“Femvertising”, otra cara de la publicidad

Las marcas están reconociendo la importancia de las mujeres en la sociedad. En México se han dado ya diferentes cambios en cómo nuestro entorno percibe y trata a una mujer, aceptando también los diversos roles que podemos desempeñar.

Según datos del INEGI 2021, en México el 60.9% de la población de 3 a 29 años de edad son mujeres que asisten a la escuela. En este contexto, se han logrado disminuir los matrimonios forzados en algunas zonas del país y, específicamente en el entorno laboral, las mujeres tienen menos trabas para ubicarse en puestos de mayor responsabilidad.

Desde su trinchera, las marcas están mostrando solidaridad hacia las mujeres y buscan generar el cambio mediante campañas que las apoyen.

En la publicidad en TV podemos admirar a mujeres con cuerpos imperfectos saliendo de su zona de confort, en la radio escuchamos spots que proyectan la fuerza, valentía y seguridad de quien está detrás de un micro contando sus experiencias. Para los medios exteriores vemos mujeres con sonrisas gigantes que a diario sostienen y/o apoyan a su familia para llegar más lejos.

Según los investigadores Claudia Gómez y Humberto Fuentes, en la publicidad la equidad de género se ha manejado mediante diferentes perspectivas. Aunque algunas marcas nos proyectan muy frágiles y otras muy invencibles, es importante destacar que la publicidad en general busca resaltar a la mujer como un ser integral, es decir, multifacético y lleno de valores y de múltiples habilidades.

De unos años para acá se ha comenzado a utilizar un tipo de publicidad que incorpora ideales feministas, estrategia mejor conocida como “femvertising”. A través del femvertising las marcas se muestran más humanas y empáticas con sus consumidoras, empoderando y fortaleciendo la seguridad de las mujeres al mostrar cuerpos reales en situaciones y condiciones reales.

De esta forma, la publicidad busca coincidir con los ideales de las compradoras, la idea de que las principales ramas de consumo del género femenino son ropa, calzado y accesorios es muy común. Sin embargo, estos parámetros deben modificarse y sumarse productos y servicios como automóviles, turismo, deportes, bebidas alcohólicas, etc., ya que las mujeres tienen gustos e intereses que amplían su espectro de consumo.

Algunas marcas lo saben, como en el caso de Mercedes Benz, quien lanzó desde hace algunos años la campaña “She’s Mercedes”, la cual nace en honor a Bertha Benz, esposa del fundador de la marca y gracias a la cual hoy existe esta empresa alemana.

También está el caso de Lego, la marca de bloques de construcción para chicos y grandes que sacó la campaña #LEGOFutureBuilders. Lego se basó en un anuncio de los años 80 para atraer a los padres y fomentar el que ayuden a explotar el potencial creativo de las siguientes generaciones de líderes feministas.

Otro caso relevante fue el de Nike, cuando lanzó la campaña “Dream Crazier” bajo el adjetivo “loca”, palabra que se ha utilizado a través del tiempo para catalogar a alguien que tiende a actuar de una manera fuera de lo común.

En conclusión, puedo decir que cada una de estas campañas muestra el potencial de las mujeres en un entorno social tan complejo como el actual, donde una mujer sabría perfectamente bien cómo adaptarse para provocar un cambio positivo y explotarlo para cambiar al mundo.

Por: Andrea Bernal Ortega – estudiante de 10º semestre en la Licenciatura en Diseño y Producción Publicitaria de UPAEP – Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla.

COMPARTIR ARTÍCULO
Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
ARTÍCULOS RELACIONADOS
DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Publicar comentario