Los tiempos del peladito y en la boca

La semana pasada, la periodista mexicana Adela Micha fue TT en Twitter por un error que cometió alguien de su equipo digital, publicando en sus redes, de forma errónea, la imagen del maestro Francisco Toledo en lugar de la de Mauricio Toledo, el diputado mexicano que se refugió en Chile, el país de sus padres, por “persecución política” según argumenta.

Como ya sabemos que es costumbre, los usuarios de las redes sociales se fueron directo a la yugular, no al CM sino a ella.

Y -obvio- los memes emergieron de inmediato, de forma despiadada.

Esto es solamente el producto de un descuido. Pero es un descuido provocado por la flojera que se justifica con prisa / urgencia, y que se ha generalizado hasta límites inimaginables. En este caso en particular, el creador del post sí buscó… pero poquito y al aventón, haciendo quedar en ridículo y como ignorante a su jefa.

Hace tiempo, para buscar información tenías que buscar los documentos correctos o tener las referencias pertinentes. Las bibliotecas y hemerotecas, entre otras figuras, estaban llenas de gente haciendo investigaciones.

De pronto llegó internet con sus buscadores, donde Google domina a tal grado que googlear se convirtió en verbo, y se dio un cambio diametral: las investigaciones están en la punta de los dedos, con sólo teclear una palabra o una frase.

Si bien la labor de búsqueda de información se hizo práctica, con ello vino la comodidad y la pereza. La gente cambió el “voy a buscarlo hasta por debajo de las piedras” por “si no me aparece en la primera página de Google es que no existe”.

Y si hasta ahí ya pensábamos que habíamos llegado al colmo del ser comodino, parece ser que la pandemia exacerbó la desidia y la falta de curiosidad.

Resulta ser que las personas ya no quieren usar Google para localizar datos ni aclarar dudas. Para qué si puedo preguntar a ver quién sabe o poner a otros a que lo busquen por mí.

¿Te has fijado que en tus redes y grupos de chat cada vez hay más y más personas haciendo preguntas que con googlear se resuelven?

Un caso extremo se presentó el otro día con un alumno. Para el examen final, les pedí que me enviaran su trabajo no por drive sino en anexo. Cuatro de los cinco equipos lo mandaron adjunto, el quinto lo subió al drive. Al señalárselo al remitente, me dice “es que eso de ‘anexo’ ¿qué es, un formato como PDF o qué?”. Merecía ser reprobado… pero me armé de paciencia y sólo contesté “anexo es adjunto. Si no entendías, podrías haberlo googleado”.

Es de sorprender que la gente se queja de aburrimiento teniendo tantas herramientas a su alcance. Pero con esto estamos comprobando que ya no les interesa indagar y que la curiosidad por la información profunda se está extinguiendo.

La tecnología ha venido a facilitarnos la vida a tal grado que nos hemos hecho flojos, la ley del mínimo esfuerzo prevalece, y el cuidado se desvanece. La gente ha dejado de escribir bien y sustituye el vocabulario, que ya de por sí venía decreciendo, con gifs y emoticones.

La pregunta es ¿qué tan tonto quieres ser? Gracias a la digitalización global, somos más listos pero menos pensantes, lo cual ha llevado a que el ser humano ya haya perdido 7% de puntos de coeficiente mental, según recientes estudios.

Y el aprendizaje que la experiencia adelamicha nos deja es la que no me canso de repetir a mis estudiantes de publicidad: si escribes mal un texto, el público no va a pensar que el copywriter se equivocó, sino que la marca es ignorante e iletrada. #PutAttention

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; UPAEP y AsMedia; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.

Este autor escribe en Soy.Marketing los días martes de cada semana.

3 COMMENTS

Subscribe
Notify of
guest
3 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ramses

Volvemos al querido diario:
De verdad ya escribe algo que aporte no avientes solo paja
Saludos

Liliana Bretón

Te invito a que no me leas. Todos tus comentarios son invariablemente negativos. Seguro en otra parte encontrarás a alguien que sí te aporte.

Ruleiro Colon

A mí me pareció interesante y refleja una realidad.

Yo te sugeriría que por lo menos leas un buen libro de gramática. Te sería de mucha utilidad para tu siguiente comentario venenoso. Ah, y un buen sicólogo. Debes tener un trauma por ahí escondido que busca florecer.

Artículos relacionados

Lo más reciente