Ya merito

Ya merito

Pues continuando con el tema del gabacho, estoy verdaderamente impresionada con algunas de las sorpresas que están por llegarnos.

Recuerdo perfecto el día que me di cuenta que la forma de pagar en las cajas del súper había cambiado: le entrego la tarjeta de crédito al cajero de Target y en lugar de “plancharla” (claro, muchos de ustedes no tienen ni la más pálida idea de lo que eso significa, ni de que se hacía por medio de papel carbón) que me entrega el ticket de la caja registradora para firma.

También vi funcionar los cupones de descuento, que no llegaron a México, me parece que por nuestra personalidad menos confiada.

Ahora vas a las tiendas del gabacho y ya ni le entregas la tarjeta al cajero sino que tú la deslizas en la máquina y firmas con un lapicito con el que la caligrafía saca cero.

El uso de tarjetas en México se ve todavía un poco elitista o a veces nos da miedo el usarlas. El comercio electrónico no ha progresado mucho en nuestra tierra. Impera la desconfianza, mucha falta de conocimiento y el no entender los procesos de pago, ni siquiera los tipo PayPal. Preferimos seguir haciendo cola yendo al banco o al Oxxo si de plano nos ganan las ganas de comprar online.

Pero eso también está a punto de cambiar. Así como en el súper compras tarjetas pre-pago de Starbucks, Gandhi o iTunes, acabo de ver algo que me hizo lanzar la quijada hasta el suelo.

En tiendas de cadena como Walgreen’s o BestBuy hay quioscos con tarjetas de Visa, MasterCard y AmericanExpress a la que les haces recargas y puedes usarlas para regalo, para usar en cualquier punto de venta o para… ¡SÍ! Para que la gente se anime a hacer compras en línea.

Cada vez hay más opciones para vender en línea ¿qué tan listo estás como consumidor para sacudirte los miedos? ¿qué tan listo estás para ser empresario y ponerte a vender por internet? #PonteLasPilas #TeVanAGanar

 

Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.