, Unosquare, como empresa orgullosamente mexicana, se siente comprometida a sumar esfuerzos para contribuir de la mejor manera posible a reducir el impacto de esta problemática, sin embargo, debería ser un asunto de incumbencia para todos los sectores.

Artículo anteriorEl que paga ¿manda?
Siguiente artículoMujeres que cambian el mundo
Editorial S.M
Equipo editorial de la Revista Soy.Marketing
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente