viernes, enero 15, 2021

¿Anuncios en el Super Bowl LV?

El Super Bowl es uno de los pocos eventos que atrae en todo el mundo a decenas de millones de espectadores en directo y en el que diferentes anunciantes aprovechan e invierten todo su presupuesto para hacerles llegar su marca.

De acuerdo a datos de la agencia de investigación Kantar, el año pasado los anunciantes invirtieron un récord de 489 millones de dólares para producir comerciales y materiales de marketing relacionados, pagar anuncios en redes sociales y, por supuesto, reservar su espacio para la emisión del Super Bowl 2020. 

Si estuviéramos en un año típico, desde el verano pasado la mayoría de los anunciantes ya habrían reservado su espacio para aparecer en el próximo Super Bowl. Sin embargo, esto no ha sucedido y, por el contrario, algunas marcas como Sabra, SodaStream, Olay y Avocados de México han notificado que no participarán.

Muchas empresas se resisten a pagar a la cadena televisiva CBS una cifra superior a los 5 millones de dólares a cambio de un espacio de 30 segundos en un momento de tanta incertidumbre mundial.

Pringles es una de las marcas que sí ha decidido participar y llevar a los hogares 30 segundos diversión, o al menos eso es lo que ellos dicen para justificar su participación. 

Aquellos que decidieron participar, que además lo harán de forma cómica, deberán estar conscientes de que el público podría no tomarlo muy bien, ya que la pandemia ha dejado muchas penas a su paso, por lo que las reacciones negativas será algo con lo que tendrán que lidiar.

Para las cadenas de televisión aún hay esperanza de que algunos anunciantes pudieran entrar en el Super Bowl en el último minuto.

Pero, ¿qué pasa si el juego se cancela?

Esta pregunta seguramente rondó por la cabeza de más de un anunciante. Apenas la semana pasada, la CBS contaba todavía varios espacios publicitarios vacantes y no hay certeza de que el evento se lleve a cabo.

Los anunciantes frecuentes del Super Bowl, incluyendo a Anheuser-Busch y Toyota, se han comprometido a aparecer de nuevo pero, al igual que otros, se enfrentan a la falta de certeza. 

Con equipos reubicados, partidos reprogramados y mariscales de campo enfermos, existen algunos rumores de que el juego tan esperado podría moverse, obligado por la pandemia, para finales de febrero o incluso en marzo.

En caso de que el juego fuera cancelado, los contratos de los anunciantes con la CBS incluyen estipulaciones de devolución de dinero, por lo que para ellos no todo estaría perdido.

Si todo sale bien, la edición LV del Super Bowl se jugará el 7 de febrero de 2021 en Tampa Bay, Florida. 

Un gran golpe de incertidumbre que la publicidad enfrenta en uno de los eventos más importantes de la industria.

Astrid Sotomayor Ibarra
Astrid Sotomayor Ibarra
Equipo Editorial Soy.Marketing | Comunicóloga y mercadóloga, 15 años involucrada en agencias de investigación de mercados. Amante de las marcas, el scrapbook y la loca de los gatos.

Artículos relacionados

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo más reciente

Enable Notifications    OK No thanks