Inicio Artículos El éxito no tiene nada que ver con la suerte

El éxito no tiene nada que ver con la suerte

Todos conocemos por lo menos a una persona que ha llegado lejos. Y con frecuencia nos hemos preguntado qué es lo que hizo para llegar hasta donde está.

Las personas exitosas y los líderes no nacieron ahí. Y no se trata de un asunto de suerte, como muchos pudieran pensar… (por lo menos los envidiosos). Casi siempre se trata de personas que han desarrollado habilidades y adquirido hábitos que les han permitido abrirse caminos hacia la cima… que, además, no tienen costo.

Aquí te comparto algunos aspectos clave, y nada difíciles ni complicados.

  1. 1. Cuando se les pide algo que no está en su campo de acción o en la descripción de su puesto, pero que saben que pueden hacer, no dicen que no. Simplemente lo incorporan al abanico de su oferta. Si se lo pidieron, es porque hay una necesidad latente
  2. 2. Siempre llegan antes de cualquier cita. Para ese tipo de personas, llegar justo a tiempo significa ya estar tarde. La puntualidad les representa respeto a su propia persona y a los demás.
  3. 3. Como saben que no todas las personas son puntuales, cuando tienen una cita llevan algo útil para aprovechar el tiempo. No se conforman con entretenerse con su celular. Una libreta o un libro es su aliado.
  4. 4. Viven el éxito no como una meta sino como una forma de vida. En su vida diaria proyectan un estilo positivo y propositivo, sin encontrar a cada paso excusas para no hacer las cosas.
  5. 5. Al descubrir un problema, lo plantean a los demás ofreciendo soluciones. No se detienen en detalles ni pierden la perspectiva total. La proactividad les permite avanzar y tener una visión más allá de la dificultad.
  6. 6. Piensan de forma positiva. Todos hemos pasado por una situación en la que en nuestra área hay alguien con quien no podemos trabajar. En lugar de querer cambiar a alguien, echarle tierra o desearle fracaso, se enfocan en compartir buenas energías con esa persona para que avance y deje de formar parte de su equipo.
  7. 7. Nadie es monedita de oro. Ni siquiera los buenos líderes o las personas que viven de forma exitosa lo son, y habrá lugares en los que encajen impecablemente y otros donde ni con calzador entran. Ellos saben que lo peor es victimizarse. Buscan opciones o buscan salidas. 
  8. 8. Si bien se trata de personas que saludan cordialmente y procuran aprenderse los nombres de los demás, no son agachones ni tratan de complacer a todos. Cuando hay que puntualizar o destacar algo, lo hacen de forma objetiva y determinada.
  9. 9. Por lo general, se trata de personas auténticas. No son de ésos que les encanta pretender ser alguien más.
  10. 10. Difícilmente improvisan. Cuando hay que ir a una junta, una entrevista o una actividad, llevan la tarea hecha: ya indagaron, o escribieron, o estudiaron el tema a tratar.
  11. 11. Trabajan con objetivos, con presupuestos definidos y reconocen los logros de otros. Están conscientes de que las ocurrencias no llevan a ninguna parte y que las personas necesitan motivadores para continuar aun cuando el camino no esté pavimentado.
  12. 12. Saben perfectamente que la zona de confort es el peor enemigo, porque ésta significa estancamiento. Pueden sentir miedo al cambio, pero no se amilanan. Saben que el éxito es de valientes. Y saben que no es que el atrevido no sienta miedo, sino que lo siente y lo vence.

¿Cuáles de estas habilidades o hábitos estás evadiendo? ¿te sería muy difícil adoptarlos? #EsPregunta

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; UPAEP y AsMedia; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.