Las ventajas de ser memera (meme mkt)

Actualmente, como parte de una generación joven, entre millennials y centennials, hemos escuchado infinidad de veces por parte de nuestros familiares, conocidos o en cualquier medio de comunicación, que somos generaciones tecnológicas y digitales. 

No hay mejor prueba de esto que poseer un smartphone, una de las tecnologías que forma parte de nuestro día a día, funcionando como instrumento de comunicación, para el trabajo y ocio, el cual, dentro de todas sus herramientas, nos brinda la posibilidad de interactuar con aplicaciones como TikTok, Facebook, WhatsApp e Instagram. 

El contenido producido y consumido en estas redes sociales depende mucho de cada persona, ya que no todas se encuentran exactamente con las mismas publicaciones, aunque algo que todas tienen en común inevitablemente es la presencia de memes, aliados importantes en nuestras conversaciones de chat, ¿apoco no?

Los memes son manifestaciones culturales totalmente vinculadas a los gustos e intereses de las personas, pues no todas disfrutan del mismo meme, aunque éste sea el más viral del momento. 

Sin embargo, en general cada quien se identifica con los memes que comparte, ya sea por el tono humorístico, sarcástico o irónico por el cual seguramente ganaron nuestros corazones. Todos tenemos nuestro propio acervo de memes a la mano para utilizarlo en el momento preciso. Si no, al menos tenemos una imagen, frase o vídeo de la red como favorito, ¿cuál es tu meme favorito?

La verdad es que comencé a tomarme en serio este tipo de contenido después de ser contratada como memera. Mi historia comenzó con la necesidad de adquirir experiencia profesional, ya que estoy a punto de egresar de mi licenciatura en publicidad. 

En consecuencia, terminé trabajando para una pequeña agencia de publicidad de mi ciudad de origen, donde buscaban específicamente a alguien que tuviera conocimiento del contexto cultural de la ciudad, dominio de diseño y, obviamente, conocimiento en memes y sus tendencias. 

Así, me di cuenta que ese trabajo era perfecto para mí y decidí solicitar una entrevista que culminó con mi contratación.

Mi papel en esta agencia es hacer memes, especialmente para algún producto o servicio que así lo requiera. Es muy importante no abusar de este tipo de contenidos y aclarar que hacer memes es tan solo una parte de la estrategia de comunicación de algunas marcas, las empresas no basan su comunicación absolutamente en memes. 

En resumen, mi trabajo comienza desde la conceptualización hasta el diseño del meme y, por último, realizo algunas actividades propias de un community manager para determinar el momento preciso de publicación.

Al principio me pareció sorprendente conocer este trabajo que en mi opinión es cero convencional. Incluso llegué a desconfiar un poco de la efectividad de esta estrategia de comunicación. 

Sin embargo, la realidad es que sí, los memes sí pueden estar vinculados con la publicidad. De hecho, existe un concepto llamado meme marketing y es básicamente a lo que me dedico: una manera moderna y creativa de hacer crecer una marca, mejorando su presencia en internet. Esta estrategia posee virtudes que dependen del momento ideal para lanzar la publicación de acuerdo a las tendencias en línea. 

De esta forma, el humor se convierte en algo atractivo para las personas, pues crea un ambiente de confianza entre los consumidores y las marcas, obteniendo poco a poco la lealtad del público y, en consecuencia, un mayor impacto en la difusión del meme.

En mi experiencia como centennial, estudiante y casi egresada de la licenciatura en publicidad, trabajar como memera en una agencia de publicidad pequeña es algo muy divertido, a pesar de cualquier circunstancia en la que me encuentre. Hay veces que no tengo días buenos pero el hecho de hacer estos memes los alegra bastante. 

Otros factores externos que a veces me pausan pero jamás me detienen, son la falta de tiempo por las labores propias de la universidad o la poca remuneración por parte de la agencia. No obstante, mi satisfacción no radica ahí, pues existe la recompensa personal de la interacción en las publicaciones, la cual para mí se traduce en muchas personas que gustan de mis memes y a las que les puedo provocar una sonrisa o una carcajadita.

Por último, quiero mencionar que es interesante el nivel de autorreflexión que puedo alcanzar como community manager, pues al realizar la investigación acerca del contenido que más le agrada al público objetivo en el marco de las redes sociales reconozco el poder anónimo que tengo sobre las personas que interactúan con mi contenido. 

De manera contraria, así como yo causo impacto, la interacción de los consumidores con mis memes también impacta en mí, pues me deja pensando mucho sobre el comportamiento general de las personas y los vínculos emocionales que establecemos con las marcas. 

Con todo esto se ha hecho evidente lo que algunos expertos en el tema afirman: que los memes que compartimos representan nuestro contexto, cultura, historia y hasta nuestro estado de ánimo.

Por: Hazel Hiram Rojas Arellano – estudiante del 9° semestre en la Licenciatura en Diseño y Producción Publicitaria de UPAEP – Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla.

DEJAR COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos relacionados

Lo más reciente