1. Home
  2. »
  3. Columnistas
  4. »
  5. La guerra (virtual) que se aproxima

La guerra (virtual) que se aproxima

Tabla de Contenidos [minimizar/expandir]

¡Vota por mí!

A menos que tengas una granja de bots o te dediques al marketing político y cuentes con unas magníficas conexiones en el medio político, los que se aproximan son tiempos verdaderamente oscuros.

Una manos poniendo un voto en una urna durante la guerra de las elecciones .

Nueve meses en que —sea legal o no— partidos políticos, alianzas, coaliciones y candidatos van a comenzar con la monserga de “vota por mí”.

Millones de pesos invertidos en campañas en redes sociales —lejos han quedado los tiempos en que todo se invertía en televisión o radio— en las cuales veremos loas y panegíricos resaltando las cualidades de demócrata, líder, aeropuerto de la solidaridad, cuidador del pueblo bueno, refinador de la democracia, llama del progreso y tren a la esperanza de todos y cada uno de los candidatos.

Y el problema es que no solo será en la mentada carrera presidencial, la cual ya está en pleno apogeo ante la pazguatería del Instituto Nacional Electoral, sino que se nos vienen todos los puestos de elección popular: varios gobernadores, diputados y senadores así como una enorme cantidad de congresistas locales y presidentes municipales.

Recuerdo cuando recorrí los entresijos de cierta televisora de alcance nacional en vísperas de un proceso electoral. El departamento de ventas mantenía el mismo espíritu festivo de un grupo de niños en la noche de navidad. Sabían que en los días siguientes iba a llegar un santaclós de diversos colores a entregarles jugosos cheques con sus respectivas comisiones por vender tiempo aire a los partidos políticos.

¡Ya estaban visitando agencias de coches y reservando viajes ultramarinos!

Elecciones en tiempos electrónicos

Esos tiempos han cambiado, la televisión y la radio han perdido la relevancia, así como la posibilidad de comercializar esos espacios, y ahora todas las ganancias van a parar, a final de cuentas, a los bolsillos de los megabillonarios de Silicon Valley.

Y mientras nosotros nos disponemos a mirar las sonrisas chuecas de las candidatas hasta en la sopa, turbamultas de orcos equipados con cuentas de Twitter (o “X”), Instagram, Facebook, Tiktok y demás, ya se están agrupando para recibir órdenes de sus jefes y amos. La batalla entre bots se prevé bastante agresiva y bastará una opinión fuera de lugar o un meme demasiado comprometido para que estas hordas se lancen sobre uno en modo asesino para gritar las clásicas consignas que —en ambos lados— aburren de tanto que se han dicho.

Que flojera.

Potenciando ventas con estrategias de Marketing | Yolanda Moguel & Ernesto Lubbert & Hans Hatch

Guerras intestinas

Pero lo peor de todo es la guerra intestina que se está generando en ciertos partidos políticos. En este momento las huestes ebrardistas están cerrando filas ya que prácticamente todo el aparato morenista que ya se decantó por la mujer del bastón, Claudia Sheinbaum, los tiene sitiados y de “tibios” y “traidores” no los bajan.

Quién sabe cuánto tiempo dure el berrinche —real o simulado— de Marcelo, el caso es que las redes también se han transformado en un ring de lucha entre los que antes se llamaban hermanos y compañeros.

El adiós al mesías

Para continuar el sainete en que se ha transformado todo este proceso, parece ser que el final de sexenio ya les está pegando a algunos.

Tal como lo reporta Guillermo Sheridan en una columna que rezuma ironía, ese bastión independiente de ideas libres y soberanas, la revista “Sentido común”, ha lanzado una convocatoria para despedir al ciudadano Licenciado Andrés Manuel López Obrador, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, para que nosotros —el humilde pueblo bueno— le escribamos una carta en la que demos a conocer nuestros sentimientos hacia su graciosa majestad; un panegírico que contenga loas y alabanzas por aquel que hizo el sacrificio supremo de gobernarnos a pesar de que no pasamos de ser una bola de rijosos que no hacemos caso ni ponemos atención.

Por supuesto que estas cartas serán publicadas en las secciones electrónicas de dicha revista y en el futuro no muy lejano, serán transformada en un libro de texto que narrará a las desgraciadas generaciones futuras (desgraciadas por no haber tenido el privilegio de vivir bajo la tutela de nuestro adalid del pueblo bueno) la época dorada de este inicio de siglo. Una era en que todo estaba más oscuro, pero el sol salió para todos trayéndonos al elegido, al Neo del bienestar que derrotó a la malvada Matrix neoliberal de la mafia del poder y nos enseñó el amor fraterno, la solidaridá, la humildá y la buena voluntá.

¡Amén!

Por supuesto que pretendo componer un poema épico de dos mil versos endecasílabos.

…seguiremos informando.

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Una imagen de un estadio de fútbol iluminado por luces rojas por la noche.

Taylor Swift, la gran electora

Aunque parezca increíble, Taylor Swift podría transformarse en una de las personas más relevantes para este 2024 y el futuro próximo