Es un reto: ¡Vamos a hacernos de palabras!

Cuando en los setentas Marshall Mc Luhan profetizó: “El medio es el mensaje”, no se dimensionó la proporción que lograría de esta aseveración.

Y es que en la actualidad, los antiguos COPYWRITERS (a la sazón, expertos en el manejo de idioma ESPAÑOL) han tenido que redefinirse y transformarse en CONTENT MARKETING EXPERTS  (¡y dale conque sea en inglés!).

Las razones aritméticas son claras y válidas. Por ejemplo, Kim Kardashian registra 190 millones de seguidores en su Instagram… mucho más que el mejor rating de casi cualquier canal de televisión o de radio independiente, del país que se te ocurra.

Internet ha diversificado y, a la vez, segmentado el tipo de programas que las audiencias demandan; y cada plataforma requiere características precisas de contenido, profundidad analítica, estilo y extensión del mensaje.

En contraste a la creencia de que cualquiera puede crear contenidos para un medio (y con esto me refiero a la práctica de hacer responsable del manejo de una marca a un joven, generalmente inexperto… y siempre mal pagado) un mensaje mal estructurado, y hasta una palabra mal dicha, puede significar una catástrofe para una cuenta publicitaria, propagandística o personal de alto perfil.

Escribir requiere cultura, oficio, conocimiento técnico (redaccional y mercadológico) y creatividad enfocada, condiciones que son difíciles de mezclar en un mismo continente.

Si analizamos con ojo crítico las campañas publicitarias que nos rodean podemos notar fácilmente la falta de oficio de sus escritores para desarrollar contenidos mercadotécnicos, con las particularidades que cada medio exige.

Hace cuatro décadas, en la industria publicitaria se criticaba puntualmente a quienes generaban un copy de audio para Televisión… y lo replicaban directamente en la ejecución de Radio. 

Hoy, sigue siendo común encontrar textos con ideas inconclusas en Twitter, porque 280 caracteres no son suficientes; o publicaciones de Facebook a las que les editan párrafos completos (eso en el mejor de los casos) y que se trasladan directamente a Linkedin, mutilando el espíritu del contenido y desdeñando olímpicamente las exigencias de cada red social.

En esta era, decididamente orientada a la aplicación de tecnología en el manejo de medios publicitarios, ha quedado comprobado que el contenido sigue siendo el diferencial de una comunicación mercadológica exitosa; específicamente, de una campaña creativa, atractiva, efectiva… y vendedora.

Por ello -y no es poca cosa- enfrentamos al reto de hacer mayor énfasis en la preparación cultural y capacitación técnica de los futuros comunicadores, a fin de que estén aptos para crear y producir contenidos adecuados a cada medio (red, plataforma… y hasta app).

El uso preciso de los lenguajes (escrito y oral, etc.) y del manejo creativo del idioma sigue siendo la herramienta más efectiva para impulsar ideas poderosas.

Lo que están pensando es cierto: una imagen vale más que mil palabras… pero se necesitan palabras –precisas- para describirla.

Fco. Javier García Chávez
Nacido en La Piedad, Mich. Titulado en Ciencias de la Comunicación (UIA) y Administración en Mercadotecnia (IMP). Responsable creativo en diversas agencias desde 1981. Fundador del Círculo Creativo. Cuenta con 35 premios y ha sido juez en los principales concursos publicitarios. 40 años de docente, actualmente imparte cátedra en la UIC. Especialista en Content Marketing y Construcción de Marcas. Colabora como Socio Director de Desarrollo de Proyectos en BAG.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días lunes de cada cuatro semanas.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos relacionados

Lo más reciente