EL TIEMPO…¿QUE TE QUEDE LIBRE?

No tengo tiempo

Dame tiempo

Cuando tenga tiempo

Nunca tienes tiempo

No me alcanzó el tiempo

El mes que entra

Llega a tiempo

Me comió el tiempo

Necesito más tiempo

Estas y más, muchas más frases que escuchamos a diario con referencia al que consideramos “nuestro” tiempo.

Desde siempre, el tiempo ha sido el causante o aparente responsable de muchos de nuestros males. Que si no llegamos a tiempo a nuestra cita más importante del día; que sí anotamos una cita en el día incorrecto, o quizá olvidamos un compromiso, o utilizamos el tiempo como una salida ante una situación incómoda.

¿Cuántos prestigios se han ido a la basura porque alguien tiene la costumbre de NO cumplir lo que promete o sugiere?

¿Cuántos negocios se han perdido porque alguien no llegó a tiempo y bien preparado a una cita?

¿Cuántas carreras en empresas se han visto truncadas, simplemente por no cumplir en tiempo?

¿Cuántas amistades quizá se han visto afectadas, solo porque alguien no sabe administrar su tiempo y con ello, afecta el tiempo de los demás? Seguro conoces al típico que dice… “Pero ya saben que yo siempre llego tarde ¿eh?” – como una excusa para su falta de respeto a los demás.

“Luego te marco”… para un luego que nunca llega.

“Vamos a vernos pronto”, en un “pronto” que ha significado años.

“Muero por verte”, una oración que podría sonar bonita y hasta esperanzadora, pero desgraciadamente no cuenta con lo mas importante: el tiempo para llegar antes que mueras.

Y nos preguntamos ¿Cuándo?

Y es que una vida sin “CUÁNDOS”, es imposible.

  • ¿Cuándo te veré, a ti a quien amo?
  • ¿Cuándo terminaré mi escuela?
  • ¿Cuándo realizaré el viaje de mis sueños?
  • ¿Cuándo hablaré con esa persona especial a quien quiero conocer más íntimamente?
  • ¿Cuándo visitaré a mis padres?
  • ¿Cuándo cambiaré de empleo?
  • ¿Cuándo cuidaré mi salud?
  • ¿Cuándo estudiaré eso que me falta para ser el mejor?
  • ¿Cuándo leeré 20 páginas más de ese libro que inicié hace dos años?
  • ¿Cuándo?
  • ¿Cuándo?

Y entre tantos “cuándos”, no percibimos que el tiempo, ese bien tan preciado, que pareciera intangible, se nos escapa irremediablemente de las manos, sin posibilidad alguna de recuperarlo, si no tomamos el control.

Y poco a poco, aunque en realidad con rapidez, vas perdiendo horas, meses, años, oportunidades, dinero, amigos, salud, vida.

Es tiempo de darle su justo valor e importancia al tiempo.

Imagina que tienes una cuenta, pero no sabes cuánto tiempo tienes de saldo. Nadie lo vende, ni pueden prestarte del suyo. Tú tienes tu saldo y solo eso. Ni un segundo más. Y bajo esa perspectiva, cada segundo se vuelve más preciado.

Parece intangible, cuando es algo definitivamente presente. Incontenible, pero tangible y administrable.

Has escuchado muchas veces que el tiempo es oro y, como al oro, debemos saber administrarlo. Es lo más que podemos hacer con el. Tomar decisiones sabias, sobre la forma en que vamos a invertir este valioso regalo que tenemos en las manos.

Pero… ¿Cómo puedo administrar mi tiempo?

Muchos lo han tratado, pero se desesperan, cuando hay tantas cosas, situaciones que pueden interrumpir su plan.

Administrar tu tiempo, es muy sencillo.

Primer paso:             Ten un plan

Segundo paso:           Sigue tu plan

Tercer paso:              Aprende a decir NO.

Cuarto paso:              Utiliza una herramienta. Es INDISPENSABLE.

Esta herramienta indispensable, es tu agenda.

Y la necesitamos TODOS.

“Es que yo no necesito una agenda porque tengo una memoria pro-di-gio-sa y recuerdo perfectamente los compromisos que tengo”. Ajá

En tu agenda, puedes tener todo lo que necesitas, para saber cuando tienes que hacer algo que es importante y relevante en tu vida. Puedes preferir una agenda de papel, en la que puedas anotar, borrar, ver todas tus notas.

Si las electrónicas no te satisfacen, compra una de papel, pero compra una buena agenda. Una agenda debe tener suficiente espacio para anotar todas tus citas del día, si no, no te sirve de mucho. Por lo menos, deberá de tener UNA PÁGINA por día, incluyendo sábados y domingos, de todo el año.

Esas agenditas de bolsillo, que son del tamaño de tu teléfono celular, tíralas a la basura. No te van a servir para este fin.

Cuando la compres, considera que vas a tener que cargarla TODO el tiempo. Aún cuando andes de vacaciones. Una agenda, es tu guía. Ahí deberán de estar plasmados todos tus planes.

Desde hace muchos años he sido fanático de tener una buena agenda. Pasé por una genérica, a una profesional que se llamaba “Time Management Systems” y luego durante muchísimos años más, fui fan de “Franklin” que aún anda en el mercado y es, desde mi punto de vista, el mejor sistema en papel (y electrónico), para administrar el tiempo en el mercado…y no es comercial jajaja. En una sola carpeta tienes calendario mensual, anual, diario, todos tus contactos, espacio para seguir proyectos, mapas mundiales y mucho más.

¡Todo lo que en la actualidad tienes en tu celular!

Una gran mayoría, ha tomado la decisión de utilizar una agenda electrónica – yo entre ellos – por las grandes ventajas que te ofrece. Google te ofrece algunas, tu teléfono celular lo tiene, tu laptop también. Ticktick.com es otra opción entre cientos. Cualquiera es buena, siempre que sepas utilizarla y, más importante, ¡que la utilices!.

Las grandes ventajas de una agenda electrónica, radican en los elementos que ponen a tu disposición para que no dejes pasar ninguno de tus compromisos: Alarmas, recordatorios, colorcitos, vibraciones, y sobre todo, la gran facilidad de su tamaño y de estar integradas con una herramienta que se ha vuelto indispensable y que va a estar contigo casi 24/7

Pero…¿Qué debo anotar en mi agenda?

TODO, sin exagerar y considerando siempre, que cualquier actividad, tiene un inicio y un fin. Y muchas de estas actividades, requieren transportarnos. Debes de bloquear también el tiempo que e va a tomar llegar a esa cita o evento.

Citas, horas para tus alimentos, eventos como cursos, entrenamientos, fiestas, reuniones.

Cumpleaños, aniversarios y cualquier fecha importante. No solo anotes la fecha. Pon un recordatorio días antes, para tener tiempo de preparar una tarjeta, comprar un regalo, enviar un mensaje. Eso significa administra tu tiempo. Organizar TUS actividades para realizarlas con éxito, ¡aún las que implican diversión!

No es tan complicado. Si se te complica, dime, tengo cursos para ayudarte, o busca en línea. Lo importante es que lo hagas.

Las agendas electrónicas, te ofrecen muchísimas herramientas que debes de saber utilizar: Notas, alarmas, repeticiones, más alarmas. Solo es cuestión de explorar lo que ya tienes y decidir cuál vas a adoptar.

¡Ya tienes la herramienta o herramientas para administrar tu tiempo!. Está en papel, en tu celular o en tu tablet o computadora. Ahí, esperándote.

Ahora lo importante es utilizarla, siempre y para todo.

Tú sabes si eres puntual o no. Te toca analizar tu vida y definir si estás entre los puntuales que saben administrar su tiempo, o entre quienes se dejan revolcar día tras día, por ese que podría ser su aliado: el tiempo.

Te invito a que desde ya, pongas atención en esto, pues estoy convencido que, si logras aprender cómo administrar tu tiempo, tu vida dará un salto cuántico en cuanto a logros.

Como siempre, gracias por leerme. Y si puedes, por favor déjame tus comentarios aquí mismo. Abajito.

¡Gracias!

JL

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario