Uber-dades

Uber-dades

En la clase básica de marketing 1 nos enseñaron a que, antes de importar un concepto nuevo de producto a un mercado, hay que aprender lo esencial de ese mercado para tener éxito en la tropicalización.

Indudablemente, Uber incursiona en nuevos mercados y plazas conociendo su modelo de negocio perfectamente y con pocas posibilidades de fracaso. Y todos los que hemos hecho uso del servicio quedamos seducidos por su alto nivel y su amplio potencial.

Lo que ahora, después de un tiempo, me pregunto es ¿qué tanto conoce Uber el mercado mexicano como para hacer ajustes y/o modificaciones a su propuesta inicial?

De repente nos enteramos que hay una nueva opción llamada POOL, que el chofer no la puede determinar o limitar.

De entrada se me hace que, para el usuario mexicano, sería una especie de pesera de lujo y nada padre.

¡Cuidado Uber ahí te hablan!

La otra, que no sé si sea cierta o no. Circuló hace unos días por las redes que alguien que se vio un poco forzado a compartir resultó ser asaltado.

UberFB

Y luego, pues que la ruta a compartir no necesariamente es congruente en ciudades conflictivas como las de México. Estos esquemas están concebidos desde la tecnología y no desde lo práctico de la calle. Un viaje de 15 minutos puede terminar siendo de una hora, cuando lo que buscas en ese servicio es puntualidad.

De todas las acciones que Uber ha tomado para su crecimiento en México, creo que lo que más me ha llamado la atención, en forma negativa, es su llegada a Puebla. A pesar de ser la cuarta ciudad del país y estar a sólo 90 minutos de la ahora oficialmente Ciudad de México, es una ciudad con un costo de vida muy inferior a las otras ciudades donde ya está Uber establecido. Y el problema es que Uber llegó este año con precios de las otras ciudades, lo cual significa hasta un 300% del precio promedio de los taxis locales.

Amo a Uber -como amo a Airbnb- con esta nueva forma de hacer negocios entre particulares. Ojalá se pongan las pilas haciendo un poco de investigación. No quisiéramos ver que su negocio no prospera o que nos lo quiten por no haber hecho la tarea #DeKinder

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.