El emprendimiento es como aprender a esquiar

El 2022 por fin ha llegado y con él nuevos retos y oportunidades, espero que hayan tenido un gran inicio de año y que estén preparados para tener un año lleno de éxitos personales y profesionales.

Estoy muy contenta de estar con ustedes otra vez en esta columna donde regularmente doy consejos e información de valor para todos los emprendedores.

En esta ocasión como vamos iniciando el año, quiero empezar compartiéndoles algo mucho más personal, una experiencia que viví recientemente más allá de compartirles tendencias o alguna información dura.

¿Emprender es como esquiar?

Les cuento que en las últimas semanas del año pasado tome unos días de vacaciones en los que tuve la oportunidad de ir a esquiar, así que decidí tomar unas clases porque hace mucho que no realizaba esa actividad.

Conforme se desarrollaba la clase me di cuenta de la similitud que tiene el crear un negocio y comenzar a emprender con asistir a una escuela de esquí.

Al comenzar mi clase con el profesor Vladimir me explicó los aspectos básicos y poco a poco me enseñó sus mejores técnicas, sus hacks y todos sus secretos para poder a esquiar en aproximadamente tres horas.

Sin embargo la que tuvo el valor, la resiliencia, la persistencia  y el compromiso de practicar cada uno de esos consejos fui yo, y no paré de practicar hasta que cerraron el parque para esquiar.

¿A qué voy con todo esto? A que muchas veces queremos que nos den píldoras mágicas que arreglen nuestra vida pero, incluso los mejores maestros del mundo, sólo pueden mostrarnos la vía rápida, pero ninguno de ellos podrá hacer el trabajo de aprender por nosotros.

Tres reflexiones sobre el proceso de emprender

El primer pensamiento que tuve es que está en nuestras manos transformar el conocimiento en una herramienta para crecer ¿y cuál es la actividad base para esta transformación? Simple, la repetición hasta llegar al expertise.

Mi segunda reflexión durante la clase  es que siempre vivimos en una dualidad en algunos momentos nos toca ser maestros y en otros alumnos, como me toco en esta ocasión y que no importa qué posición juguemos siempre podemos aprender si estamos abiertos a hacerlo.

Finalmente, mi tercera reflexión es disfrutar el proceso. De nosotros depende hacernos agradables los momentos y disfrutarlos a tope o bien, hacer las cosas simplemente porque tenemos que, resultando en una vida sin sabor ni alegrías.

Aprovecho para desearles un excelente inicio de año lleno de muchas bendiciones y sobre todo cargado de mucha energía para realizar tus planes para el siguiente año.

No olviden que continuamos la conversación en redes sociales donde me encuentran como @empoweringrace. ¡Nos leemos pronto!

COMPARTIR ARTÍCULO
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario