“Pensar fuera de la caja” es una expresión que utilizamos para decir que debemos pensar más allá de la forma en la pensamos habitualmente, o sea pensar diferente, pero ¿Crees que es simple o fácil? Las personas no cambiamos de forma de pensar sólo porque alguien nos diga que lo hagamos, pues nuestro pensamiento está totalmente ligado a nuestra formación y experiencia personal. Entonces la única manera de hacerlo es “ampliar la caja” o “crear varias cajas”, y esto requiere primero que nada, estar conscientes,  querer hacerlo y hacerlo. Es un proceso contínuo y sólo crecerá la caja de pensamientos con nuevos momentos en nuestras vidas.

Hay varias maneras para crear nuevas cajas:

Una muy lógica es el conocimiento. Ampliar el conocimiento nos permite entender los sucesos de los que no teníamos información previa y en la mayoría de los casos requiere voluntad, darle tiempo y estar dispuestos a aprender. Otra manera de aprender naturalmente es viajar y absorber información de  las culturas y tradiciones de otros lugares. No hay mejor manera que vivirlos, preguntar y entender las costumbres que vienen con otros orígenes, nacionalidades, idiomas, cultura en general. Todo esto nos brinda una nueva visión.

Es muy normal que una idea o actitud que no conocemos nos cause extrañeza, molestia o incluso miedo y la única manera de dar un paso fuera de la caja es comprenderla, y estar abiertos a realizarla si está en nuestras posibilidades…

Por eso cuando te notes instalado en tu zona de confort piensa que para obtener resultados diferentes debes hacer cosas diferentes y puedes practicar un poco de la siguiente forma:
  • Evita en tu vocabulario la palabra NO ó PERO, esta es una manera de abrirte a las posibilidades de manera profunda.
  • Pregunta siempre que tengas duda de cualquier asunto ya sea laboral o personal. La comunicación lo es todo.
  • Mantente dispuesto(a) a responder las dudas que surjan de otros
  • Busca información por tu cuenta siempre y valídala con fuentes fidedignas.
  • Tómate un tiempo para observar y reflexionar
  • Acepta las ideas de otros, no quieras pensarlo todo tú. Dos cabezas siempre piensan mejor que una.
  • Cambia tus rutinas, decídete a empezar el día diferente, a ir por rutas diferentes, incluso a probar otros colores en tu armario.
  • Recuerda que la experiencia nos permite tener buen juicio pero a la vez nos limita a conocer otros enfoques. Mantente abierto.
  • Intenta una actividad nueva cada que puedas
  • Ponte en el lugar de los otros
  • Practica ejercicios de lluvias de ideas sin cuestionar, ni juzgar a otros.
  • Genera una zona segura para la comunicación. La creatividad, acuerdos y nuevas ideas requieren ser libres de prejuicios. No tengas miedo de ser original.
  • Disfruta de la expansión y creación de tus nuevas cajas de pensamiento, el cual te permitirá crecer e incluso innovar.

¿Qué opinas? ¡Hasta Luego!

Amelia Fuentes
Marketing Manager con más de 15 años de experiencia en diversas industrias: Consumo, Tecnología y Servicios principalmente, liderando proyectos 360 grados con visión del consumidor, shopper y/o retailer. Consultora y Profesora de marketing y negocios. Activa, amante de la música y de compartir ideas y reflexiones a través de la escritura. Considera que el buen "marketing" puede estar en todo.