lunes, noviembre 30, 2020

¿Qué tan fuertes son tus habilidades blandas?

¿Recuerdas esos tiempos en los que solo se requería inglés y computación para aspirar a un puesto de trabajo? La pandemia llegó para revolucionar muchos aspectos no solo de nuestra vida, sino también del desarrollo y necesidades de las empresas en las que trabajamos, que son nuestros clientes o con las que nos relacionamos profesionalmente. 

El estudio Habilidades 360: América Latina 2020 de Page Personnel, una división de la reclutadora internacional PageGroup, presenta la información de encuestas realizadas a ejecutivos de toda la región, sobre los aspectos que son relevantes para contratar a una persona. Entre los hallazgos encontrados, las empresas buscan actualmente una combinación de talentos híbridos: capacidades técnicas y habilidades blandas o soft skills, siendo estas últimas las más valoradas. 

La importancia de cada una de las habilidades blandas es diferente en cada país de la región, en general estas son las que más se requieren: inteligencia emocional (la más valorada en México), trabajo en equipo, resolución de conflictos, comunicación asertiva y liderazgo. 

Esta información es muy valiosa pues a pesar de que habla de las características que se buscan en un empleado, podemos interpretarlas como un reflejo de las necesidades actuales del mercado de talento no solo para ocupar un empleo, sino también para asesores, consultores o proveedores que tienen relación con las empresas. 

Desde la perspectiva de las relaciones públicas, ya sea que busquemos o estemos en una posición en el área de Comunicación de una empresa, trabajemos en una agencia o seamos consultores independientes, analicemos brevemente cómo implementar estas habilidades blandas en nuestro trabajo cotidiano: 

Inteligencia emocional.

El trabajo de los relacionistas públicos está ligado a las relaciones humanas y por ende a las emociones. Todo lo que comunicamos genera una emoción, aún lo que creemos más sencillo puede tener reacciones distintas en cada persona. Una adecuada gestión de las emociones aunada a la empatía puede ser la mejor llave para nuestros mensajes clave. ¿Quieres entrar con tu mensaje hasta el fondo? Usa las emociones. 

Trabajo en equipo.

Somos una profesión que vive de las personas. Aún si somos freelance o consultores independientes, tenemos que hacer equipo con el cliente. En la parte corporativa los encargados de la comunicación deben ser team players y mantener constante comunicación con toda la empresa, y ni hablar de la gestión de crisis, donde esta habilidad puede significar un manejo adecuado o el peor de los desastres. Busca los momentos apropiados para recordarle a los miembros del equipo su importancia en el plan de comunicación. 

Resolución de conflictos.

Sin importar el tipo de personalidad de cada relacionista público, siempre está ese toque diplomático y conciliador de la profesión. Si bien pueden existir personalidades difíciles en la industria, la realidad es que nuestra posición es de las más socorridas cuando se trata de resolver un conflicto. Si escuchas casos reales de conflictos en las noticias y no sientes el instinto de analizarlos desde el punto de vista de comunicación y su impacto mediático, tal vez estés en la profesión equivocada. 

Comunicación asertiva.

La buena comunicación es esencial para cualquier profesión, pero en la nuestra es la razón de existir. La teoría dice que quien se dedica a las relaciones públicas tendría que dominar el arte de la comunicación más allá del emisor-mensaje-receptor, es decir, debería estar basada en el respeto, la escucha activa, la honestidad y la empatía. Después nos estamos preguntando por qué mi estrategia no cumplió las expectativas, y esto en muchas ocasiones tiene fallas de origen desde un mal entendimiento de los objetivos. 

Liderazgo.

Un tema ampliamente estudiado que podría dar para varias columnas, lo cierto es que no existe proyecto de comunicación que se lleve a cabo solo, sin la guía de un líder. Quienes hacemos relaciones públicas regularmente tenemos, por la naturaleza de nuestro trabajo, un recurso muy valioso: información. Aquí el tema es como esa información nos lleva a posiciones de liderazgo donde destacan los diferentes estilos. Existen tests de liderazgo desde los cuales puedes ver qué tan efectivo es tu estilo para determinados casos.  

Las habilidades técnicas, los estudios y la experiencia son activos muy importantes en el desarrollo profesional, pero la evolución de la forma de trabajar y la complejidad de la situación actual, requiere que fortalezcamos nuestras habilidades blandas. Eleva tu valor en el mercado explotando algo que seguramente has practicado miles de veces. 

Reto de la semana (va uno difícil): Platícame en un tuit si se puede aplicar la comunicación asertiva en Twitter y arróbame @RobertoBaez, a veces creo que en esa red social, esa habilidad es un mito. 

Roberto Báez
Roberto Báez
Chief Corporate Officer en la agencia de relaciones públicas Headline PR&Comms. Internacionalista y relacionista público con una trayectoria de más de 13 años de experiencia en México y Estados Unidos. Especialista en comunicación corporativa, planeación estratégica de comunicación y manejo de crisis. Colaborador frecuente en radio en temas de entretenimiento, turismo y estilo de vida.

Publicaciones relacionadas

Lo más reciente

7 infalibles pasos para un emprendimiento exitoso

Cuando estás emprendiendo debes jugar con muchas pelotas a la vez para que tu proyecto vea la luz. Siempre he pensado que para lograr...

Los gurús de las redes

Sin duda alguna el uso de las redes ha ido en aumento y creo que sobra decir que es debido a la contención asumida...

Tecnología centrada en las personas

Con el objetivo de desarrollar una tecnología más humana y colocar a las personas en el centro, la empresa internacional de origen argentino proveedora...

Llegó el Black Friday

El Black Friday y el Cyber Monday son dos de las fechas más esperadas del año para realizar compras, o al menos esa es...

¿Se está gestando la generación “C” de Coronavirus?

Hace poco en una de las poquísimas ocasiones que salimos en familia por un compromiso de una fiesta infantil de cumpleaños -con todas las...