Empoderamiento femenino, el valor tras las marcas

No es nuevo que la mujer y sus intereses se conviertan en parte de los valores que ahora promueven muchas empresas. Al final, este género representa la mitad de la población en el mundo, y en México un poco más: 51.1 por ciento, de acuerdo con las cifras del Banco Mundial. 

La lucha feminista tuvo un resurgimiento importante en 2019, justo hace dos años, cuando las mujeres salieron a manifestarse en las calles contra la violencia, la desaparición forzada y la desigualdad en todos los ámbitos. El COVID-19 también puso freno a ese movimiento.

Pero a nivel empresarial y de marketing, ahora hay un reconocimiento de que, junto con la vida saludable, y el cuidado al medio ambiente, los temas de igualdad de género e inclusión, son parte de los valores que las personas reconocen en las marcas.

Una de las cualidades en el perfil del nuevo consumidor es la de premiar a las marcas socialmente responsables. La consultora Deloitte consideró, luego de aplicar una encuesta, que “los hábitos de consumo de los mexicanos en el sector de retail se están transformando”, e incluso están dispuestos a pagar más en apoyo a las marcas que muestran congruencia con los valores que predican.

En cuanto al tema de igualdad de género, no basta con realizar campañas publicitarias. Las empresas ahora saben que tienen que mostrar congruencia al interior de sus propias organizaciones. 

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, en México, menos de la mitad de las mujeres en edad de trabajar participan en el mercado laboral, y de las que sí trabajan, casi el 60 por ciento tiene empleos informales, con baja protección social, alta inseguridad y baja remuneración.

Por ello, es que las empresas aún deben esforzarse en este ámbito, y los departamentos de marketing no deben de perderlo de vista.

Una de las iniciativas que arrancó hace cuatro años, impulsada por la empresa Kellogg fue Networking TogetHer, que tienen como objetivo el conectar con organizaciones para compartir prácticas que promuevan la inclusión y el desarrollo de las mujeres.

En México, esa iniciativa ya cuenta con la participación de 50 empresas, y el plan para este año es la expansión hacia Latinoamérica.

La firma de cereales de caja creó el movimiento Business Employee Resource Groups (BERG’s) para fomentar la cultura de la diversidad e inclusión, el primer grupo nacido de ese programa fue Women of Kellogg (WOK), que inició sus actividades hace más de 10 años en Estados Unidos, para luego expandirse a nivel global.

En México, WOK llegó en 2014, y ahora tiene más de 500 integrantes, tanto mujeres como hombres, que promueven el desarrollo y bien común de las mujeres, dentro y fuera de la organización.

La líder de WOK en Kellogg México y Latinoamérica, Luz Consuelo Garza, considera que no es un tema de creencias o preferencias, sino de la manera en qué se pueda contribuir para “aprender, crecer y compartir lo que sabemos, para que todos sigamos empoderándonos en un ambiente sano”.

De acuerdo con la marca, el objetivo principal de Networking TogetHER es empoderar e impulsar a las mujeres para que se desarrollen dentro de sus organizaciones hasta ocupar puestos ejecutivos. 

Los temas abordados por esta iniciativa van desde las mejores prácticas para el reclutamiento de personal, hasta casos de éxito personales, para que más mujeres reconozcan su potencial y se inspiren, además de transformar la cultura de las organizaciones hacia la inclusión natural de la mujer y llevar la participación de las mujeres a niveles más altos en todas las compañías. 

Kellogg ha intercambiado ideas con más de 50 empresas, a través de sesiones bimensuales y, el año pasado con la pandemia mantuvo la dinámica dentro de la compañía de manera virtual. 

La meta para este año es expandirse a naciones de América Latina de forma remota, generando talleres y asesorías que ayuden a las mujeres, en cualquier etapa de su vida, para crecer profesional y personalmente. 

La tarea es ardua. Pasar de los discursos a los hechos sigue costando. La pandemia sumó un nuevo ingrediente. Según el Estudio Mujer, Empresa y Derecho 2021 del Banco Mundial, el COVID-19 “ha afectado a las mujeres en el trabajo y en el hogar, principalmente en lo referente al cuidado de los niños, el acceso a la justicia, la salud y la seguridad”. 

Hay mucho trabajo por hacer y valores que impulsar, ¿no crees?, lo mejor es que al hacerlo, hay altas probabilidades de ganar participación en el mercado. Tú decides.

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario