10 lecciones de Shakira y una canción viral de despecho

Si vives en el mundo del marketing y la comunicación tienes que haber escuchado ya la nueva canción de Shakira, aunque no seas fan de la cantante colombiana, su más reciente entrega se ha convertido en todo un caso de estudio.

Y es que como casi diría mi también admirada Britney Spears: “Oops! She did it again”, ya que esta semana soltó un hitazo de los que está acostumbrada a dar en la industria musical. La nueva canción además se lanza otra vez a la yugular a su ex pareja el futbolista Gerard Piqué, pues hace claras referencias a la ruptura amorosa que parece sigue doliendo.

La ahora ya famosa BZRP Music Sessions #53 lanzada apenas este miércoles, rompió el récord al debut más grande de cualquier canción latina en YouTube, registrando 50 millones de vistas en tan solo 24 horas. Al momento de escribir estas líneas el video ya lleva 69 millones y además se encuentra en el número 1 de las canciones más escuchadas a nivel mundial en Spotify.

Aquí hago una pausa para que si aún no has escuchado la canción, lo hagas ahora para que veas las referencias que comentaremos más adelante:

Éxito publicitario

Desde el miércoles en la noche las redes sociales que frecuento estaban inundadas de comentarios a favor y en contra de la canción, así como memes y videos sobre este tema, también los medios de comunicación siguen y siguen hablando de ella. Está en todos lados.

Algo es un hecho: la canción es un éxito publicitario. Ya sea que nos guste el estilo de Shakira o la canción en sí, o que estemos de acuerdo o no con la manera en la que maneja su ruptura matrimonial, los números reflejan que ha llegado a una audiencia soñada en tiempo récord.

¿Qué podemos aprender sobre el lanzamiento de esta canción? Para quienes nos dedicamos al marketing y la comunicación, es una buena oportunidad para reforzar algunas mejores prácticas.

10 lecciones de la Sesión #53

  1. El amor y el desamor venden. Bueno, esto no es nada nuevo. Las canciones de la historia del mundo están dominadas por estos temas, aunque pareciera que en ocasiones el despecho conecta y crea campañas publicitarias con las que la gente empatiza, o al menos lo exponen más. ¿Será que nos gusta sufrir?
  2. Mantenerte actual. Shakira tiene una carrera musical de más de 30 años, seguir en el gusto del público requiere actualización y en varios momentos una reinvención que se adapte a los nuevos tiempos. La colaboración con Bizarrap (a quien apenas conocí a raíz de este caso) es una muestra de esta conexión con las nuevas generaciones.
  3. Contar la historia. A pesar de que la letra de la canción no es tan extensa, los versos son contundentes al contar momentos de la historia de separación de la pareja, quienes han seguido el caso lo identifican inmediatamente. Incluso he visto videos que explican la letra e interpretan las intenciones de Shakira. Mientras más detalles, más nos engancha.
  4. Uso de marcas. Muchos comentarios de la gente se fueron hacia destacar la aparición de las marcas Rolex, Casio, Ferrari y Twingo, así como la manera en la que fueron usadas en el contexto de la canción. Esto demuestra como el posicionamiento y la reputación de una marca están asociados con ciertas características que en este caso funcionaron como sinónimos para Shakira.
  5. Aprovechamiento de las menciones. Justamente hablando de las marcas mencionadas, la oportunidad que Shakira les dio de subirse al barco fue priceless. Ya sea que la referencia haya sido positiva o negativa, las marcas pudieron llevar la narrativa a su cancha y usarla a su favor.
  • Empoderamiento y empatía femenina. El día que salió la canción, entre las tendencias de Twitter estuvieron las frases: “Las mujeres ya no lloran” y “Las mujeres facturan”, muestra de que la conversación estuvo también alrededor del empoderamiento. La misma Shakira agradece el éxito de la canción a las “mujeres guerreras que caminan a mi lado”; la cara opuesta fue quienes opinaron que la manera en la que trata en la canción a Clara, la nueva pareja de Piqué, no fue la adecuada. Cuestión de enfoques, pero estos temas generan conversación.
  • Timing. El momento en el que lo lanzó fue perfecto para tener suficiente atención de la audiencia, dejar que la inercia hiciera su efecto el resto de la semana y en una época del año donde la agenda informativa no le iba a poner mucha competencia. Además, en un buen momento para seguir alimentando el interés del público en el caso.
  • La viralidad. Para una estrella del tamaño de Shakira debería ser relativamente sencillo hacer algo viral, sin embargo no se puede dejar de lado el contar con una estrategia para hacer la mayor cantidad de ruido en redes y medios. Varios elementos de la canción tocaron diversas fibras que provocaron el reguero de pólvora.
  • Sostener la nota. Para los publicistas el hecho de que exista tanto interés y conversación, abre la puerta a seguir generando nuevos ángulos e información adicional, que logre mantener el caso en el ojo público durante varios días. Si a eso le sumamos que los actores parecen estar dispuestos a seguir intercambiando declaraciones, esto se convertirá en un festín de contenidos estirados. La canción en sí es una extensión de la historia principal que es la separación de los famosos.
  •  El dolor se puede capitalizar. Los millones de vistas lo avalan. Habrá que ver cuántas descargas pueda alcanzar la canción. Al menos les puedo decir que en publicidad gratuita ha ganado millones.

¿A ustedes les gustó la canción?, ¿qué opinan del caso desde el punto de vista mercadológico y de comunicación? Sigamos la conversación en redes donde me encuentran como @RobertoBaez.

COMPARTIR ARTÍCULO

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario