1. Home
  2. »
  3. Columnistas
  4. »
  5. Misa en Cupertino

Misa en Cupertino

Tabla de Contenidos [minimizar/expandir]

El pasado miércoles fue día de misa.

Desde Cupertino, en el norte de California, Tim Cook, heredero (bastante mediocre) de Steve Jobs y CEO del imperio Apple, se da cita con lo más selecto de los medios que cubren el tema de la tecnología (no cualquier bloggero despistado, como el que esto escribe) y se dan una encerrona para que, entre aullidos y aplausos de admiración, sea presentado el nuevo modelo que será la fuente de inspiración para millones y millones de personas.

Cupertino

Durante años esta ceremonia fue una especie de hito anual y, según se acercaba el mes de septiembre, comenzábamos a imaginarnos que era lo que vendría con la nueva presentación.

La primera de aquellas sorpresas, por supuesto, fue el iPhone original en 2007. Aquella vez Jobs grabó para la posteridad aquella frase de “one more thing…” como si fuera poca cosa, para presentar el equipo que ha revolucionado de manera brutal la forma en que nos comunicamos y en la que, de manera práctica, hacemos todo en la vida.

Aunque alguien quiera decir lo contrario, el iPhone y la larguísima lista de sucesores, nunca han sido tan solo “un teléfono”; fue la manera en que Jobs nos puso en la mano, a cada uno de nosotros, una poderosa computadora que, entre muchísimas funciones, tiene la de ser un teléfono.

He de decirlo, soy un usuario muy necio y muy aferrado a Android, pero el legado de Jobs, Apple y el iPhone es innegable.

Sorpresa desgastada

Ese factor sorpresivo tardó tiempo en borrarse; vimos la llegada de nuevas versiones del iPod y, por supuesto, la del iPad que también ha revolucionado de forma consistente un sector del mercado que parecía inexistente antes de la genialidad de Jobs. Apple nos malacostumbró a darnos, año con año, nuevos elementos para desear y salivar.

El gran problema es que luego de su muerte y el ascenso de Cook, ese factor “¡WOW!” de la marca se ha ido perdiendo, poco a poco, y hoy parece olvidado. Aunque nos quieran presumir otra cosa, el día de hoy las presentaciones en el enorme foro del campus de la marca ya tan solo se concentran en los factores aburridos: que procesador va a traer, de qué tamaño será la pantalla, que funciones nuevas tendrá, que ya se van a ajustar al mercado europeo…

Una especie de “más de lo mismo” que la verdad no genera mucho interés.

¿Qué es lo nuevo de Apple? Antes la mayoría de los usuarios (y de los chismosos como yo) no nos perdíamos la presentación que mirábamos de principio a fin, con la esperanza de conocer lo nuevo, lo último lo inimaginable.

La verdad es que, al día de hoy, fuera de los expertos en tecnología, la mayoría de los fanáticos y de los no tanto, mejor esperan a que algún Tiktoker resuma en pocos minutos lo nuevo mediante imágenes, especificaciones y precios.

Neuromarketing: Descifrando el Cerebro del Consumidor | Duncan C. & Daniel R. & Hans Hatch

El factor sorpresa ha desaparecido.

Cazar al ratón

Cambiando un poco de tema, pero sin dejar la manzana, me ha llamado mucho la atención la serie de chismes que han comenzado a circular en los medios especializados de cine y entretenimiento.

Ya lo he escrito aquí en otras ocasiones, la empresa Walt Disney está teniendo serios problemas ya que sus principales fuentes de ingresos están en verdaderas crisis. Mientras sus propias películas han resultado ser verdaderos fracasos, sus franquicias que deberían de ser las más valiosas de la historia de la humanidad, parecen hundirse en medio de malas decisiones en cuanto a contenidos —Marvel, Star Wars y Pixar—. Los parques de diversiones van a la baja debido a la situación post COVID que llevó a la empresa a realizar uno de los más grandes incrementos de precios de su historia.

El pasado verano no alcanzaron los números de visitantes que tenían como meta y atracciones como Star Wars: Galactic Starcruiser tuvieron que ser cerradas debido a la falta de público. Si a eso le sumamos el pleito legal en el que se encuentran enfrascados en contra de Ron DeSantis y el estado de Florida, pues podemos aseverar que nos son los mejores tiempos para la empresa.

Por causa de todas estas situaciones las acciones de la firma han tenido serias bajas, estamos hablando de casi un 10 por ciento en el último semestre y, por supuesto, esta situación no ha hecho muy felices a los accionistas.

Y es precisamente en ese tenor que va el chisme: Apple estaría dispuesta a adquirir Disney y así rescatarla de agujero económico en la que se encuentra sumida.

Es un tema que no parece muy alejado de la realidad. El propio Steve Jobs Formó parte del consejo de Disney hasta su muerte además de ser la persona con más acciones de la empresa (un siete por ciento). Por el otro lado Bob Iger, el CEO de Disney, también formó parte del consejo de Apple durante ocho años por lo que un acercamiento entre ambas firmas no parecería nada extraño.

Tampoco es necesario decir que Apple es una de las empresas más saludables del universo y que, con el capital que cuentan, no les costaría mucho trabajo de hacerse del gigante del entretenimiento para integrarlo a su imperio.

Así que, en una de esas, estamos a punto de ver —si las legislaciones así lo permiten— el nacimiento de una poderosísima empresa que involucraría muchísimos elementos de diferentes ambientes, pero a los que la mayoría de la gente le tiene mucho respeto y cariño.

TAGS:

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Una imagen de un estadio de fútbol iluminado por luces rojas por la noche.

Taylor Swift, la gran electora

Aunque parezca increíble, Taylor Swift podría transformarse en una de las personas más relevantes para este 2024 y el futuro próximo