Pido un aplauso para el error

Pido un aplauso para el error

Tanto en mis clases como en algunos talleres y pláticas que comparto con Community Managers actuales o en desarrollo trato de ayudarles a evitar los errores que actualmente se están cometiendo en las redes sociales. Son muchos. Infinitamente muchísimos.

Desde elementales errores de escritura hasta no entender su marca o su audiencia, a diario podemos ver infinidad de regadas y metidas de pata, algunas imperdonables (otras verdaderamente irrisorias.

Lo que sucede es que solamente hay unos cuantos CMs que realmente saben lo que están haciendo. Veo al gremio totalmente cundido de personas que medio le saben a la manejada de redes sociales, a las herramientas y a las estadísticas que están pervirtiendo el prestigio de esta actividad y, peligrosamente, están cavando la tumba de muchos de sus colegas.

El problema es que, con tal de conseguirse una chambita temporal, están dañando permanentemente nuestra labor.

Muchas empresas todavía no están convencidas de que deben de contratar a una persona dedicada a las redes sociales. Con resistencia y llenos de escepticismo ceden para abrir vacantes para cubrir el manejo de algo que no entienden o no creen.

Y llegan estos incipientes “especialistas” que se pasan de vivillos, a veces sin querer porque no saben lo que no saben, a venderles soluciones equívocas o que ni siquiera necesitan.

A la larga, el pobre incauto termina totalmente decepcionado, porque no entiende lo que compró y el contratado no le ha sabido explicar. El resultado es una de dos:
  1. El pobre que se siente engañado decide cerrar el área y no volver a incursionar en las redes.
  2. Llegan desesperados por referencia típica “el primo de un amigo” que sí le sabe y que tiene que ponerse a arreglar lo que le llega a las manos como papa caliente.

La buena noticia es que a los menos improvisados nos llegan las cosas en un estado deplorable y solamente con un par de medidas correctivas quedas como el héroe. Una vez que se empiezan a ver los avances y te has ganado la confianza, hasta te recomiendan con sus colegas que están pasando por las mismas que ellos.

Por eso, creo que voy a dejar de compartir los errores que observo, porque gracias a los que los cometen mi negocio está creciendo #bravo

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.