10 lecciones de una mamá explotadora

Te quiero contar que mis niños comenzaron su primer negocio y decidieron salir a vender dulces.

Sé que muchos padres podrán criticarme. Dirán que soy explotadora y que son muy pequeños para preocuparse por temas monetarios, sin embargo, yo lo veo desde otra perspectiva.

Yo lo veo como un aprendizaje muy valioso de vida que te quiero compartir aquí.

Emprender no es tan difícil

Si por alguna razón aún no te has animado a emprender, espero que al leer esto te convenzas de que no es tan difícil.

Estos fueron algunos aprendizajes que me pareció valioso compartir con mis hijos:

1. Sobre los miedos:  El salir a enfrentarse con los clientes es para que se prueben así mismos y comprendan lo benéfico que es vencer su pena y sus miedos para ganar lo que quieren. Coloquialmente hablando, que el que no ofrece, no gana; que es más satisfactorio decir “lo hice” a quedarse con las ganas por pena o por miedo.

2. Sobre la frustración: Algunos les han dicho que sí, otros que no. Me encanta que desde niños aprendan que así es la vida y que la frustración es parte del proceso, pero lo importante es aprender y pasarlo rápido para lograr mejores resultados la siguiente vez con ese aprendizaje.

3. Sobre la mente: Que es posible ganar dinero si así lo desean; que ellos serán su único límite y que será su propia mente quien los bloqueará y les gritará que no son capaces a cada momento que quieran intentar algo nuevo, así que entre más pronto logren controlarla a su favor, mejores resultados obtendrán.

4. Sobre la organización: Que aunque sea en un cuadernillo deben de llevar el orden de su negocio. Cuánto compraron, cuánto vendieron y a quiénes han vendido. De esta manera pueden tocar nuevos clientes y ofrecer cosas diferentes a los ya existentes.

5. Sobre el equipo y la colaboración: Que cuando se trabaja en equipo se divide tanto el trabajo como las ganancias y que debe ser  de acuerdo al esfuerzo que cada uno haga.

6. Sobre las finanzas: Que no todo el dinero que reciben es ganancia. Que de lo que vendan van a tener comprar los nuevos dulces, es decir, “reinvertir”  para poder seguir creciendo el negocio. La idea era explicarles que no todo lo que se gana en el negocio es ganancia y que si lo empiezan a despilfarrar en cosas que no les van a producir más, ellos solitos acabarán con el negocio.

7. Sobre los precios y márgenes: Es importante que les quede claro que todo lo que vendan tiene que llevar un margen de ganancia para que sea negocio. Es decir, si vale 1 al menos vender el producto en 1.5.  Si no estarán perdiendo dinero.

8. Sobre el marketing: Les enseñé a preparar su “pitch” de venta para que al tocar la puerta lo recitaran y  de esta forma quien contestaba en el interfono podía tener muy claro qué venden.

9. Sobre las operaciones: Que deben de llevar la mercancía suficiente al mercado que van a atacar, llevar cambio, llevar su ruta de casas, saber los precio y los tipos de producto que ofrecen.

10. Sobre la atención al cliente: Ya sea que les dijeran que sí o que no, siempre es necesario dejar la puerta abierta para  ofrecerle otro. Ser muy educados y preguntarles que les gustaría que les vinieran a ofrecer después. De esta manera son los propios clientes quienes van desarrollando los productos y generar esos lazos con ellos los convierte en clientes recurrentes.

Espero te haya gustado y sobre todo que te animes a emprender si tienes ganas de ser dueño de tu propio destino. Recuerda que siempre podemos seguir la conversación en redes sociales donde me encuentras como @empoweringrace.

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario