Cuando el Futuro del Bienestar nos alcance

Estoy preocupado debido a que esta tarde, en mi preparatoria “Mártires de la Corcholata”, tengo un examen de una de las materias más difíciles. Esta se llama “Problemas causados por Felipe Calderón 1” y es de las más importantes ya que los numeritos llegaban hasta el seis.

Educación de calidad

He de ser sincero, la verdad es que me he volado casi todas las clases del curso y me había perdido toda la historia de las trapacerías del señor, desde que inventó las tapas del pan Bimbo hasta su participación en la Guerra de los Pasteles (él fue el que empezó a aventarlos).

En realidad, no me preocupa tanto el examen. En la escuela ya tenemos garantizado la nota de nueve si demostramos que le echamos las suficientes ganitas y para eso yo era experto, el problema es que tenía que hacer todo el recorrido hasta la escuela para presentarlo y me dieran la calificación y eso me daba mucha flojera.

Tenía que terminar la prepa sólo para quedar bien con mi mamá. Ella quería que me mantuviera en el programa “Beca para jóvenes de escasos seguidores en TikTok” y ya contaba con el dinero que me daban cada semestre para poder comprar varios cachitos de la Rifa del Avión Presidencial, que, por decimoséptimo año consecutivo, entregaría grandes premios y hasta el propio avión.

¡Qué suerte que nadie se lo ha sacado en los 16 sorteos anteriores!

Yo solo quiero acabar la prepa para estudiar en la “Universidad de Estudios que son Verdaderos y no son Oficiales ni Neoliberales”, mejor conocida como UEVON.

Me gustan mucho sus planes porque tienen la gran ventaja que puedes cursar cualquier cátedra. Todas están en YouTube y ni exámenes necesitas para entrar.

Tan pronto como llegas a diez horas de visionado, te puedes graduar como licenciado y experto en cualquier tema: homeopatía, ciencias infusas, física trascendental, cuántica sin los molestos números, química alquímica así como geografía bidimensional, como en las mejores universidades del mundo.

Futuro

¡Listo para trabajar!

Yo me estoy especializando en física trascendental, que nada tiene que ver con esa diciplina anticuada, cuadrada, falsa y carente de trascendencia que enseñaban antes cuando todo mundo pensaba que una bola de señores gordos, desconocedores de la ideología de género y con los pelos parados, sabían más que uno.

Gente que vivió engañada pensando que los números y las matemáticas les servían para algo. Decían que sabían cálculo, pero nunca pudieron calcular una carta astral de forma correcta.

Nuestra física moderna está cambiando la forma en que concebimos al mundo y seguro va a traer grandes cosas a toda la humanidad. Por lo pronto ya formamos un grupo de acción al que llamamos “¡Abajo con la Gravedad!” (no pueden negar que el nombre es inspiradísimo), con el cual vamos a demostrar que la fuerza de gravedad es falsa y que la razón por las que las cosas caen es porque están arriba. ¡Si estuvieran abajo, no se caerían! (¡Duh!).

Cuando logremos eliminar las teorías del fulano ese de la pelucota ―creo que se llamaba Olivio Newton Yon―, la humanidad regresará a esa época dorada en que la gravedad no existía y donde cualquiera podía remontar el vuelo, como si de las reservas internacionales se tratara. Repararemos el gran daño que hizo ese señor en particular y, en general, el causado por cualquier barbón que se haya hecho llamar físico. Les demostraremos que la verdad está allá afuera y no es ni siquiera necesario buscarla; basta con creer firmemente en esta para que se haga realidad.

¡Jaque mate, científicos!

Una vez que hayamos derogado la ley de la gravedad, y que la humanidad esté libre de los físicos mentirosos, vamos a crear una nave que por medio de la diferencia de densidades (qué es lo que hace que las cosas floten ¡Duh!) nos lleve hasta la parte más alta de la bóveda que cubre la tierra para desde ahí, tomar fotografías y dar, finalmente, por terminada la discusión sobre su forma que es de tortilla, como todo mundo sabe.

Aunque el terraplanismo ya es una ciencia ampliamente aceptada y promovida en la mayoría de las Universidades del Bienestar, todavía hay por ahí algunos viejos rejegos que compraron a la NASA la idea de que la tierra era esférica y que vivíamos en un enorme universo.

¡Pobres! Les hicieron creer que incluso habían mandado a alguien a caminar a la Luna, como si fuera posible hacerlo sobre una calcomanía pegada en el cielo. Afortunadamente la mentira se dio a conocer en Internet y las huestes revolucionarias destruyeron las instalaciones de la agencia y todas sus máquinas que simulaban cohetes capaces de viajar a un supuesto espacio exterior.

Decía yo que en esa expedición llegaremos hasta las barreras de hielo que antes eran vigiladas por la ONU. Afortunadamente esa organización corrió la misma suerte que la NASA debido a sus negras intenciones de crear un gobierno mundial y transformar a toda la humanidad en robots con sus vacunas y sus enfermedades inventadas.

Fue muy bueno que hubiesen destruido la ONU, sin embargo, no se fueron en paz; dejaron prendido un artilugio que irradia rayos mentales con la que les lavaron el cerebro a millones de personas y les hicieron creer que tenían una supuesta enfermedad causada por un supuesto virus.

Una pena que hasta la fecha sigue muriendo gente por causa de esa máquina. ¡Malditos!

En fin, que los planes son muchos y el futuro es prometedor. Me tengo que apurar a llegar a la escuela, hoy no hay metro porque no hay electricidad. Desde que expulsamos a los ingenieros neoliberales que estudiaron en universidades de la Mafia del Poder, nadie ha podido echarle ganitas suficientes para que las fábricas de electricidad vuelvan a funcionar de forma regular. ¡Seguro las sabotearon para que nadie pueda usarlas!

Creo que la caminata será larga… Ojalá no tardemos mucho en derogar la gravedad.

No olvides visitar Conexionistas.com.mx para más textos y videos.

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario