Inicio Artículos Desafíos que deben afrontar las PyMES en su camino a la transformación...

Desafíos que deben afrontar las PyMES en su camino a la transformación digital

transformación digital pymes 2018

En esta entrega me refiero directamente a las PyMES. Se asume que las grandes empresas ya están muy adelantadas en sus procesos digitales. De seguro, están totalmente estructuradas con herramientas digitales de última generación. Es un hecho que la propia palabra “transformación digital” ya indica que mucho trabajo por hacer para las empresas dispuestas a iniciar un programa de ese tipo. Y no es sencillo. Enfrentarán una reinvención de la organización a través de la utilización de la tecnología digital para mejorar la forma en que se desempeñan interna y externamente.
Como en todo proyecto ambicioso y lucrativo, enfrentarán, desde el inicio, desafíos en todas las etapas de esta evolución empresarial.

La Transformación Digital es una cultura empresarial que implica una constante #Innovación así como la integración de la tecnología en nuestro negocio. Click to Tweet
Estos son algunos de los principales obstáculos que impiden a las empresas implementar la transformación digital.
Visualizar el futuro digital del negocio

El futuro digital hacia el que vamos ofrece grandes oportunidades para las PyMES. Pero también representa, sin duda, un gran reto al cambio.
El primer paso de este trascendental cambio, es ver las posibilidades que se abrirán para el negocio tan pronto como esté preparado para aprovechar el entorno digital. ¿Tenemos la capacidad de producción? ¿Podemos surtir la demanda de pedidos? ¿Cómo usaremos la tecnología digital para competir y operar de manera diferente?
Resolviendo los cuestionamientos base, serás capaz de desarrollar un plan de acción, con cada paso del cambio hasta llegar al punto ideal. Por supuesto que esto no debe hacerse solo, sino con la ayuda de otras figuras de liderazgo en la empresa.

Falta de iniciativa para hacer los cambios

La falta de iniciativa es el primer problema que las empresas enfrentan para abordar la transformación digital. Evidentemente que el actuar con iniciativa conlleva un riesgo (el que no arriesga no gana) y por ello debemos medir hasta donde podemos llevar nuestra iniciativa.
No conozco estudios a profundidad, pero he encontrado datos que nos dicen que menos del 40 % de las industrias, en general, están total o en partes digitalizadas, a pesar del uso relativamente amplio de la tecnología.
Esto deja claro que se necesitan más que acciones aisladas para generar cambios reales en la empresa, y eso exige la iniciativa de sus directivos o dueños como son el caso de la mayoría de pymes.

Dificultades técnicas, profesionales y presupuestales

Bueno, de los tres conceptos creo el tercero lo pondría en primer lugar como el más común. En segundo plano está la de poder contratar –consecuencia de recursos- personal calificado para implantar programas profundos de transformación.
El desafío es resolver este problema para buscar los mejores profesionales e invertir en el entrenamiento constante de quien ya trabaja en la empresa. De lo contrario, será imposible ver avances, ya que las soluciones sin planificar no se pueden ejecutar con la eficacia necesaria.

Implementar una arquitectura corporativa

La arquitectura empresarial desempeña un papel central en la reducción de la complejidad asociada con el procesamiento digital.
La mayoría de las pymes no tienen un grupo dedicado en TI. Un grupo que normalmente supervisa toda la arquitectura de sistemas, incluyendo procesos de negocio e infraestructura de TI.
Suplir esa carencia es un desafío que necesariamente la empresa debe superar. Hay caminos para solucionarlo recurriendo a otros esquemas de contratación de gente profesional o buscando plataformas ya desarrolladas para garantizar la consistencia entre las unidades de negocio y las funciones ya implementadas.

Cambio cultural de la empresa

Los componentes de la cultura pueden clasificarse en dos grandes grupos. a) Los formales, que se encuentran dentro de los procedimientos, normas y políticas escritas y establecidas por la empresa; siendo los más importantes la misión y la visión de la empresa. b) Los componentes informales que existen pero no se encuentran documentados ni formalmente establecidos.
Por eso, hay que hacer un esfuerzo enorme para cambiar ciertos aspectos culturales de las compañías antes de desarrollar programas de transformación digital y ponerlos en práctica.
Este es uno de los desafíos más complejos de resolver, y quizás el que lleve más tiempo sobre todo, considerando que muchas pymes tienen una cultura eminentemente familiar y horizontal.

Retorno de la inversión (ROI) a mediano y largo plazo

La mayoría de las empresas al tomar decisiones basadas en el retorno de la inversión de las iniciativas presentadas, esperan resultados a corto plazo. En la cultura de la transformación digital es difícil cuantificar el retorno sobre la inversión, porque los beneficios no se percibe solo a corto plazo. En la reingeniería digital se trata de una adaptación para mantener a las empresas vigentes por mucho más tiempo, por lo que no debe ser un motivo para dejar de experimentar.

Conclusión

La transformación digital es un proceso complejo. Necesita operar a partir de la cima y extenderse por todas las decisiones estratégicas y los procesos de la empresa. Pero hay motivos de sobra para invertir en esto ahora. Las PyMES que generen transformaciones digitales podrán acceder a la mejoras de sus procesos. Expandir sus ventas a mercados globales. Y, sobre todo, a herramientas de comunicación al alcance de todos los presupuestos.

¡Entonces, los invito a poner manos a la obra!

Hans Hatch
CEO de Hatch agency, con 15 años de experiencia profesional, se ha convertido en uno de los influenciadores en temas de marketing digital más importantes en Latinoamérica. Es consultor de negocios, tecnologías digitales y redes sociales; asesora y trabaja en las áreas de comunicación integral para varias de las marcas más importantes de México y a nivel continente.