Inicio Artículos El primer paso es… ¡Reconocerlo!

El primer paso es… ¡Reconocerlo!

El primer paso es reconocerlo

Estoy segura que has escuchado muchas veces esta expresión de “El primer paso es reconocer el problema”, y es verdad; sin embargo, no creo que aplique sólo con respecto a una situación problemática,  -aunque lógicamente es muy importante estar conscientes de su existencia cuando es el caso-. En medios donde se tratan adicciones por ejemplo, el superar la negación y aceptar la enfermedad es y será siempre el primer paso y el más importante. Estoy convencida que este primer paso también aplica para cualquier otra situación ya sea negativa, como una crisis, adversidad, obstáculo así como para una situación que incluso sea positiva. En cada enfoque existe una oportunidad porque al resolverlo ó hacerlo evidente se generan oportunidades para avanzar.

No es algo simple ya que requiere un cambio de mentalidad. Cualquier cosa que sea nueva o que sea diferente a lo que solemos hacer nos cuesta un poco más de trabajo visualizarlo, pero ese esfuerzo es muy positivo y por eso digo que aplica para momentos adversos como para buenos momentos. Un buen momento debe entenderse para repetirlo y un mal momento debe reconocerse y entenderse para evitarlo. Es importante tener claridad en ambos y aceptarlo.

Ahora bien, en aspectos de mercado entender las situaciones que se presentan es fundamental para seguir adelante, aquí te doy unos cuantos ejemplos para que los tengas en mente, así como algunas preguntas que pueden ser útiles para aterrizar la situación:

  1. Promoción. que ha sido exitosa. ¿Qué contribuyó al éxito? ¿Qué impacto tuvo? ¿Cuánto me costó? ¿Fue/Es rentable?
  2. Oportunidades en una promoción. ¿Qué funcionó y qué no funcionó? ¿Por qué?
  3. El precio correcto. ¿Qué diferencial hay con la competencia?
  4. Posición de liderazgo. A través de qué se está generando
  5. Lanzamiento de producto. ¿Hay un plan de lanzamiento? ¿Se ejecutó adecuadamente?
  6. Crisis mediática. ¿Existe? ¿tenemos parámetros? ¿Se le está dando seguimiento? ¿De qué tamaño es?
  7. Participación de mercado. ¿Qué posición tengo en el mercado? ¿Quiero conservarme ahí?
  8. Publicidad. ¿De qué manera impacta en el día a día del mercado?
Igualmente, a nivel de interacciones personales es bueno entender nuestra posición, por ejemplo:
  1. Actitud personal. ¿Genera impacto? ¿De qué tipo? ¿Hay apertura mental? ¿Qué podría ser mejor?
  2. Relación con otros. ¿Qué tanta influencia tenemos en nuestro contexto? ¿Me llevo bien con las personas? ¿Puedo trabajar en equipo? ¿Soy escuchado(a)?
  3. Metas personales. ¿Lo que estoy haciendo está enfocado a lograr mi meta?
  4. A nivel estrictamente personal. ¿Qué quiero? ¿Qué necesito para lograrlo?

Al final, en cualquier ámbito ya sea de trabajo (Mercadológico/ Comercial) como en nuestra vida personal debemos hacernos preguntas y aceptar las realidades. No hay otra manera de resolver los retos o aceptar los aciertos, así que mi recomendación es no dejar de hacernos preguntas.

Una señal/síntoma para empezar a hacerlas y reflexionar es encontrarse en momentos de negación; envés de eso enfoquemos la energía en  comprender el momento y despúes en tomar la acción correcta, -más allá de llevarnos por un primer impulso o postura-.

Entonces, de nuevo:  “El primer paso es reconocerlo”