miércoles, diciembre 2, 2020

Aunque cambies, para mí siempre serás Bancomer

Hace unos cuantos días se dio el gran anuncio: BBVA sólo se llamará BBVA para unificarse con el resto del mundo. Será el sereno. BBVA no significa nada para mí. Y en mi boca no se diferencia la pronunciación de la B y la V, además de que en México no decimos “uve”. Todo sea por la globalización, aunque los usuarios de Bancomer nos sintamos huérfanos.

Bancomer ha sido mi banco desde mi infancia. Era el banco de mi papá. A veces lo acompañaba.

Había que ponerse el suéter que mamá imponía, aunque a la mitad del trayecto terminara arrastrándose, medio atado a la cintura. Mi tesoro era esa libretita que parecía pasaporte. Me iba todo el  trayecto dando de saltitos, con mi brazo estirado a su máximo para poder asirme a su mano. Me llevaba caminando varias cuadras hasta la temible glorieta del Riviera, donde invariablemente terminabas tanteando al peligro. Pero la recompensa al otro lado de la redonda encrucijada lo valía, con todo y suéter.

Así, llegábamos a la sucursal Banco de Comercio de Matías Romero y era entonces que papá me cargaba para sentarme al borde del mostrador, para darle al encorbatado cajero mi libreta, quien era mi amigo -eso decía yo- y siempre hacía un chasquido con la boca mientras me cerraba el ojo, para saludarme. Papá entonces sacaba 10 pesos que ya llevaba listos en la bolsa de la camisa y el cajero metía mi libreta en una máquina de escribir, para registrar mi depósito.

Llegaba el momento ambicionado. Mi sonrisa no me cabía en la cara. Junto con mi libreta, el empleado me entregaba unos sobrecitos de estampas para llenar mi espectacular álbum de Los Diez Mandamientos, con las fotos de la película de Charlton Heston.

Al final, ambos -libretita y álbum- quedaron totalmente llenos. Y ambos fueron el inicio de mi hábito de ahorro aunado a mi apego a Bancomer. A 50 años de distancia, a veces con tropiezos como en cualquier relación duradera, sigue siendo mi banco. Y lo seguirá siendo, manque me cambie de apelativos.

#AdiosBancomer

Te comparto este artículo de El Universal sobre la transformación del logo Bancomer (originalmente Banco de Comercio).

Evolución del logo Bancomer.

BBVA Bancomer

Liliana Bretón
Liliana Bretón
Publicista e investigadora; maestra y estudiante; UPAEP y AsMedia; amante del cine, los libros y el buen sentido del humor; no cambio por nada una tarde de vino con una buena plática. Beatlefan y chocohólica.

Publicaciones relacionadas

Lo más reciente

¡Llévele, llévele…!

Desde el siglo XIX, la época de fiestas decembrinas es la más esperada, la mejor para los fabricantes de productos, desarrolladores de servicios, intermediarios,...

Cuatro cambios pandémicos y globales

La pandemia aún está lejos de terminar. Aunque la producción de vacunas comenzara este mismo año, se requieren miles de millones de vacunas para...

La novedosa alianza entre Adjust y Adobe

Adjust, la plataforma global de productos de medición, prevención de fraude, seguridad informática y automatización de marketing, ha anunciado una sociedad de nivel premier...

El amor entre marca y consumidor

Las marcas nos acompañan desde que somos pequeños. Algunas han desaparecido y otras más han trascendido a través de los años. Pero siempre existen...

7 infalibles pasos para un emprendimiento exitoso

Cuando estás emprendiendo debes jugar con muchas pelotas a la vez para que tu proyecto vea la luz. Siempre he pensado que para lograr...