Inicio Artículos Nadie quiere cometer errores en Instagram

Nadie quiere cometer errores en Instagram

errores en instagram 2018

Ni duda cabe, Instagram se ha convertido en la red social de moda. Con ello, se convierte también, en una herramienta de comunicación muy importante para anunciantes. Nada despreciables sus más de 800 millones de usuarios, arriba por mucho de Snapchat y Twitter. Si bien la firma fue lanzada al mercado en 2010, tras ser comprada por Facebook, su número de usuarios creció de forma cada vez más acelerada y nadie quiere cometer errores en Instagram.

Las tendencias nos lo indican, el consumidor está moviendo su preferencia a Instagram y las propiedades de esta red nos hacen voltear a ella para promocionar nuestras marcas. Y es obvio que nadie queremos cometer errores que puedan comprometer el compromiso y la reputación adquiridos por la marca.

En esta columna, les comparto los principales errores que hemos experimentado internamente o analizado de otros colegas en el uso de Instagram. Y lo más importante, las acciones que hemos tomado para no cometerlos más.

Errores en Instagram más comunes
Trabajar sin estrategia para definir objetivos

No sé cuántas veces he enfatizado este tema. Y casi siempre lo pongo como punto número uno. La realidad de las cosas, es que en todo esfuerzo de comunicación para una marca debe imperar la estrategia y la definición de objetivos. En Instagram es lo mismo, el no tener una estrategia basada en objetivos dará como resultado oportunidades y esfuerzos desperdiciados. Incluso, muchas veces y lo hemos experimentado, el cliente puede darse por vencido –nuestra labor es demostrarle lo contrario con resultados- y hasta especular que el marketing en Instagram o redes sociales simplemente no funciona.
Pero, el marketing en redes sociales funciona y muy bien. Ni duda cabe, Instagram es una poderosa plataforma de redes sociales.

No nos equivoquemos, el éxito de una campaña en Instagram inicia con una estrategia basada en objetivos. Pueden contar sus stories a través de videoclips y fotografías, pero no lo hagan a ciegas. Definan antes de producir materiales inclusive que es lo que se busca y desarrollen una estrategia en torno a su objetivo.

No planificar el contenido

Este es uno de los principales errores que se pueden cometer en Instagram. Y el sentido es totalmente diferente al punto anterior. Aquí también se trata de planeación y estrategia pero enfocada al contenido. Sin tenerla es imposible medir si su acción fue relevante o no.
Lo que hacemos nosotros en Hatch Agency, son plantillas mensuales para planificar y programar los contenidos. De esta forma, conseguimos definir objetivos, programar los posts y medir, el lunes de cada semana, si nos estamos comunicando de la manera correcta. La optimización de la cuenta no representa inflexibilidad, pues si se presenta un evento importante o un cambio por parte del cliente o la estrategia se hacen los cambios o se añaden a la plantilla mensual.
Si por alguna razón no se cuenta con el recurso para hacer esta labor es recomendable optar por una plataforma de automatización de Instagram.

Utilizar muchos hashtags genéricos

Los hashtag funcionan como un motor de búsqueda en Instagram. Sin embargo, el exceso de hashtags, principalmente aquellos con términos más genéricos, acaban restringiendo el alcance de la publicación en la búsqueda. Inclusive, con esta práctica, se corre el peligro que la marca pueda ser vista como una fuente de SPAM.

Es muy común que cometamos el error de pensar que entre más variedad de hashtags hagamos más alcance y variedad de segmentos alcanzaremos. Es cierto, los van a ver, pero no generarán ningún tipo de interacción más que disfrutar, seguir o comentar. Cuando esto ocurre, el número de impresiones aumenta, pero el compromiso es mínimo. Por ello, Instagram calificará su contenido como irrelevante.

Utilicen hashtags segmentados y específicos, pero más creativos, conceptuales, no genéricos. Un máximo de cinco por puesto. Si desean utilizar más hashtags, colóquenlos en el primer comentario de la publicación, donde también se puede acceder a los motores de búsqueda.

Hacer entradas, por desconocimiento, en horarios diferentes

La estrategia es bastante válida al inicio de los trabajos, cuando se quiere probar e identificar cuál es el mejor momento del día para alcanzar al público objetivo. Pero hecho este descubrimiento –que nos servirá como guía subsecuente-, la táctica pierde sentido. Se supone que cuando se hace la matriz mensual, debemos ya de saber cuál es el horario ideal para interactuar con nuestros seguidores.
Hablando de programación, según nuestra experiencia –no es norma-, lo ideal es que las empresas hagan, como máximo, dos publicaciones por día. Así, evitan que los usuarios se cansen de sus contenidos. Tampoco se trata de ausentarse por mucho tiempo y que los seguidores se olviden de nuestra presencia en la red social.
Recuerden establecer en la matriz de contenidos un patrón para que el feed esté organizado todo el tiempo.

Publicar imágenes de baja calidad

Instagram es una plataforma muy visual. En ella, los usuarios buscan a mostrar o expresar algo a través de videos, fotos y gifs. Eso, significa que la gente valora más la calidad de la imagen que el mensaje que quiere transmitir.

A veces, la baja calidad de las imágenes no se origina del material base que puede ser de muy buena resolución. Lo que pasa es que si no se adecua a la configuración que establece Instagram automáticamente su sistema ajustará la foto de forma arbitraria para ajustarla a sus estándares. Y con ello, vendrá la pérdida de calidad.

De base, eviten que Instagram formatee sus imágenes. Consideren que las fotos horizontales deberán de ser de 600×400 pixeles y las verticales de 600×749 pixeles.
Probablemente si se usa la red por razones sociales, el punto no importe mucho. Pero como estamos hablando con profesionales, lo más recomendable es involucrar al área de diseño para que haga el trabajo del encuadre para darle el tamaño ideal a las imágenes. De esta forma, no perderán su calidad y se adecuarán a los tamaños establecidos por Instagram.

Comprar seguidores fake y esperar buenos resultados

Comprar seguidores en Instagram y en cualquier red social o base de datos, es como si le pagaras a tus amigos –que ni siquiera les gusta el deporte- para que te acompañen al estadio de fútbol para echarle porras a tu equipo favorito. No tendrán interés, no conectarán y saldrán del estadio sin ser seguidores del equipo. Así son los seguidores fake que venden en muchos sitios. Si todos los errores citados hasta ahora son garrafales, tal vez, la compra de seguidores sea el peor de ellos.

La práctica de la adquisición de seguidores se han vuelto cada vez más común, sobre todo por el deseo de un sinnúmero de empresas de abultar el número de “seguidores”. Esta acción es contraindicada, pues la mayoría de las veces no desarrollarías una comunidad en Instagram, que es lo que importa al momento de vender tu marca o simplemente tener relevancia dentro de Instagram, ya que, a pesar de tener una cuenta muy seguida, no tendrás una cuenta muy popular.

Toma en cuenta también que Instagram monitorea de cerca estos casos y cuando detecta estas trampas lo interpreta como SPAM y ¡aguas porque la cuenta de tu cliente se queda bloqueada de Instagram por un largo rato! Luego, el algoritmo eliminará a los falsos seguidores, dejándote como al principio; sólo que habrás perdido dinero, pasarás un mal rato y generarás un problema inútil para el cliente.

Conclusión

Esperamos que este artículo les ayude a evitar los errores más comunes en esta red social. Instagram está aquí para quedarse esperemos mucho tiempo. Aprovechemos su poder para hacer crecer a nuestros seguidores, generar tráfico en el sitio web y, lo más importante, crear una comunidad que confíe en nuestras marcas. Recuerden, la adopción de buenas prácticas juega a favor de la estrategia.